Agresividad

By on septiembre 1, 2022

Mascotas

¿Cuestión de raza o de conducta?

El término agresión se refiere a una amplia variedad de comportamientos que se producen por varias causas. Prácticamente todos los animales salvajes son agresivos cuando guardan su territorio, defienden su descendencia o deben protegerse a sí mismos. Las especies que viven en grupos, como los perros, también utilizan la agresión y la amenaza para mantener el orden y negociar las interacciones sociales.

La agresividad canina usualmente proviene del miedo, ya que el propósito de la agresión en un perro es defenderse. Nunca debes castigar a tu perro por gruñir o por cualquier otra muestra de agresión hacia algo que teme.

Más que razas potencialmente peligrosas, existen ambientes potencialmente peligrosos que condicionan la conducta de los perros. El propietario no sólo debe conocer las necesidades físicas del animal, sino también las emocionales.

La agresión hacia las personas, la agresión hacia otros perros, y la agresión hacia otros animales son relativamente independientes de los patrones de comportamiento. Si nuestro perro es agresivo hacia otros perros, eso no quiere decir que sea o vaya a ser agresivo hacia las personas.

A la hora de estudiar el nivel de agresividad en función de la raza se han utilizado principalmente cuatro enfoques: el análisis de las estadísticas de agresiones a humanos, los casos comunicados por clínicas de comportamiento, las opiniones de expertos —como veterinarios y educadores caninos—, y los resultados de prueba de conducta.

Los expertos han encontrado en el genoma canino 11 regiones claramente asociadas con la conducta, frecuencia de aullidos, socialización con los humanos, y otras 136 sugerentes, mientras que las áreas del ADN asociadas a la estética del animal (capa, morfología externa, etc.) son claramente diferentes entre razas como consecuencia de la selección artificial. Los autores proponen que los comportamientos percibidos como característicos de los perros se derivan de miles de años de adaptación.

Lo anterior significa que las razas modernas se diferencian fundamentalmente por rasgos estéticos, no de conducta. Muchos de los casos declarados como agresivos corresponden a las razas más grandes debido a la gravedad de las lesiones que provocan. No es comparable la mordedura de un perro chihuahua a la de un American Staffordshire Terrier. Esto hace que se subestime la agresividad en los ejemplares de menor tamaño.

Un trabajo publicado en la revista Nature, realizado por investigadores de la Universidad de Helsinki, puso de manifiesto que los individuos de razas pequeñas presentan más problemas de conductas violentas que los de mayores dimensiones. La explicación residiría en que los ejemplares de razas pequeñas suelen recibir un trato distinto: acuden menos al educador canino, son sobreprotegidos por sus propietarios y acostumbran ser más miedosos. Por tanto, es el ambiente, a través del aprendizaje, lo que moldea su conducta. Los investigadores han observado que ciertos genes favorecen la aparición de determinados comportamientos, pero la selección genética ha sido muy anterior, evolutivamente hablando, a la aparición de las razas actuales.

Siempre es necesario un diagnóstico preciso para poder ayudar a nuestro perro si presenta agresividad, pero por lo general, este comportamiento atiende a las siguientes causas:

  • Agresión territorial: algunos perros atacan y muerden a un intruso si perciben que su territorio está siendo invadido.
  • La agresión por protección: los perros pueden mostrar un comportamiento agresivo cuando piensan que uno de sus miembros de la familia o amigos está en peligro.
  • Agresión posesiva: muchos perros muestran la tendencia a proteger sus pertenencias de los demás, tanto si las necesitan como si no.
  • Agresión por miedo: un perro miedoso o ansioso puede llegar a ser agresivo si se siente inseguro, acorralado o atrapado.
  • Agresión defensiva: motivado por el miedo; los perros agresivos – defensivos deciden que la mejor defensa es un buen ataque.
  • La agresión social: un perro que se percibe a sí mismo como dominante en jerarquía puede mostrarse agresivo para conservar su estatus o posición social.
  • Agresión por dolor: un perro de carácter apacible y amable puede mostrarse agresivo motivado por el dolor.
  • Agresión por competición sexual: los perros machos pueden competir entre ellos por la atención de las hembras en celo y, del mismo modo, las hembras pueden competir por el acceso a un macho.

Aprende a reconocer las señales que te indican cómo se siente tu perro: lamerse el hocico, apartar la cabeza de aquello que le molesta, meter la cola entre las patas o ladrar.

 Si ves alguna de las señales que indican que tienes perros agresivos, puedes hacer lo siguiente:

  • Elimina la fuente de estrés, miedo o ansiedad de tu perro.
  • Actúa para evitar que la situación vuelva a suceder; por ejemplo, si gruñe porque no le gusta que alguien se le acerque cuando está comiendo, asegúrate de que esto no suceda.
  • Aprende a observar a tu perro, para que puedas saber cómo se siente y cómo se comportará. La mayoría de las agresiones solo ocurren porque los propietarios, sin saberlo, ponen a sus perros en situaciones que no pueden enfrentar.
  • Si la agresión se convierte en un comportamiento regular, busca ayuda profesional de inmediato.
  • Si notas que tu perro es agresivo, evita que se acerque a niños y desconocidos, no arriesgues la seguridad de otras personas.
  • No intentes lidiar con la agresión canina tú mismo. Busca asesoría profesional.

Trabajemos siempre juntamente con nuestro veterinario para determinar si la razón de la agresividad de nuestro perro atiende a un problema orgánico o si es meramente comportamental. Instauremos el tratamiento indicado por él y sigamos las pautas de un etólogo que nos guíe en su terapia de modificación de conducta, en caso de ser necesaria. La determinación de la causa que provoca un comportamiento agresivo es esencial para entender a nuestro perro y buscar una solución adecuada.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.