Inicio Cultura El gran escape de Glenn Hughes

El gran escape de Glenn Hughes

1
0

Cultura

Glenn Hughes nació bendecido por Dios, dotándolo de una privilegiada voz. Su gran calidad lo impulsó para alcanzar la cima con Deep Purple, pero el abuso de las drogas y principalmente del alcohol, lo condujo al borde del abismo. Estuvo cerca de morir víctima de sus adicciones, pero supo dejarlas atrás y desde entonces atesora la vida, la paladea, la disfruta, haciendo lo que más le gusta: rocanrolear para sus fans.

A sus 75 años, el maestro está de gira, descargando en varios conciertos este mes de mayo, iniciando el sábado 6 en Suecia, donde también tocará el domingo 7, el 10 y 11 en Portugal; después viene España, con actuaciones el 13 en Vigo, 14 en Áviles, 16 en Madrid y 17 en Barcelona, con su tributo a Deep Purple, celebrando los 50 años del lanzamiento del mítico álbum “Burn”. A partir de junio viajará a República Checa, Eslovaquia, Finlandia, además de 15 conciertos en octubre en el Reino Unido.

Pero eso no es todo, en noviembre llegará a Brasil para seis conciertos, luego Argentina, Chile, Costa Rica y México. No debemos olvidar que además es integrante de la banda Dead Deisies y de Black Country Communion, junto a John Bonamassa, Jason Bonham y Derek Sherinian. Nada mal para alguien que estuvo a punto de mandar todo al carajo por su desmedida manera de beber, alguien a quien el gran Stevie Wonder nombró su “cantante blanco favorito”.

Con Deep Purple, Glenn grabó tres álbumes de estudio: “Burn” (1974), “Stormbringer” (1974) y “Come Taste the Band” (1975), además de tres discos en vivo: “Live in London” (1974), “Live in Europe” (1975) y “Last Concert in Japan” (1976).

El palmarés de Glenn es inmenso. Su primera grabación profesional se registró en 1968 con el sencillo “Sadie, the cleaning Lady”, como miembro de la banda Finders Keepers, con el baterista Dave Holland (que después iría a Judas Priest) y el guitarrista Mel Galley. Junto a estos amigos formó “Trapeze”, donde comenzó a ganarse una reputación como sobresaliente cantante y bajista ya que había descubierto que ser multifuncional le otorgaba mejores oportunidades. Con Trapeze grabó “Trapeze” (1970), “Medusa” (1970), “You are the music… we’re just the Band” (1972), “Trapeze” (1975, aunque de este solo cantó en 2 temas) y el álbum en vivo “Welcome to the Real World” (1998).

En 1973, finalmente aceptó unirse a Deep Purple como bajista y segundo cantante cuando Paul Rodgers (Free) sería el suplente de Ian Gillan, pero al final fue David Coverdale. Con el Púrpura Profundo, Glenn conoció el éxito, participando en la grabación de dos álbumes junto a Jon Lord, Ian Paice y Ritchie Blackmore: “Burn” y “Stormbringer”, ambos lanzados en 1974, año que vio a Hughes teniendo su mejor actuación en el Texas Jam, además de participar en el disco “The Butterfly Ball” de Roger Glover (1974), junto a otras figuras de la escena británica. Tras la salida de Blackmore, la banda grabó “Come Taste the Band” (1975), con Tommy Bolin, que se convirtió en su compañero de juerga. Para entonces, Glenn comenzó a perder el control de lo que estaba bebiendo e inhalando. Tras su salida de Deep Purple, se reunió de nuevo con sus amigos de Trapeze, pero para entonces su adicción era tan fuerte que lo terminaron expulsando.

Durante los siguientes años viviría un tobogán de excesos que lo fueron minando, similar a lo que ocurrió con Alice Cooper en esa misma época, que se la pasó grabando discos de los que no recordaba nada debido a su alcoholismo. Con Glenn ocurrió algo similar, pues tanto su primer disco como solista, “Play me Out” (1977) como el proyecto Hughes/Thrall, con el guitarrista y cantante Pat Thrall (1982), fueron fracasos comerciales; este segundo es un disco interesante, pero ambos músicos estaba muy quemados por las drogas, por lo que apenas efectuaron presentaciones en vivo. También colaboró con Jon Lord en “Windows” (1974), “Teaser” de Tommy Bolin (1975), “The Wizard’s Convention” (1976) y “Makin’ Magic” (1977), estos de Pat Travers.

Glenn Hughes ha grabado excelentes álbumes tanto como solista, como con estrellas como Gary Moore, Tony Iommi de Black Sabbath, así como con las bandas Black Country Communion y Dead Daisies.

En picada total, Glenn atravesó la década de los 80s enganchado al alcohol y la cocaína, por ello sus participaciones en el proyecto Phenomena (dos álbumes de estudio lanzados en 1985 y 1987: “Run for Cover” de Gary Moore, y “Seventh Star”, de Black Sabbath) palidecieron en proporción a su calidad natural, que se estaba pudriendo. John Downing, gerente de producción de Los Príncipes de la Oscuridad lo echó porque, en su consideración, Glenn estaba convertido en una piltrafa humana. Con todo, colaboró en ese período con The Chromatics, Climax Blues Band, Night Ranger, Heaven, WhistenakeSlip of the tongue” (1989) y las bandas sonoras de dos filmes.

Fue hasta 1991 que el maestro reapareció limpio de drogas y alcohol, completamente revitalizado. Pronto se corrió el rumor que regresaba dispuesto a dejar una profunda huella en la escena. Desde que aceptó poner su voz en el exitoso sencillo “America: what time is love?” de “The KLF” (1992), no ha parado. Ese mismo año puso voz en el disco solista del ex guitarrista de Europe, John NorumFace the Truth”, y “Same” (1992) de Lynch Move. En 1993, colaboró con Geoff Downes, Sister Whisky, otra vez con George Lynch y Stevie Salas; en 1994 con Mötley Crüe y dos discos tributos, uno de blues y otro dedicado a Deep Purple. En 1995 trabajó con Brazen Abbot, Hank Davison & Friends, Wet Pain; en 1996 con Richie Kotzen, Liesegan, Asia, así como en los tributos a Queen y To cry you a song.

De 1998 a 2020, Glenn aceptó colaborar con muchos artistas, entre los más destacados Niacin, Erik Norlander, Nikolo Kotzev, Ellis, Ryo Okomuto, Jeff Scott Soto, Monkey Business, Quiet Riot, Ken Hensley, Jake E. Lee, Mike Porcaro, Joe Bonamassa, Head, Device y en un montón de tributos. En 2010 unió fuerzas con Joe Bonamassa (guitarra y voz), Jason Bonham (batería) y Derek Sherinian (teclados), un genial cuarteto de hard rock con quienes grabó 4 álbumes: “Black Country Communion” (2010), “Black Country Communion 2” (2011), “Afterglow” (2012) y “BCCIV” (2017). En septiembre de 2019, Glenn aceptó unirse a “The Dead Daisies”, superbanda creada por el australiano David Lowy, con quienes ha grabado los álbumes “Holy Ground” (2021) y “Radiance” (2022), que están excelentes, al igual todo lo que hizo con Bonamassa/Bonham/Sherinian.

Mi recomendación es que escuchen todo lo que puedan de lo grabado por este maestro, sobre todo su producción solista: “L.A. Blues Authorithy Vol. II: Glenn Hughes – Blues” (1992), “From Now on” (1994), “Feel” (1995), “Addiction” (1996), “The Way it is” (1999), “Return of Crystal Karma” (2000), “A Soulful Christmas” (2000), “Building the Machine” (2001), “Songs in the key of Rock” (2003), “Soul Mover” (2005), “Music for the Divine” (2006), “First Underground Nuclear Kitchen” (2008) y “Resonate” (2016).

Glenn Hughes es un roquero de cepa que logró escapar de una muerte segura al abandonar terribles hábitos. En algún momento comprendió que era un pecado sabotear el talento divino que había recibido. Su historia de vida merece algún día ser contada en el cine, cuenta con los elementos perfectos para ser un éxito: sus enormes capacidades que sorprendieron en los 70s, su viacrucis con los excesos en los 80s, su milagrosa recuperación y el estallido roquero que inició en los 90s, manteniéndola impecable hasta nuestros días.

YouTube video

RICARDO PAT   

riczeppelin@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.