Éxodos

By on enero 10, 2019

exodos1

La migración es un fenómeno global que tiene múltiples causas. Su estudio ha pasado al primer plano de la discusión política y académica debido a sus efectos sobre los diversos grupos étnicos en tránsito, así como sobre la capacidad de coexistencia y adaptación de estos a la sociedad receptora.

En Yucatán, este es un tema que ha tenido largo aliento, al menos, de principios del siglo pasado. Sin embargo, poco se ha dicho de ello en el terreno escénico. De ahí la necesidad de abordar dicha temática en un momento en que los ánimos se han exacerbado sobre su existencia.

Nada más importante que conocer la historia, el pasado inmediato, el tiempo presente, para entender las nuevas situaciones de movilidad social. Pues toda historia, sin importar lo lejana en el tiempo, es historia del tiempo presente. Es la historia de la humanidad y sus desplazamientos.

Éxodos está compuesto por tres historias que tocan diversas temáticas sobre la migración y la diversidad étnica en Yucatán.

EL BARCO Y EL CEMENTERIO DE LOS MOLUSCOS

Surem es un indio yaqui. Su nombre significa “Antepasados”. Él está sentado en el muelle del puerto de Progreso esperando el barco que le prometieron lo llevará de regreso a su tierra, Sonora, de donde fue secuestrado y vendido por el gobierno porfirista para venir a trabajar en las haciendas henequeneras. Durante su espera nos adentramos en el éxodo de unos cuantos yaquis que intentaron regresar a su lugar de origen a pie, cruzando todo el territorio mexicano de extremo a extremo. Pero el barco nunca llegará y Surem decidirá quedarse en Tizimín, donde se ha enamorado de una mujer maya. Él será de los pocos que se quedarán para formar una familia y su linaje se “preservará”, al menos durante unas décadas, pero su lengua poco a poco se irá perdiendo, hasta desaparecer, al igual que su nombre.

EL FUGITIVO

Un poco más de mil coreanos son contratados para trabajar durante cuatro años en las haciendas henequeneras de Yucatán. Su llegada se dio en 1905, pero las condiciones laborales a las que fueron expuestos en esa época estaban muy lejos de ser buenas, por lo que una veintena de ellos huyó del control de los hacendados. Poco sabemos de estas historias de hombres solos en el monte, pero ahora elaboramos la ficción de uno de ellos, nutrida por una serie de acontecimientos históricos vividos a medio camino entre la verdad y lo verosímil. Esta migración asiática, de cabezas enterradas mirando al sol naciente, se relacionó bien con la clase indígena maya, ya que compartían circunstancias laborales cercanas a la esclavitud dentro de las haciendas henequeneras.

DEDOS DE NOVIA

Dos mujeres libanesas, madre e hija, preparan los platillos para una fiesta donde se formalizará el acuerdo matrimonial entre dos jóvenes de familias libanesas emparentadas. La discusión se desata cuando, al preparar “los dedos de novia”, la hija cuenta que se ha enamorado de un yucateco de familia pudiente, cual debía ser. Entre dimes y diretes, sale la historia de esta migración grupal, desde Líbano a Yucatán, que ejerció un impacto significativo en la península. Contrario a la discusión sobre la endogamia de la que es acusado este grupo étnico, vemos cómo sus platillos comienzan a mezclarse y sazonarse con elementos del sureste: el x´catic, el habanero, y la carne de puerco, dando como resultado una gastronomía de mestizaje peninsular.

EL ENFOQUE DE LA PUESTA EN ESCENA

Sin duda, La Trilogía del dragón, de Robert Lepage, es uno de los montajes más importantes de finales del siglo XX. En él se cuenta la formación de Quebec y cómo la comunidad china tuvo un papel importante en la creación de este caleidoscopio cultural abierto. De la misma manera abordamos Éxodos: a partir de pequeñas ficciones cotidianas que se nutren de la llegada de yaquis, coreanos, y libaneses a Yucatán. Es en este terreno de la teatralidad en donde pretendemos explorar cómo la diversidad racial e interculturalidad –vista a partir de la música, la danza, la fotografía y la gastronomía– va dando forma y nutriendo a toda una sociedad.

REPARTO Y EQUIPO CREATIVO

Intérpretes: Rebeca Guerrero, Erika Torres y Carlos Caballero.

Dramaturgia, dirección e iluminación: Luis Martín Solís

Dramaturgia, coreografía y vestuario: Erika Torres

Dramaturgia y asesoría histórica: Ana E. Cervera Molina

Asistente de Dirección: Nili Gallegos

Realización de vestuario: Manuel Nájera 5

Edición musical: Aldo Borsoni

Fotografía y edición de video: Karla Rodríguez

FUNCIONES

23, 24, 25 y 26 de enero de 2019.

Centro Cultural Olimpo, 8 pm.

Esperen pronto más información de este magno evento que se presentará en el marco del Mérida Fest 2019.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.