El punto de no retorno a la vida sedentaria

By on enero 11, 2024

Salud

Acostumbrado a ejercitarme desde pequeño, me resultó doblemente molesto haber sufrido en 2023 dos enfermedades que me obligaron a guardar reposo. Digo que el padecimiento fue doble, pues por un lado estuvieron las molestias físicas, y por otro la imposibilidad de salir a correr, o de realizar mi acostumbrada rutina de ejercicio. Aunado a las fiestas de fin de año, con demasiadas tentaciones culinarias, no fue raro que subiera de peso.

En mis 59 años de vida, solamente una vez abandoné el ejercicio y adopté una vida sedentaria, con un resultado espantoso, pues trepé casi 25 kilos. Recuerdo que debí asumir una férrea voluntad para cambiar mis hábitos alimenticios; sobre todo realizar una rutina de actividad física para recobrar una figura más adecuada. Fueron muchos meses los que requerí para perder el exceso de peso.

Con mi pareja Patricia (quien también engordó y recuperó su figura realizando mucho ejercicio), acuñé una frase que usábamos para motivarnos y continuar ejercitándonos: Alejarnos del punto de no retorno, que rebasamos cuando caemos víctimas del sedentarismo, la mala alimentación y la falta de amor propio. Una vez que cruzas ese punto, es casi imposible regresar.

Estudios científicos comprueban que nueve de cada 10 personas fracasan en sus intentos por bajar de peso debido a diferentes causas, entre ellas seguir una dieta muy estricta o realizar las denominadas «dietas milagro», que pueden causar más problemas que beneficios. Nutriólogos afirman que en realidad las personas estamos a dieta en todo momento, ya que la palabra dieta se refiere al conjunto de alimentos que se consumen a lo largo del día.

Por supuesto que la práctica de cualquier deporte, como realizar caminatas en el parque o en las calles, ayuda a mantener una buena condición física; pero si lo que pretendemos es bajar de peso, lo correcto es llevar un plan de alimentación saludable y adecuado, que se debe seguir la mayor parte del tiempo y solamente hacer excepciones en ocasiones especiales, en eventos aislados, como por ejemplo la época navideña.
La mayoría de las personas relacionan las dietas con tener que realizar un gran esfuerzo para comer de una manera saludable, algo que no necesariamente debería ser así. Por supuesto que es importante llevar una dieta adecuada, sobre todo si somos personas que viven con padecimientos o situaciones metabólicas de relevancia, como diabetes o hipertensión.

En una dieta funcional y adecuada se debe considerar no solamente la alimentación, sino también el estilo de vida y el estado de salud de cada persona. El ejercicio es importante para complementar los beneficios de una alimentación sana.

Los nutriólogos aseguran que, para que una dieta se considere saludable, debe incluir todos los grupos de alimentos; en conjunto, brindarán los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo, a la par que permitirá que la persona se sienta bien, con energía para sus actividades diarias. Al hablar de los nutrientes, hablamos de las proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales, e incluso al agua.

Un aspecto que debo destacar es que, antes de comenzar un plan de alimentación, la persona debe acudir con expertos de la salud para recibir una valoración integral que permita conocer el tipo de comida que le gusta, así como los padecimientos que presenta, el tipo y nivel de actividad diaria. Lo mismo cuando iniciamos la actividad física: después de consultar, debe ser gradual, sobre todo si no hemos realizado ejercicio en el pasado. Con esta información, se podrá diseñar un plan de alimentación que cumpla con los requerimientos para lograr una dieta saludable y adecuada para cada persona.

Varios especialistas en alimentación recalcan la importancia de aprender a comer bien. Existen muchas dietas (algunas con creciente popularidad, como la dieta keto, que quita los carbohidratos) que la gente realiza sin identificar si va de acuerdo con sus necesidades, requerimientos nutrimentales, o estado de salud. Lo recomendable es contar con un asesoramiento adecuado antes, durante y después de seguir cualquier plan de alimentación, ya que de lo contrario podemos ocasionarnos problemas de salud.

En nuestro plan de alimentación saludable, podemos aprovechar los alimentos de temporada para cumplir una dieta saludable todos los días.

Insisto: lo anterior se debe de complementar con actividad física aprobada por los expertos de la salud, como ir al gimnasio, salir a correr o practicar algún deporte. Se recomienda aumentar la actividad física, por ejemplo, usar pausas activas, caminar un poco cada hora para no permanecer sentado todo el tiempo, estirarse, realizar movimientos de manos o pies. Todo, en conjunto, permitirá llevar un equilibrio energético y mejorar nuestro estado de salud.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.