En busca de un remanso de paz

By on febrero 23, 2024

Editorial

Hace algunos ayeres, después de la revisión de los síntomas y de algunos estudios, el diagnóstico de un especialista fue que el estrés era la causa de los males que me aquejaban en esos días.

La recomendación, enunciada en voz alta para que fuera escuchada por todos en el consultorio, fue que designara un tiempo todos los días para “desconectar” mi organismo de la inmensa cantidad de estímulos, positivos y negativos, que elevaban mi presión arterial, causaban mareos y, en general, descomponían mi salud corporal y mental.

El recuerdo viene a colación ante la vorágine de información y de opiniones en un sentido y el otro sobre tantas cosas que suceden en nuestro atribulado país. Todos ellos hacen mella en el ánimo ante la cantidad de sevicia y de mala fe que acarrean.

En plena temporada electorera, en la semana en que los candidatos se han registrado, la división entre los mexicanos se exacerba aún más, sobre todo cuando cada uno de ellos echa mano de todo lo que le llega para denostar y derrumbar a su oponente.

En aquellos días, la recomendación del galeno fue dedicar al menos media hora todos los días a una actividad que se tradujera en paz y tranquilidad: leer, meditar, escuchar música, alguna actividad que alimentara el espíritu.

Ante las diferentes manifestaciones y diarias batallas, no perdamos de vista que la verdad eventualmente saldrá a la luz y acaso asistiremos a situaciones inéditas que se agregarán a las que estamos viviendo desde hace varios años. Las evidencias y las pruebas son las que permiten emitir juicios, no las palabras.

Hagamos un espacio en nuestras agendas que abone a nuestra salud mental y física.

Usémoslo para desintoxicarnos de tanta podredumbre que surge todos los días, en todas direcciones, salpicando a tantos, dejándonos de tan mal humor y aumentando nuestras preocupaciones.

Carpe Diem…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.