Loros que hablan

By on julio 15, 2022

Aves

Los loros son conocidos por ser muy sociables y cariñosos, lo que los hace extremadamente populares, aparte de que son aves muy atractivas por su variedad de colores, destacándolos muchas veces de otras especies.

El loro Gris Gabón, el Amazonas, el Ara, la Cacatúa y el loro Eclectus, loros que hablan, tienen una mente fascinante y una inteligencia admirable. También son muy bonitos y simpáticos, con un plumaje de colores vivos e intensos.

Dentro de los tipos de loros que hablan tenemos a los de plumaje verde, en especial el que se conoce como Amazona de nuca amarilla o Amazona auropalliata; en peligro de extinción, también es llamado loro brasileño o loro verde mexicano, ya que representa uno de los tipos de loro en México.

El loro verde o loro mexicano supera los treinta años, mide 35 o 38cm y pesan 480 gr. Su plumaje es verde, excepto en la nuca, donde tiene una mancha amarilla. Su pico es gris, como el anillo ocular, pero su iris es color ámbar. Su distribución está en México y el hábitat que requieren es de bosques secos, sabanas con algunos árboles, y manglares a seiscientos metros sobre el nivel del mar. Cuando se reproducen, sus crías nacen ciegas, con los oídos tapados y sin plumas, o sea, son altricios. Sus padres los cuidan muy bien y adquieren la madurez sexual a los tres años o un poco más.

Los loros pueden reproducir y copiar los sonidos que oyen de los humanos que los cuidan o críana través de un entrenamiento arduo, esfuerzo, paciencia y dedicación. A lo anterior debe agregarse la motivación del loro, al ser muy relevante para su aprendizaje, pues se ha demostrado que el loro que habla es porque tiene la necesidad de hacer sentir bien a su dueño, lo cual es una manera de demostrarle su afecto y crear un lazo afectivo.

Es importante saber que ningún loro tiene cuerdas vocales, sino que los sonidos que hace pasan a través de la siringe, órgano ubicado por la tráquea. Aunque nos sorprendamos y alegramos porque nuestro loro habla, tenemos que saber que esos sonidos que hace, para él no significan nada a menos, de que por mucha práctica y experiencia, el loro aprenda que una palabra o frase determinada puede ser asociada con una situación en específico, siendo esta una de las características de los loros que hablan.

Se cree que las clases de loros que tienen la habilidad de hablar son los tipos de loros con cuerpo llamativo o un gran colorido, con su pico de color oscuro o negro, y que también tiene que ver el sexo del loro, así como su especie. De modo que hay loros pequeños que pueden aprender a hablar, pero, también hay loros grandes que poseen dicha capacidad de habla.

Los loros no tienen órganos sexuales visibles, lo que hace difícil determinar el sexo específico. Para saber el sexo de tu loro, tendremos que observar su comportamiento: las especies hembras son un poco más agresivos que los loros machos, por lo que, si observamos detenidamente, podemos tener una idea sobre el supuesto sexo del loro, aunque no es 100% seguro.

En los loros adultos, el macho suele ser de un tamaño más grande que la hembra, sobre todo el tamaño de la cabeza; por otro lado, los colores más vistosos y fuertes suelen ser del macho. A los 2 años el loro empieza a poner sus huevos, así que podremos saber su sexo esperando que los ponga.

Alimentar de forma incorrecta a nuestro animal, ya sea al no ofrecerle variedad de alimentos como porque éstos sean pobres en nutrientes, puede provocar un buen número de dolencias. Unas enfermedades que veremos, sobre todo, reflejadas en su pico y en su plumaje.

La alimentación de un loro debe adaptarse a su edad. Alimentar a un loro adulto debiera ser similar a como alimentaríamos a uno bebé.

El loro es sin duda un ave muy bella y atractiva que mucha gente elige tener en casa. Si bien se ha hablado de los cuidados que el loro requiere, debemos hacer hincapié -sin intención de alertar sino de prevenir-, de la enfermedad transmisible típica del loro denominada psitacosis.

Ya sabemos que el loro es un ave que requiere de mucha higiene todos los días. A esto se suma esta enfermedad más conocida como fiebre de loro y que es infecciosa. Es una enfermedad ocasionada por unos parásitos y, si el loro la adquiere, la puede transmitir al hombre.

La psitacosis llega al organismo del hombre a través de los pulmones y al estar en contacto con las secreciones infectantes del loro. Los síntomas aparecen luego de aproximadamente 10 y 15 días, y pueden ocasionar una fuerte neumonía. Por ello debemos poner atención a los síntomas que los dueños manifiesten en caso de fiebre o dolor torácico. Felizmente, la transmisión o contagio de esta enfermedad no existe a nivel de hombre a hombre.

Es muy importante saber de dónde proviene el loro, pues los viajes, si llegan de otros países, pueden ocasionar esta enfermedad. Como el loro no tiene síntomas, si contrae esta enfermedad, lo correcto es efectuar una visita al veterinario para realzar un control y de esta manera poder quedarse tranquilo de que todo está bien.

Aunque estas aves de compañía tienen indudables cualidades, la adopción de un loro grande es una tarea muy compleja. La tenencia y adopción de estas especies de loros está muy reguladas. Para adquirir algunas de estas especies, es obligatorio obtener la autorización oficial. Recordemos también que las aves deben permanecer siempre en su hábitat natural, en función al cuidado, protección y extinción de las especies que nos rodean.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.