Suicidio en el Reino Animal

By on junio 3, 2016

Al parecer los animales pueden sentir depresión, e incluso duelo, ocasionando comportamientos autodestructivos que pueden terminar con la muerte.

Al parecer los animales pueden sentir depresión, e incluso duelo, ocasionando comportamientos autodestructivos que pueden terminar con la muerte.

El suicidio animal fue utilizado durante mucho tiempo para definir el suicidio humano; durante el siglo XIX el suicidio animal fue visto como un acto de abuso, locura, amor o lealtad, de la misma forma que el suicidio humano. A pesar de que es imposible determinar lo que impulsa a los animales a la autodestrucción, algunos rasgos específicos asociados con el suicidio humano pueden ser transferidos con éxito a los animales. Los científicos han sido incapaces de explicar si los animales son capaces de acabar conscientemente con sus propias vidas.

Muchos animales que parecen estar deprimidos o en duelo comienzan a mostrar un comportamiento autodestructivo que a veces termina en la propia muerte. En 1845, el Illustrated London News informó que un perro de Terranova había estado deprimido durante un período de días antes de ser visto «lanzarse al agua y tratar de hundirse». Cada vez que fue rescatado intentó hacerlo de nuevo, hasta que finalmente sumergió la cabeza bajo el agua hasta la muerte. Otros perros, así como patos, también se han ahogado a sí mismos. Un pato lo hizo después de la muerte de su compañero. Algunos perros se niegan a alimentarse después de la muerte de su dueño, hasta que mueren.

Los animales no pueden comunicarse como lo hacemos los seres humanos, es por eso que hay que poner especial atención en ciertos cambios en sus comportamientos cotidianos.

Los animales no pueden comunicarse como lo hacemos los seres humanos, es por eso que hay que poner especial atención en ciertos cambios en sus comportamientos cotidianos.

Ante la incapacidad de los animales de comunicarse de la misma forma que los humanos, la depresión en animales se estudia de otro modo, principalmente mediante la observación. Entre los métodos más utilizados se encuentran:

  • El grado de interés por sus alimentos preferidos.
  • La motivación por la actividad sexual.
  • Las relaciones sociales.
  • El sueño.
  • Su forma de actuar ante situaciones estresantes.
La muerte de su dueño puede desencadenar la depresión en algunos perros y gatos.

La muerte de su dueño puede desencadenar la depresión en algunos perros y gatos.

Los perros y los gatos pueden caer en la depresión en situaciones como la separación o muerte de su dueño, hasta el punto de poder llegar a tener ideas suicidas como rascarse hasta sangrar. Es por ello que los veterinarios administran antidepresivos a estos animales, para revertir sus problemas de comportamiento. De hecho, los antidepresivos para humanos funcionan en ellos.

Existe en Escocia un lugar donde los perros van a morir, se llama Overtoun Bridge y puede ser el símil al famoso bosque de Aokigahara en Japón, conocido porque al año hay un alto índice de suicidas que escogen este lugar para morir. Nadie sabe qué motiva a docenas de perros a lanzarse del puente para estrellarse en las rocas y morir ahí.

El suicidio también ha sido observado en las ballenas. En 2009, 28 vacas y toros misteriosamente se lanzaron por un acantilado en el lapso de tres días. Un ciervo saltó de un acantilado provocándose la muerte con el fin de evitar ser capturado por la caza de perros. En 2005, en Turquía, 1.500 ovejas se precipitaron al vacío; unas 400 murieron.

El comportamiento suicida se ha observado más en las hembras que en los machos, y en los vertebrados más que en los invertebrados. También hay ballenas que encallan a propósito, osos encerrados en granjas que matan a sus crías en actos de misericordia, incluso los animales domésticos pueden llegar a matarse.

Los gatos, considerados como seres ausentes, independientes e inexpresivos son, para muchos, más leales y fieles que un perro.

En los felinos se ha observado una mayor propensión a la depresión que puede llegar a la muerte.

En los felinos se ha observado una mayor propensión a la depresión que puede llegar a la muerte.

La depresión felina no sólo se manifiesta por causa de un cambio de hogar, comida, enfermedad o espacio; los gatos también se deprimen debido a la ausencia del humano que aman. Los animales tienen sentimientos e incluso su grado de dependencia emocional con aquellos que consideran su familia es muy alto. Una joven animalista contó que su gato dejó de comer cuando tuvo que darlo en adopción. Entendió que tenía que regresar a su lado e, increíblemente, el fiel felino rompió su «huelga de hambre».

Un hermoso gato de ocho años saltó de un quinto piso sin razón aparente. No obstante, su protectora humana había fallecido un mes antes y solo un familiar venía a alimentarlo. Para aquellos que se identifican con el «dolor animal», esta era una forma de decir: «te extraño».

El grado de sensibilidad que poseen estos misteriosos animales es muy desarrollado. Por lo tanto, es importante fortalecer el grado de responsabilidad que implica adoptar, criar y cuidar un gato.

Solemos pensar que «ellos» tienen siete vidas, no sufren, no sienten, no se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor; pero no es así.

Una eficaz forma de bloquear los sentimientos de soledad de un gato, es considerar tener más de uno en casa; de esta forma centrarán su afecto en la compañía humana y animal, debido a que los casos de gatos «suicidas» son más comunes en hogares con un solo gato.

Para que cuente como suicidio, el principal motivo del animal debería ser sencillamente escapar de su propio sufrimiento, más que dar la vida noblemente por una causa que supera al individuo. Para nosotros, eso es casi imposible de determinar.

¿Los animales se suicidan? Hay opiniones encontradas con el término, pero los animales sí pueden tener conductas autodestructivas que los pueden llevar a la muerte. Decir que se suicidan implicaría aceptar que los animales tienen pensamiento abstracto y eso no es posible; pero al menos, en los gatos, se ha demostrado que cuando pierden las ganas de vivir, dejan de comer hasta morir.

Debido a su encierro, los animales en los zoológicos pueden presentar comportamientos autodestructivos como el auto aislamiento.

Debido a su encierro, los animales en los zoológicos pueden presentar comportamientos autodestructivos como el auto aislamiento.

Se ha visto que los animales encerrados en zoológicos son más propensos a tener comportamientos autodestructivos como aislarse, golpearse en los barrotes, en las paredes, arrancarse el pelo y rechazar el alimento.

El fenómeno del suicidio en animales ha sido estudiado desde 1847; a través de la observación los científicos notaron el caso de la gacela suicida: en Malta una gacela hembra murió por ingerir algo indebido; el macho, pareja de la hembra, estuvo a su lado para que nadie se le acercara, pronto comenzó a estrellar su cabeza contra un muro hasta caer muerto. Ahora se cree que esa gacela presentaba un daño neurológico que lo obligó a suicidarse.

Otro de los casos más famosos fue el de 1997: en la costa australiana más de 600 delfines nadaron contra la corriente hasta que terminaron totalmente encallados, exhaustos y muertos. De toda la diversidad de suicidios de animales registrados por la historia, este llama especialmente la atención por la cantidad de animales muertos y por la especie que cometió el suicidio masivo.

En 1870 al menos 10,000 búfalos se arrojaron a un acantilado sin explicación alguna.

En 1870 al menos 10,000 búfalos se arrojaron a un acantilado sin explicación alguna.

Una historia peculiar y poco documentada dice que en 1870, durante una tormenta invernal, a plena luz del día más de 10,000 búfalos americanos caminaron en fila hasta arrojarse a un acantilado de más de 1,000 metros de altura, ante la incrédula mirada de algunos cazadores. Sus cuerpos cubrían el fondo del desfiladero formando una mórbida pila de 300 metros de altura.

Las ratas que están infectadas con el parásito Toxoplasma gondii pierden el temor a los depredadores, así que tienen más posibilidades de ser comidas por los gatos. El parásito evolucionó para causar ese efecto, pues los gatos son sus principales huéspedes y se benefician al terminar en el intestino de los felinos. Llamar a la conducta de la rata infectada «suicida» es exagerar la definición, pues la rata no está actuando completamente por su voluntad.

No obstante, un estudio de 2013 del Imperial College de Londres encontró que puede haber una conexión entre la infección T. gondii en los humanos y la esquizofrenia. Si aceptamos que los enfermos mentales pueden suicidarse, ¿por qué no las ratas?

El suicidio puede ser difícil de distinguir de un acto de osadía o un accidente, incluso cuando se trata de humanos. Todas las especies pueden sufrir de enfermedades mentales, peces, pájaros y reptiles incluidos; que no se conozca la forma en que lo expresan no quiere decir que sean inmunes al dolor, la pena o la ansiedad. Las enfermedades pueden ser causadas por la pérdida de seres queridos, por un ecosistema que no les agrada, por un evento traumático o por estar en cautiverio.

Si aceptamos que algunos animales pueden sufrir depresión u otras enfermedades mentales, sería razonable suponer que eso podría llevar al suicidio.

Se ha demostrado que los animales no son inmunes al dolor, a la pena o la ansiedad y que además pueden atentar contra su propia vida.

Se ha demostrado que los animales no son inmunes al dolor, a la pena o la ansiedad y que además pueden atentar contra su propia vida.

Aún no se tiene una respuesta 100% satisfactoria pero, cuando abraces a tu mascota, ten por seguro que podrías reconfortarlo en un mal día.

De forma sencilla pareciera que los motivos que impulsan el suicido en el mundo salvaje son los mismos que lo hacen en el ser humano. Pero, ¿en realidad saben que sus actos llevaran a su propia muerte?, ¿o estamos destruyendo el planeta hasta el punto de que incluso los animales ya no lo pueden aguantar?

Dra. Carmen Baez Ruiz

Presidenta Del Muro Merida A.C.

Emails: drabaez1@hotmail.es

carmenmerida@elmuro.mx

Facebook: El MURO (Mérida)

Dale voz a los que no la tienen”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.