El Cabaret y Verónica Valenzuela

By on febrero 20, 2020

La filosofía del Arrabaret Colectiva indica que “El arte y sus expresiones son para todas las personas un derecho, no debería ser un privilegio”. No ha resultado sencillo establecerse en una ciudad tan conservadora como la capital yucateca, pero Verónica Valenzuela, una de sus creadoras, así como de Producciones de Arrabal, considera que ahora viene lo mejor.

Platicó a Diario del Sureste que la colectiva se formó hace poco más de dos años.

“Soy cofundadora junto con otras compañeras, Ali Madai y Gogo Herrera. Estamos haciendo cabaret burlesque en la ciudad, una crítica social política a través de la farsa. Ha sido todo un reto para la sociedad yucateca aceptar el proyecto, pero nos ha ido bastante bien.” Las actuales integrantes de Arrabaret Colectiva son Aimé Marín, Arlet Vergara, Emily Aké, Ali Madai y Vero Valenzuela.

Supongo que definir su proyecto requirió de todo un proceso. ¿Estudiaron la evolución del concepto de cabaret a través de la historia de nuestro país?

Tuvimos influencia del teatro de revista de plumas, que era específico para otro tipo de público de otro estrato social. Después nos cayó la época de las ficheras y ahí fue donde se quedó la mayoría de la gente que es un cabaret; después vino Jesusa Rodríguez con Liliana Felipe, que retoman el teatro de carpa en la Ciudad de México, en casa del escritor Salvador Novo, estando un tiempo trabajando con el nuevo cabaret mexicano, retomando el teatro de carpa con crítica social política absoluta a través de la farsa. Esa es como la clave, la farsa, porque entre que estás riendo analizas todo.

¿Qué te llevó a crear su propia productora?

En el transcurso de este deseo de colaborar y también aprender de otros compañeros surge Producciones de Arrabal, teatro cien por ciento de carpa. Ninguna de nosotras es actriz ni gestora, en el camino hemos aprendido.

¿Ha sido complicado establecer su propuesta en Mérida? 

Estamos reivindicando la palabra cabaret, porque cabaret en México es un lugar donde la gente paga para que las artistas se quiten la ropa. Estamos retomando el concepto de cabaret del formato de los años 30 a los 60, de carpa, donde nació Palillo, Cantinflas, Resortes, la Guayaba, la Tostada, cuando el  teatro era para toda la gente.

¿Cómo fue la recepción inicial a su trabajo?

Pues aquí primero algunos fueron por morbo, otros por curiosidad; pero, ya viendo que todo el espectáculo está empapado de temas de crítica política, se dan cuenta en el momento que están viendo la acción de un performance, con lo que están viendo en el escenario les llega el mensaje.

¿Este nuevo estilo de burlesque es a la vez una metodología?  

Al hacer burlesque, el hecho de que ninguna de las chicas de la colectiva encajamos en los estereotipos de belleza también ya es trasgresor. Somos cuerpos disidentes, cuerpos que queremos decir cosas, que nos estamos aceptando como somos. El burlesque lo estamos tomando como una manera para reconocernos y aceptar como somos.

¿Ya cuentan con un fiel grupo de seguidores?

Sí, de hecho, fue un poquito complicado, pero ya estando en el show a toda la gente le gustó. Aquí en el sureste somos las únicas que estamos promoviendo y haciendo difusión del cabaret; en la Ciudad de México ha adquirido un boom espectacular, tanto que ya está la convocatoria para el Festival Internacional de Cabaret. El cabaret ya está en todos lados.

¿Cuáles son los retos que quieren superar? 

Obviamente queremos ir al Festival Internacional de Cabaret que se realizará en la Ciudad de México. Estamos también trabajando con la metodología; el año pasado tuvimos un taller de cabaret abierto al público, fue como el piloto, y nos fue muy bien, porque el show no es el resultado final de la Colectiva. En realidad, el proceso que se viene viviendo es lo importante, porque nos reunimos, platicamos qué es lo que nos está doliendo, qué es lo que nos preocupa, y cómo vamos a decirle a la gente, sobre el escenario, esto que nos preocupa.

¿Cómo decidiste meterte de lleno en esto?

En la Ciudad de México hace como 10 años fui a un show y me encantó, me enamoré. Estuve trabajando mucho tiempo en una oficina, era una godínez muy aplicada, por cierto, jajaja. Ya llegando a Mérida justo, hubo un curso de cabaret con Luz Elena Aranda y me apunté.

¿Ya estás dedicada totalmente a este proyecto?

Estoy haciendo cabaret en Mérida desde hace 7 años, desde hace dos años formalmente ya con Arrabaret Colectiva y Producciones de Arrabal, y es a lo que me dedico al cien por ciento en este momento.

Muchas gracias, Vero, y mucho éxito.

Al contrario, gracias a ustedes por el espacio.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.