Ingesta rápida de alimentos en perros

By on febrero 9, 2024

Mascotas

Los perros, al igual que sus ancestros lobos, están programados genéticamente para comer rápidamente. Este instinto se remonta a los días en que tenían que competir por los alimentos con otros miembros de la manada. Comer rápido era una manera de asegurarse de que obtenían lo suficiente antes de que otro animal pudiera quitárselo.

Si un perro ha vivido en un ambiente donde la comida era escasa, o donde tenía que competir con otros animales por ella, es posible que haya desarrollado el hábito de comer rápidamente. Esto también es común en perros que han sido rescatados de situaciones de abandono o maltrato. En hogares con múltiples mascotas, la competencia por la comida puede ser una razón obvia por la que un perro come rápidamente. Quieren asegurarse de tener su parte antes de que otro animal pueda acceder a ella.

Si tu perro come demasiado de prisa, y por lo tanto no mastica sino engulle, puede tener problemas de salud importantes. Aunque parezca algo poco relevante, lo cierto es que se trata de una conducta muy perjudicial ya que comer demasiado rápido puede provocar problemas de salud importantes como una torsión de estómago (muy grave), vómitos, diarrea, gases y cólicos por gases. Menos común, pero también podría llegar a suceder que el perro desarrolle una neumonía por aspiración, es decir, que la comida se le vaya “por otro lado”.

Un tema muy importante que debes saber acerca de si tu perro come demasiado rápido es que la saciedad (quedarte lleno, sin hambre) está directamente relacionada con el tiempo en el que se está ingiriendo la comida.

En algunos casos, comer rápido puede ser un síntoma de problemas de salud subyacentes. Problemas como parásitos intestinales, deficiencias nutricionales o ciertas enfermedades pueden hacer que un perro tenga un apetito insaciable, llevándolo a comer de forma precipitada.

La ingesta de comida excesivamente rápida puede acarrear problemas tan cotidianos como los siguientes:

  • Que el perro vomite toda la comida sin digerir.
  • Que se produzca un atragantamiento del animal.
  • Que se presente el tan temido síndrome de dilatación-torsión, causado en razas de perro de tamaño mediano-grande, por existir una mezcla de comida, líquidos y gases que traga por comer rápido.
  • Broncoaspiración.

Causas que llevan al perro a comer demasiado rápido

Entre las causas de comer rápido encontramos problemas como la ansiedad, la misma glotonería que puede presentar un individuo, o que exista una competencia con otros perros por el alimento y que por esta causa coma más rápido. En razas como los Labrador retriever o los Golden retriever, es relativamente común que se lancen a la comida y devoren su ración rápidamente.

La ansiedad y el estrés son factores importantes que pueden influir en el comportamiento alimentario de un perro. Si el entorno en el que se alimenta es caótico, o si han experimentado situaciones traumáticas relacionadas con la comida, pueden desarrollar una tendencia a comer de manera apresurada.

Soluciones para evitar y corregir una ingesta de alimentos excesivamente rápida

Si el perro come muy deprisa y esta conducta le está perjudicando, existen diferentes soluciones, entre las que destacan estrategias, juegos y artilugios a los que podemos recurrir para que sea más lenta la ingesta de alimento. Por ejemplo:

  • Un simple reparto de la dieta en varias tomas en el día, comiendo menos cantidades y evitando problemas secundarios.
  • Existen juguetes dispensadores para que les introduzcamos la comida y que con un simple juego vayan sacándolo poco a poco de su interior.
  • Otro juego que no depende de ningún artilugio es lo que se conoce como sembrado, que es ir poniendo comida por la casa y que la tengan que buscar y moverse para ello.
  • Si la causa de la ingesta rápida es el estrés, es posible que disminuyéndolo o eliminándolo podamos volver a un ritmo más moderado y acorde con sus necesidades.
  • Se pueden emplear comederos que tienen formas en su interior que dificultan la aprehensión de la comida.
  • Si el problema es la competencia, es importante dejar que la mascota coma sola. Así no sentirá que le pueden “quitar” la comida.

Si te preocupa que tu perro coma excesivamente de prisa, o has observado cualquier signo que pueda indicar que esta conducta le está perjudicando, no dudes en consultar al veterinario. Él te indicará las pautas a seguir.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.