La clave de la combustión

By on octubre 21, 2022

Letras

José Juan Cervera

A cada exhibición de fuegos fatuos corresponde una vanidad chamuscada.

El fuego interior se propaga sin deponer el rubor que invade superficies delatoras.

La llama del pecado se agita al soplo de remordimientos que claman absolución y olvido.

El fuego del infierno dora las alas del ángel que, recién caído, se obstina en dirigir su vuelo hacia el punto en que la condenación eterna se hace costumbre.

Las llamas de la pasión se consumen más pronto que la fragilidad de su recuerdo.

El amante fogoso exhibe victorias en cada prueba de su empeño, pero sucumbe al empuje de un torrente de celos.

El condenado a la hoguera rinde sus fuerzas en la insistencia de proclamar la tibieza de su culpa.

Los ardores del lecho encienden sus fervores a la luz de una llama que invoca la fugacidad del sueño.

La resignación se hace pasto de las llamas que la reciben al arbitrio del fuego caprichoso.

La paciencia de una vela funda el ideal del sacrificio en la nobleza de su cera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.