Embates de Cronos

By on enero 31, 2019

Cronos_1

José Juan Cervera

En tiempos lejanos, y a tono con sus creencias, los moradores de las aldeas rindieron honores a los espíritus que alojaron las piedras, los animales y los robustos árboles, las hierbas del camino, las aguas del mar y las corrientes de los ríos. Esta idea los llevó a fijar, en nítidos caracteres, la significación que esas potencias adosaron a su desvalida existencia.

Al observar su propia conducta, y al pretender mirar más allá de la caducidad de sus días, hombres y mujeres se propusieron desentrañar el móvil que obraba sobre esas fuerzas naturales; describieron la cólera que las estremecía o la benevolencia que amparó el extravío de tantos pasos recorridos.

Los más audaces creyeron dominar el brío de sus tutores encerrando una pizca de su esencia en las prédicas que propagaron en sus comunidades, impusieron prohibiciones y dispensaron arbitrarias licencias, sin dejar de aguzar el filo de sus juicios en la expresión tajante que desplegaban sus dichos de autoridad.

Rotundas letras crecieron mientras nuevos campos florecían, proliferaron rutinas destinadas a encadenar energías mientras los vientos y las mareas, las crías silvestres y los bramidos de selva removían una porción del mundo condenado a la conquista.

Todos, por fin actores de una pieza turbulenta, desenfundaron sus sables o enternecieron sus cantos, sacudieron confines e interrogaron arcanos, unos cegados en domeñar sus sombras, otros atentos de las voces ínfimas, amplificadas en la sonoridad del cosmos.

Los saltos dados abreviaron empeños; con nombres, líneas y afinados talentos, plasmaron fórmulas y apuntalaron desvelos en tinta y en papel, sustancias paridas para alumbrar nuevos retos: oro, fuego, sosiego y dispersión, cumbres y holganza, misericordia y yugo.

Y entre resquicios de astros en movimiento respiran agazapados los espíritus primordiales, almas en fruto, pasión telúrica, ensueño vegetal y recuerdo petrificado, vanidad salvaje que en giros siempre certeros reactiva su herencia de savias primigenias.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.