Crónicas de Cine: Birdman

By on febrero 12, 2015

La Inesperada Virtud de la Ignorancia

birdman

Hay filmes que te dejan con una enorme satisfacción al salir de la sala. Son esos que, sin que sea un final feliz lo último que aprecias, aun así continúa resonando internamente, llenándote de emoción, deseoso de analizar y desmenuzar la impresión visual y emocional que el director ha impregnado en nosotros; filmes que nos demuestran que el cine aún puede innovarse y buscar nuevas avenidas para llegar a nosotros, maravillarnos y hacernos sentir como la primera vez que asistimos a una proyección.

Birdman impacta, ilustra, afecta, y nos hace vivir su historia y la de sus personajes para, como mencioné anteriormente, dejarnos un agradabilísimo sabor de boca cuando las luces se encienden, con una saludable dosis de incredulidad y de ansiedad por saber qué nos quiso decir el director en esa última escena y en esa última risa de Sam.

Alejandro González Iñárritu, apodado “El Negro”, ha recorrido un largo trecho desde Amores Perros (2000) para llegar a esta película. Ya reconocido previamente en Hollywood, halagado tanto por sus actores como por otros directores gracias a sus películas previas –21 Gramos, Babel, Biutiful– con las cuales ha obtenido dos nominaciones a Premios de la Academia, nos demuestra con esta película que está en su mejor momento artístico.

Birdman es la historia de un actor de cine (Riggan, interpretado por Michael Keaton) que desea hacer teatro, rehusándose a la vida y al dinero fácil que le traería la cuarta secuela del personaje cuyo nombre lleva el filme; un actor que no quiere ser recordado únicamente por ese rol; así que decide arriesgarlo todo y adapta, produce y protagoniza una obra breve de Raymond Carver, quien ocupa un lugar especial en su vida. Acarreando infinidad de conflictos – el embarazo de su amante, los problemas económicos asociados a la producción de la obra que su mejor amigo y co-productor le deposita, la atención a su hija que acaba de salir de rehabilitación, la demanda de un actor lesionado durante uno de los ensayos, las ínfulas de un actor secundario que tiene más “punch” en el ambiente escénico de Broadway que el protagonista –, el mayor de ellos es el temor a sentirse fracasado en su vida personal y en su carrera profesional. Para hacer todo más difícil, Birdman, su personaje fílmico, le sugiere dejar todo eso atrás y dedicarse a los largometrajes, llenándole la cabeza de manifestaciones de los “superpoderes” que tiene, alentándolo a dejar la obra, empujándolo a no meterse a “algo serio y desgastante”.

foto2

González Iñárritu, con un impresionante y muy hábil manejo de cámaras portátiles – la película completa transcurre como una sola toma, otro gran logro de Emmanuel el Chivo Lubezki – y un minimalista score proporcionado por un baterista – estupendo trabajo de Antonio Sánchez, por cierto –, utiliza tomas muy cercanas para mostrarnos el interior de sus personajes, lo que piensan y lo que los hace tomar decisiones (buenas y malas), todo alrededor de un teatro (el St. James) en Broadway. Como elemento muy característico de su estilo fílmico, el director nos cuenta inicialmente una historia y, de repente, ya nos adentramos a otra, para regresar a la primera, de ahí a otra más, para regresar a la historia principal, en un ritmo intenso en el cual los momentos introspectivos nos dan el parecer del director. A juzgar por lo que dicen sus personajes, González Iñárritu no está interesado en blockbusters, ni en películas de superhéroes, calificando a los artistas que sí lo hacen como “celebridades”, cuando debieran ser “actores”. Tal parece que el personaje de la crítica de teatro hablara por él.

Las actuaciones son simplemente estupendas: Edward Norton (Mike, el actor famoso en Broadway), Emma Stone (Sam, la hija rehabilitada), Andrea Riseborough (la amante embarazada), Naomi Watts (la actriz principal, amante alguna vez de Riggan y de Mike), Amy Ryan (la exesposa) y Zach Galafianakis (el productor y mejor amigo de Riggan) acompañan magistralmente a Michael Keaton. Curiosamente, Edward Norton (The Hulk), Emma Stone (Spider man), Andrea Riseborough (Oblivion), Naomi Watts (King Kong), Zach Galifiniakis (¿Qué pasó ayer?) y Michael Keaton (Batman), todos han participado en blockbusters.

El final de la película está abierto a la interpretación, y existen muchas teorías al respecto que se pueden encontrar fácilmente en internet. Sin embargo, es precisamente este tipo de reacciones las que hablan de lo brillante que resulta este filme: es a nosotros a quienes corresponde decidir sobre el final, y tan solo por ese significativo detalle marca una significativa diferencia con otros muchos.

Birdman fue nominada al Oscar en las siguientes categorías: Mejor Película, Michael Keaton como Mejor Actor, Edward Norton como Mejor Actor Secundario, Cinematografía (el mexicano Emmanuel Lubezki, ganador del Oscar el año pasado por Gravedad), Mejor Director, Mejor Edición de Sonido, Mejor Mezcla de Sonido, y Mejor Guión Original. En total, 8 nominaciones. ¿Cuántos ganará? Los resultados los conoceremos este próximo domingo 22 de febrero.

Aún tiene tiempo de disfrutarla en cartelera.

Vaya. No se arrepentirá. Lo invitamos a proporcionarnos su interpretación del final.

Gerardo Saviola

gerardo.saviola@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.