Fiestas de Año Nuevo, ¿placer o martirio?

By on diciembre 27, 2018

año1

Es una época de miedos intensos para las mascotas. Para algunos, un momento de encuentros y festejos; para otros, días que complican seriamente la vida del compañero de cuatro patas y la familia.

Al escuchar petardos, muchos perros, sin importar la raza, edad y el sexo, sienten un miedo intenso que los lleva a buscar, sin resultado, un lugar donde refugiarse. El excesivo temor les impide realizar su actividad normal. Hace que se sientan mal, permanezcan muchos horas del día escondidos, coman y duerman poco, no deseen pasear o jugar…

Es importante diferenciar miedo y fobia

año2

El miedo es una respuesta normal y puntual que se presenta frente a situaciones desconocidas. El individuo desconfía, actúa cautelosamente, toma distancia; pero si observa que lo que lo asusta no representa peligro para él, deja de temer y retoma su actividad habitual.

En cambio, la fobia es una respuesta de miedo excesiva, exagerada, desproporcionada, que se prolonga en el tiempo y lo lleva a intentar escapar desenfrenadamente. Le impide evaluar si el evento es realmente peligroso o no, y las consecuencias de sus actos.

La excesiva reacción de miedo que presentan algunos perros al oír truenos o petardos se debe a una enfermedad de conducta y, en consecuencia, debe brindárseles el tratamiento adecuado.

En presencia de fobia (por diferentes causas) el perro está muy atento a todo lo que sucede a su alrededor y puede orinar o defecar en lugares inadecuados. Busca permanecer junto a su dueño, está intranquilo, inquieto, jadea, tiembla, babea, atropella muebles, puertas. Busca refugio en lugares impensados, por ejemplo, dentro de la heladera, el ropero o la bañadera, en el minúsculo espacio detrás de la mesa de luz. Pero, como no se siente seguro en ningún lugar, continúa buscando, sin hallarlo, ese espacio que le posibilite protegerse y calmarse.

año3

El miedo intenso, y su afán por huir del estímulo que lo aterra, lo lleva a destruir cosas a su paso, arremeter contra puertas cerradas, atravesar rejas sin importarle el tamaño, pudiendo quedar atrapado entre ellas, traspasar ventanales de vidrio, arrojarse al vacío desde pisos altos… Muchas veces se lesiona severamente.

Puede escapar y alejarse del hogar hasta perder el camino de regreso, e incluso manifestar agresión hacia el propietario cuando intenta sacarlo del lugar donde se refugió.

El estado del perro angustia mucho a su dueño, que desconoce cómo ayudarlo. A veces lo acaricia para calmarlo, otras lo reprende, lo ata, lo encierra, le grita, lo castiga…

La tensión crece como una bola de nieve que se hace cada vez mayor, agravando el problema más y más a medida que empeora el estado del animal.

Con el correr del tiempo, y sin tratamiento, esta enfermedad comportamental progresa, y se suman otras situaciones en las que el miedo es exagerado en cualquier época del año.

año4

No sólo con los petardos, no sólo con las tormentas

Muchos otros estímulos lo aterran. El sonido del viento, la aspiradora, los globos, el secador del pelo, ruidos de canchas de fútbol o de la calle, sonidos de cosas que caen al suelo, bultos, elementos en movimiento, reflejos. A veces no puede identificarse qué causa la reacción del animal.

Los signos conductuales pueden exacerbarse si está solo o durante la noche, cuando los sonidos parecen aumentar por el silencio reinante alrededor (el perro despierta al propietario saltando descontrolado sobre la cama cuando busca protección).

El miedo es normal, puntual y transitorio; la fobia no lo es

Si el perro es muy asustadizo es importante realizar la consulta etológica para diagnosticar qué está realmente sucediendo.

No medique a su animal con sedantes si no conoce sus efectos. Recuerde que en algunas mascotas los tranquilizantes pueden ser contraindicados y, lejos de disminuir su ansiedad, pueden aumentarla.

Las fobias generalmente empeoran con el correr del tiempo y le impiden al animal preservar su bienestar y tener buena calidad de vida. Son tratables, y eso posibilitará al compañero de 4 patas sentirse bien, y a la familia disfrutar de su compañía los 365 días del año.

¡Feliz Año Nuevo!

Dra. Carmen Báez

drabaez1@hotmail.es

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.