De los Premios Oscar al Carnaval 2019

By on febrero 28, 2019

Perspectiva

Photo by Andrew H. Walker/BEI/REX/Shutterstock (10117224em) Alfonso Cuaron - Director, Orignal Screenplay and Cinematography - 'Roma' 91st Annual Academy Awards, Press Room, Los Angeles, USA - 24 Feb 2019

Photo by Andrew H. Walker/BEI/REX/Shutterstock (10117224em)
Alfonso Cuaron – Director, Original Screenplay and Cinematography – ‘Roma’
91st Annual Academy Awards, Press Room, Los Angeles, USA – 24 Feb 2019

“Los recuerdos alumbran los rincones de mi mente…”

Marilyn y Alan Bergman/Marvin Hamlisch

¿A poco a ustedes no les sorprende la velocidad con la que ya transcurrieron los primeros dos meses de este cabalgante y ajetreado 2019? En realidad, estamos más conscientes del paso del tiempo conforme mayor edad adquirimos, tal vez porque sabemos que la arena del reloj está deslizándose y nos acercamos a la otra orilla, a lo desconocido. Pero no nos pongamos tan reflexivos…

La semana pasada, en un acto en el cual hizo falta un buen presentador y anfitrión del evento, se efectuó la 91ª entrega de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficos de Hollywood, los famosos Oscar, dejándonos a muchos con opiniones encontradas sobre el método que utilizan los miembros de la Academia para premiar a lo mejor de la cinematografía en el año.

Si bien existía la sospecha de que cada vez se politizan más los premios, alejándose cada vez más de las consideraciones artísticas y méritos cinematográficos de las obras puestas a consideración de los miembros de la Academia, este año parecería que ninguno de los que llenaron las boletas terminó de definir su criterio por una sola obra y, en consecuencia, hubo premios que reflejan una amplia gama de inclusión. Hubo premios a películas que hablaron sobre problemas raciales, sobre problemas asociados a la lucha de clases, y también películas asociadas a la diversidad sexual. No hubo una sola película que se llevara la mayoría de los premios, como en el pasado, algo que francamente no creo vuelva a suceder; antes bien, me parece que esto de la diversificación vino para quedarse, abonando a una atmósfera y agenda cada vez más inclusiva, menos exclusiva.

Celebro que Roma, del director mexicano Alfonso Cuarón, se haya llevado los premios que se llevó. Aún no tengo el gusto de verla, pero por lo que he leído contaron mucho la atención a los detalles, la originalidad en el desarrollo del guion a partir de los recuerdos del director, y la mirada histórica a esa época de su infancia. Al igual que mi cinéfilo xtup, me sorprendí cuando La Favorita únicamente se llevó una estatuilla, aunque fue una de gran peso: el Oscar a la Mejor Actriz, otorgada a Olivia Colman, a quien tuve el gusto de conocer como actriz en la teleserie The Night Manager. Gocé las estatuillas otorgadas a Bohemian Rhapsody, en particular la otorgada a Rami Malek, principalmente porque el Rock no ha sido adecuadamente premiado y esto es lo más parecido a un reconocimiento de la Academia a este género musical, además del viaje musical y sentimental que me brindó. No alcancé a ver al resto de las nominadas, salvo Cold War, que me encantó, así que ignoro si cumplieron con los méritos para sus premios y, por lo tanto, me abstendré de comentar sobre ellas.

A esperar otro año, y la oferta de nuevas películas que competirán por un Oscar. Ahora nos aprestamos a festejar las fiestas carnestolendas, y luego entraremos a la Cuaresma.

No sé ustedes, pero el Carnaval no lo siento igual desde que se trasladó a Xmatkuil. Entiendo perfectamente las razones por las cuales se tomó la decisión de retirarlo del Paseo de Montejo y trasladarlo, incluso las aplaudo, pero francamente la fiaca es tremenda para ir hasta allá, tomarse dos cervezas, y luego arriesgarse a que los resultados del alcoholímetro nos inviten a descansar a la sombra durante 24 horas.

Confieso que muchas veces fui a los paseos junto a mis imberbes hijos (imberbes en esos días) con la esperanza de que alguno de los regalos de las comparsas cayera en sus regazos, o en mis manos, ni ellos ni yo disfrazados, aunque entusiastas. Siendo padre divorciado, la logística y los cuidados para salir con más de uno de mis hijos siempre fueron complejos, siempre tomando muy en cuenta sus necesidades/fastidio, e iban desde dónde estacionarme de manera que no caminaran mucho, dónde gozar del paseo sin que el sol les pegara, hasta los alimentos que posteriormente consumiríamos (casi siempre acabamos en el Burger King o en el McDonalds) sin que me resultara un agravio económico. Me divertí mucho con ellos, y conservo muy buenos recuerdos de esos días.

A esos recuerdos se unen todas las ocasiones en que nuestra pequeña banda de amigos convertidos en hermanos por la vida (éramos cuatro únicamente) se apersonó a esos festejos para darnos un taco de ojo (aunque alguno de ellos ahora diga que no, a eso íbamos) y acaso toparnos con la damisela que en esos días nos llenaba la pupila y fugazmente platicar con ella, sin olvidar el consumo de bebidas espirituosas y chupifritos (Dehesa dixit) que nunca faltaban.

Y a ellos se unen aquellos de cuando fui niño, y mis padres nos llevaban a mis hermanitos y a mí al carnaval (mi disfraz del Zorro lo recuerdo con particular afecto, tal vez porque es el único del cual conservo fotos), cuando aún podías incorporarte al paseo en tu coche, y nosotros íbamos en la cajuela del de alguno de los amigos de mi padre.

Bellos, maravillosos recuerdos…

Desde esta perspectiva, posiblemente en el futuro –aunque ello dependerá de si mis hijos me convierten en abuelo, si deciden hacerlo y cuando así sea, que no hay prisa– a todo lo anterior se agreguen los recuerdos que mis nietos generen en nosotros. Tal vez entonces ellos me convenzan, o yo a ellos, de participar en el Carnaval disfrazándonos, conviviendo, estando juntos.

Mientras eso sucede, a ver qué me logra sacar de esta inmensa fiaca de asistir hasta Xmatkuil, y arriesgarme a pasar 24 horas en chirona.

Creo que me voy preparando para la Cuaresma…

S. Alvarado D.

sergio.alvarado.diaz@hotmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.