Eco de Espejos – XVI

By on julio 22, 2021

XVI

Versos alternos

(Lectura del poema Pasado en claro de Octavio Paz)

 

Estoy dentro del ojo: el pozo

donde desde el principio un niño

está cayendo […]

[…] las palabras

son mis ojos.

OCTAVIO PAZ

 

Oídos con el alma,

pasos mentales más que sombras,

sombras del pensamiento más que pasos,

por el camino de ecos

que la memoria inventa y borra.

¿Dónde estuve? ¿Quién soy?

¿Ser tiempo humano es hacer la historia?

¿Es la muerte la entrada o la salida del ser?

¿Qué somos?

Relumbran las palabras en la sombra.

Y la negra marea de las sílabas

cubre el papel y entierra

sus raíces de tinta

en el subsuelo del lenguaje.

Relumbran las palabras.

La Otra Voz

La voz del otro

concilia las dualidades

plenas: las fecundas

alas de los contrarios.

La hora es bola de cristal.

Entro en un patio abandonado:

aparición de un fresno.

Verdes exclamaciones

del viento entre las ramas.

La hora es de cristal:

Unitaria diversa ojoabierta

Las floraciones del espíritu

invencibles, fraternas

completan la melodía

el mediodía el

viento entero del ser.

Estoy dentro del ojo:

Siempre un niño nos mira

desde los ojos del niño

que hemos sido

en el pozo del cuento

y la memoria…

por donde sube el agua y baja

mi sombra.

Las olas hablan nahua.

Las nubes hablan maya.

El pedernal, la cruz, esas llaves de sangre

¿alguna vez abrieron las puertas de la muerte?

La Malinche lloró. Lloró dos ríos.

Uno alimentó al árbol sagrado mexicano

y el otro lejos, muy hondo, bajo tierra,

en nuestra vieja lágrima ha venido a llorar.

¿Quién sueña esta

crucifixión del hombre en sangre nuestra?

Ver al mundo es deletrearlo.

Espejo de palabras: ¿dónde estuve?

Mis palabras me miran desde el charco

de mi memoria. Brillan…

Llega la sombra, pasa el mundo

con su rumor de hormiguitas y recuerdos.

Voz: breve aurora enterrada.

Sólo lo que nombramos vive.

Brilla y pasa.

Brota el día, prorrumpe entre las hojas,

el tiempo es luz filtrada.

Vivimos, frente a todo, entre todos,

el mismo tiempo el tiempo mismo.

Siempre y nunca es lo mismo.

A la luz de la lámpara -la noche

ya dueña de la casa y el fantasma

de mi abuelo ya dueño de la noche-

yo penetraba en el silencio,

cuerpos sin cuerpo, tiempo

sin horas.

Desde este canto el polvo fabrica alas sonoras

y con su sangre encienden el sol nuestros abuelos

En mi casa los muertos eran más que los vivos.

Sin nosotros la casa es un sepulcro vacío

aguardando otros muertos.

Lo sabía el azteca, lo adivinaba el griego:

el agua es fuego y en su tránsito

nosotros somos sólo llamaradas.

La muerte es madre de las formas…

La luz: madre también de formas y presencias.

Animales y cosas se hacen lenguas,

a través de nosotros habla consigo mismo

el universo.

Dioses y hombres tejen y deshacen

el estambre de oro de los días.

(Silencio:

Un ángel atraviesa el instante.

La luz anda desnuda)

El universo habla solo

pero los hombres hablan con los hombres:

hay historia.

Somos el tiempo.

Somos lo que hablamos.

El dios sin cuerpo, el dios sin nombre

que llamamos con nombres

vacíos -con los nombres del vacío-,

el dios del tiempo, el dios que es tiempo,

pasa entre los ramajes

que escribo.

Dios no es ya una palabra.

Es su Silencio.

Espiral de los ecos, el poema

es aire que se esculpe y se disipa,

fugaz alegoría de los hombres

verdaderos. A veces la página respira:

En el poema

la luz con el sonido

da el sentido.

Me veo caminar

entre estas líneas:

en estas calles escritas

por el otro que soy.

Estoy en donde estuve:

voy detrás del murmullo,

pasos dentro de mí, oídos con los ojos,

el murmullo es mental, yo soy mis pasos,

oigo las voces que yo pienso,

las voces que me piensan al pensarlas.

Soy la sombra que arrojan mis palabras.

Soy y somos los días.

Hoy es siempre.

Lo que callamos es lo que soñamos.

Soy la sombra que arrojan mis palabras.

Raúl Cáceres Carenzo

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.