La gloria de la raza – XXI

By on diciembre 17, 2020

XXI

Consumo de opio

Al igual que el juego, el consumo de opio fue una actividad distintiva de amplios sectores de la sociedad china; así que, al trasladarse a tierras yucatecas por obra de varios inmigrantes de esa procedencia, ambos constituyeron delitos que las autoridades policiales combatieron con rigor. Los ciudadanos asiáticos afectos a ellos solían cometerlos en la clandestinidad auspiciada por las casas que les servían de escenario.

Alrededor de la segunda década de siglo XX, eran frecuentes los reportes periodísticos que daban cuenta de cateos y aprehensiones en los predios habilitados para fumar opio y entregarse a las emociones del juego. La persecución de esos ilícitos corría a cargo de los agentes de la Dirección General de Policía y de la Municipal de Mérida. Los chinos detenidos se quejaron en varias ocasiones de haber sido incriminados cuando los agentes del orden allanaron sus domicilios durante las horas que dedicaban al descanso.

Así como los arrestos podían afectar a algún solitario chino instalado inofensivamente en sus habitaciones, recaían otras veces en grupos conformados por ochenta o más individuos. Entre los documentos que se conservan en los archivos oficiales como testimonio de esos hechos hay algunos que incluyen listas con los nombres de cada uno de los presuntos o virtuales delincuentes.

La prensa acostumbraba referirse a ellos como “vaciladores”, porque vacilaban o consumían pausadamente el alcaloide que daba sustento a su adicción. Junto con los chinos detenidos, eran llevados al local de la policía todos los objetos comprometedores que se encontraran en el lugar de los hechos, principalmente pipas y opio en pasta y en líquido.

Se introdujeron ilegalmente al estado sucesivos cargamentos de ese producto para satisfacer la demanda de sus consumidores habituales. La responsabilidad del contrabando se atribuyó a “un conocido chino” que había sido propietario de casas de juego a las que acudían paisanos suyos. El puerto de Sisal era señalado como punto de recepción de la droga.

Hubo ocasiones, como en 1923, en las que las autoridades actuaron enérgicamente para castigar a los vendedores de enervantes y a sus clientes. En el mismo sentido, el Congreso del Estado emitió algunas disposiciones con el afán de controlar ese problema que parecía agudizarse sin límite. Las asociaciones chinas que se habían fundado en suelo yucateco exhortaron a sus afiliados a no incurrir en tales ilícitos, aunque también intervinieron en defensa suya cuando juzgaron que habían sido víctimas de abusos perpetrados por las fuerzas oficiales.

_______________________________________

“La vida en China”, La Revista de Mérida, año XXIV, núm. 2363, 7 de abril de 1892, p. 2.

“En pro de la moral”, Libertad, Mérida, año I, núm. 22, 4 de julio de 1918, p. 3

“Once chinos sorprendidos fumando opio”, El Correo, Mérida, tercera época, núm. 540, 5 de enero de 1920, p. 3.

“Varios chinos sorprendidos por la policía cuando fumaban opio”, El Correo, Mérida, tercera época, núm. 542, 7 de enero de 1920, p. 1.

La policía visita dos grandes casas donde se jugaba a lo prohibido y se fumaba opio”, El Correo, Mérida, tercera época, núm. 613, 26 de julio de 1920, p. 1.

“Un gran fumadero y garito descubierto por la policía”, El Correo, tercera época, núm. 757, 29 de enero de 1921, pp. 1,4.

“Fumador de opio castigado”, El Correo, Mérida, año III, tercera época, núm. 757, 29 de enero de enero de 1921, pp. 1,4.

“Un fumadero de opio en la García Ginerés”, El Correo, Mérida, año III, tercera época, núm. 760, 24 de enero de 1921, pp. 1,4.

“Chinos vaciladores”, El popular, Mérida, núm. 81, 18 de febrero de 1922, p. 2.

“¿Contrabando de opio?”, El Correo, Mérida, año IV, tercera época, núm. 1175, 19 de junio de 1922, pp. 1,4.

“La recoja de viciosos continúa activamente. Más aprehensiones verificadas por la policía”, El popular, Mérida, núm. 407, 6 de febrero de 1923, p. 1

“La importante sesión celebrada hoy por la H. Legislatura. Se aprobó el dictamen relativo a la prohibición y uso de drogas enervantes”, El Popular, Mérida, núm. 408, 7 de febrero de 1923, p. 1.

Oficio de la Asociación China de Yucatán dirigido al gobernador del Estado, 4 de octubre de 1923, Archivo General del Estado de Yucatán, Fondo Poder Ejecutivo, Sección Gobernación, Serie Correspondencia, Caja 777 (2), Año 1923.

José Juan Cervera

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.