Inicio Cultura Complicidad literaria

Complicidad literaria

0
0

Letras

Jorge Pacheco Zavala

La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso

 Francis Bacon

Leer debe ser un acto solitario, a fin de que las palabras queden impregnadas en lo profundo del alma humana, y no en la superficie, donde todo es volátil.

Escribir es un oficio que se ejerce desde el aislamiento y la soledad.  Quien quiera desarrollar el oficio de escritor verdaderamente, ha de estar dispuesto a sufrir pérdida. No se puede tener todo. En boca de Samuel Beckett, Las palabras son todo lo que tenemos. El gran Gabo dice: Lo que quiero contar, lo hago por escrito, solito en mi cuarto, y con mucho trabajo.  Es un trabajo angustioso, pero sensacional. Vencer el problema de la escritura es tan emocionante y alegra tanto que vale la pena todo el trabajo; es como un parto…

Entre la escritura y la lectura hay una complicidad que solo se puede explicar desde la experiencia misma de la soledad. En soledad se escribe y en soledad se lee. Ambos son placenteros, ambos tienen también el dolor implícito de producir y terminar. El autor concibe, crea, imagina y escribe. El lector descubre con ojos de niño un mundo inexistente que palpita con cada página que se va. Ambos recorren el pasillo de la experiencia a solas.

Sin embargo, resulta sorprendente notar que en el trayecto ambos personajes se descubren y se conectan. Tal acontecimiento pareciera ser un déja vu, porque el mundo de la ficción se nutre de elementos analépticos vívidos y vividos con anterioridad.

Tal es el caso del cuento de Julio Cortázar Continuidad de los parques, en donde los dos microcosmos planteados en la historia tienen un común denominador: el personaje principal, que también es el lector de la historia. La historia crece a niveles insospechados cuando las líneas limítrofes entre realidad-ficción se transgreden. Se fusiona lo intradiegético y lo extradiegético. Es un cuento fantástico.

Escribir y leer. Leer y escribir. Dos mundos separados tan solo por la distancia física.

Quien escribe mira lo intangible y lo crea por medio de las palabras.

Quien lee descubre lo intangible escondido en las palabras y, como resultado final, se produce una alteración en su forma de ver cierta verdad o realidad…

El lector conecta los puntos de la historia contada, porque debemos entender que ninguna historia escrita por ningún genio de la literatura universal está completa sin su respectivo lector. Es, en suma, su complemento. Todo escritor requiere a su lector. Sin lectores, las grandes obras literarias vagarían por el cosmos literario como perdidas, como extraviadas en un mundo sin destino ni fin…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.