Copas Mundiales de Argentina 78, España 1982 y México 1986

By on noviembre 17, 2022

Crónicas Mundialistas

El Mundial Argentina 78 estuvo marcado por el régimen militar que tenía el control del gobierno. Tal como Benito Mussolini lo hiciera en la década del 30, los dictadores usaron el torneo, que pasó a la historia como una de las mayores manipulaciones políticas. Diez selecciones europeas, incluyendo al monarca teutón, se desplazaron hasta América para enfrentar a cuatro de este continente, a Irán por Asia y Túnez por África.

Días antes del debut argentino, el dictador Jorge Rafael Videla citó al técnico y los jugadores de la selección local con la finalidad de reiterarles la importancia que tenía para la imagen del régimen que la Copa se quedara en el país. La mascota fue “Gauchito”, un niño con sombrero y pañoleta al cuello, con shorts negros y playera de rayas blancas y celestes.

Argentina superó la primera ronda tras derrotar a Hungría y Francia con idéntico marcador de 2-1. En el tercer partido de grupo cayeron ante Italia por la mínima diferencia, pero eso no impidió su pase a octavos. Por su parte, Alemania inició la defensa de su corona empatando a cero con Polonia, para después masacrar 6-0 a México y terminar empatando sin goles con Túnez, clasificando a la siguiente ronda.

México tuvo su peor participación mundialista con 3 derrotas al hilo: 3-1 ante Túnez, 0-6 ante Alemania y 3-1 ante Polonia, terminando en el último lugar de la competencia. Brasil clasificó tras empatar a uno con Suecia, para después derrotar a España y Austria, a ambas por la mínima diferencia. Italia, Polonia, Austria, Perú y Holanda se unieron a Alemania, Argentina y Brasil para conformar los 8 equipos que se enfrentaron entre sí, divididos en dos grupos. En el uno quedaron Holanda, Austria, Alemania e Italia. En el dos, Argentina, Brasil, Perú y Polonia.

En el grupo uno Holanda se impuso categóricamente a Austria con un contundente 5-1, después empató a dos con Alemania y en el tercer duelo se impuso 2-1 a Italia para llegar a la final. En el grupo dos Brasil inició muy bien goleando 3-0 a Perú, mientras los gauchos hicieron lo propio ante Polonia 2-0. El 10 de junio Polonia venció a Perú 1-0, mientras que Argentina y Brasil se dieron la mano empatando a cero. El 21 de junio Brasil se impuso 3-1 a Polonia, lo que obligaba a los locales a vencer por más de 4 goles a Perú. En un duelo de suspicacias, Argentina doblegó 6-0 a Perú, en Rosario, dejando fuera de la gran final a los cariocas.

El 25 de junio, en el estadio Monumental de Buenos Aires, los gauchos enfrentaron a Holanda en la gran final del torneo, impulsados por 71 mil 483 espectadores. El ambiente pletórico dentro del estadio contrastaba con la horrible situación del país, sometido a un régimen militar despiadado y cruel.

Mario Alberto Kempes adelantó a los locales al minuto 38; los integrantes de la “Naranja Mecánica” persistieron en su ataque para empatar al 82 por conducto de Nanninga. Cuando estaba por cumplirse los noventa minutos, Robby Resenbrink, quien había marcado el gol número mil de los mundiales en este torneo, hizo rebotar la pelota contra el palo. Al minuto 105 Kempes marcó el segundo gol sudamericano y al 116 Bertoni puso el 3-1 definitivo. La ovación cimbró la estructura del inmueble, bañado por una lluvia de confeti. Argentina conseguía su primera copa del mundo, aunque el régimen totalitario del general Videla y sus continuas violaciones a los Derechos Humanos representaron un terrible entorno para la mayor justa futbolística.

Italia que empezó con un desempeño irregular, cobró nueva dinámica a partir de los octavos para arrasar a sus rivales hasta lograr su tercera copa al coronarse en el Mundial España 1982.

España 1982, la décimo segunda copa del mundo era recibida por un anfitrión regordete llamado “Naranjito”, la mascota oficial. El país ibérico debió desembolsar mil 200 millones de dólares como inversión para realizar el evento. Por Europa participaron Austria, Bélgica, Hungría, Yugoslavia, Italia, Alemania, Checoslovaquia, Polonia, Francia, Inglaterra, España, Nueva Zelanda, la Unión Soviética, Escocia e Irlanda. De América llegaron el campeón Argentina, Brasil con un equipo plagado de estrellas, Chile, Perú, Honduras y El Salvador.

Los gauchos presentaron el debut en mundiales de una joven promesa: Diego Armando Maradona, la nueva fulgurante estrella pampera. Del continente africano llegaron Camerún y Argelia, dos escuadras que en el papel lucían sumamente modestas, pero que demostraron enorme pundonor. En un mundial de debutantes, Kuwait logró un empate a cero con los checos y derrotas ante Francia (1-4) y Inglaterra (0-1). El Salvador fue humillado con un terrorífico 1-10 ante Hungría, perdiendo además 0-1 ante Bélgica y 0-2 ante Argentina, para ocupar el último lugar del torneo.

Alemania vivió uno de los momentos más vergonzosos de su historia cuando cayó 1-2 ante el modesto Argelia. Además, en su triunfo 1-0 ante Austria se acusó a los germanos de haber pactado para que les regalaran el pase para dejar fuera a los africanos. Los gauchos iniciaron perdiendo ante Bélgica, pero después se impusieron 4-1 a Hungría y 2-0 a El Salvador. Brasil, bajo la guía de su gran figura Zico, accedió a la siguiente fase tras sendas victorias sobre la Unión Soviética (2-1), Escocia (4-1) y Nueva Zelanda (4-0).

Polonia, Alemania, Italia y Francia llegaron a las semifinales dejando en el camino a Bélgica, la Unión Soviética, Inglaterra, Argentina, Brasil y la anfitriona España. El 8 de junio, en el estadio Cam Nou de Barcelona, Polonia enfrentó a una renovada Italia. Los azzurri hicieron vibrar a los 50 mil asistentes cuando con goles de Rosi, a los minutos 22 y 73, aseguraron su pase a la gran final. Alemania debió definir su pase en penales ante Francia, tras empatar a tres en el tiempo reglamentario. El 10 de julio, en el estadio José Rico Pérez, Polonia se quedó con el tercer lugar tras vencer 3-2 a unos franceses combativos.

El 11 de julio en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid, Italia y Alemania se enfrentaron en la gran final del mundial con arbitraje del brasileño Arnaldo Cohelho. 90 mil espectadores vitoreaban a las dos selecciones europeas. El ganador igualaría a Brasil en el número de campeonatos obtenidos, pues Alemania contaba con los títulos de 1954 y 1974, mientras los azzurris sumaban los de 1934 y 1938.

Al minuto 22, el italiano Cabrini falló un penal, para convertirse en el primero en hacerlo en una final mundialista. Pese a ello, Paolo Rosi puso en ventaja a los peninsulares al minuto 57, asegurando de paso el título de campeón goleador con 6 tantos. Para la segunda parte Italia comenzó a desdoblar sus ataques y al minuto 69 Tardeli aumentó la cuenta. Al minuto 81 Altobelli marcó el tercer tanto para desatar la algarabía italiana. Dos minutos después, Paul Breitner marcó el único gol alemán, pero ya todo estaba consumado.

Italia lograba de esa manera su tercera corona mundialista, jugando un fútbol espectacular, ofensivo y ante un gigante alemán que debió resignarse.

México 1986 fue el mundial de Diego Armando Maradona, quien impulsó a su selección a alcanzar la máxima gloria, derrotando en la final a Alemania para asegurar su título como el mejor jugador del mundo.

La designación de México como sede para el campeonato mundial de 1986 oficialmente nació debido a la renuncia de Colombia. En realidad, la FIFA se sintió presionada por su principal patrocinador a quien preocupaba la inestabilidad política, la actividad de la guerrilla M19 y el narcotráfico que asolaban al país sudamericano. A pesar del terrible terremoto que precedió al torneo, acabando con la vida de más de 20 mil personas, los estadios no se vieron afectados, por lo que de decidió seguir adelante con todo.

La mascota fue “Pique”, un chile bigotón que recordaba la llamada Maldición de Moctezuma que dice: ‘Pica ahora y repica después’. El número de participantes fue el más grande de todas las anteriores ediciones, con 14 selecciones europeas, seis de América, 3 de África y 2 de Asia.

Existía mucha expectativa con la escuadra azteca, de la que se esperaba grandes cosas por jugar en casa y contar con el goleador Hugo Sánchez, quien comenzaba a triunfar en España. El 3 de junio, cobijados por su público, los mexicanos iniciaron ganado 2-1 a Bélgica en el estadio Azteca, con anotaciones de Quirarte y Hugo. Después empataron a uno con Paraguay, derrotaron 1-0 a Irak accediendo a octavos, donde derrotaron 2-0 a Bulgaria con el inolvidable gol de tijera de Manuel Negrete en el Azteca. Ante Alemania, en duelo efectuado en el estadio Universitario de Monterrey, México estuvo a punto de derrotar a unos teutones fundidos por el calor, pero tras el empate a cero, los alemanes se impusieron en tiros penales 4-1.

En Guadalajara, Brasil inició ganando 1-0 a España, venció 1-0 a Argelia, también a Irlanda del Norte (3-0), bajo el liderazgo de su gran estrella Zico. En octavos superaron 4-0 a Polonia. En cuartos de final en el estadio Jalisco, los amazónicos enfrentaron a los galos en un duelo cargado de emociones que culminó empatado a uno. En la serie de tiros penales, de manera insólita, tanto Zico como el astro francés Michel Platini, fallaron sus disparos. Al final, fueron los galos los que avanzaron a semifinales.

Argentina dejó claro que llegaba con la firme intención de ganar la copa a como diera lugar, siendo impulsado por su técnico Carlos Salvador Bilardo y su estrella Diego Armando Maradona. Los pamperos iniciaron con victoria de 3-1 sobre Corea del Sur, empataron a uno con Italia y vencieron 2-0 a Bulgaria para pasar a octavos, donde eliminaron a Uruguay 1-0. Para acceder a la semifinal, debían derrotar a Inglaterra que llegaba en gran momento. Maradona marcó dos goles, el primero, denominado “mano de Dios”, que fue protestado por los británicos, pero aprobado por el árbitro Ali Bennaceur, y el segundo es sin duda el mejor de los mundiales, partiendo de media cancha, sembrando rivales. Diego volvió a marcar dos goles, esta vez ante Bélgica, para impulsar a Argentina a su segunda final.

Por su parte, Alemania llegaba a su segunda final consecutiva tras empatar con Uruguay a uno, derrotar 2-1 a Escocia y caer 0-2 ante Dinamarca en la primera fase, vencer 1-0 a Marruecos en octavos, imponerse en penales 4-1 a México en cuartos y vencer 2-0 a Francia. El duelo por el tercer fue jugado en el estadio Cuauhtémoc de Puebla y fue ganado 4-2 por Francia a Bélgica.

La gran final se realizó el 29 de junio en un estadio Azteca con 114 mil 600 espectadores, la mayoría de los cuales apoyaba a la selección teutona. Esto no afectó a los gauchos, que se fueron al frente al minuto 23 por conducto de Brown y aumentaron la ventaja al 55 con tanto de Jorge Valdano. Los alemanes tuvieron una valerosa reacción y lograron igualar con goles de Karl Heins Rummenigge al 74 y Rudy Voller a 10 minutos del final. El ambiente se encendió con las dos aguerridas escuadras. Al minuto 83 Burruchaga marcó el gol definitivo, ante el alarido de los presentes.

Los argentinos ganaban de manera heroica su segundo título. Maradona se convirtió en el rey absoluto del fútbol mundial.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.