Reveladora colección de libros sobre Yucatán del CIESAS Peninsular

By on agosto 22, 2019

edgar rodríguez cimé

En el siglo XXI, el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social Peninsular desarrolló un extenso trabajo en el Archivo de Indias, en Sevilla, España, dando como resultado la colección de libros sobre Historia de Yucatán donde se incluye la gesta heroica de la rebelión maya liderada por Jacinto Uc en el pueblo de Cisteil en 1761, a la cual tuve acceso gracias a mi amigo, el Doctor en Historia Pedro Bracamonte y Sosa.

Una de las principales aportaciones del texto específico sobre este héroe maya –La encarnación de la profecía Canek en Cisteil, del mencionado Bracamonte y Sosa– es aclarar el escenario donde se desarrolló la gesta de Canek: una zona controlada por los dzules (blancos) y una amplia región libre, a partir de Sotuta, Maní, Cochuá y Cupul, que empalmaba con las tierras altas del Petén guatemalteco, donde acudían los fugitivos escapados del control de los criollos.

Otro de los tesoros recordados por los investigadores del CIESAS fue que la organización social maya permitida por los españoles para un mejor control político –la “República de Indios”, que alternaba con la “Provincia de Yucatán” controlada por los dzules– permitió la hibernación del pensamiento maya ancestral, la cosmovisión del tiempo cíclico, así como la existencia de profecías katúnicas que vaticinaban el regreso de un Hombre-Dios para liberar al pueblo maya del invasor.

Asimismo, la información obtenida en las fuentes originales dejó muy clara la existencia previa de otros “Canekes” rebeldes que, partiendo de las profecías augurando el retorno de un Hombre-Dios liberador, habían intentado anteriormente sublevaciones que terminaron en derrotas efímeras: del ah kin Uzuctaay al batab don Juan Yam.

En este escenario, sobresale la formación intelectual de Jacinto Uc por encima de mayas y españoles de la época quien, para empezar, formaba parte de la nobleza maya en la “República de Indios” como mayordomo en la cofradía de Jesús de Nazareno, en Campechuelo, en la villa de Campeche; hablaba dos idiomas (y, al parecer, en su corta estadía en el Convento de la Mejorada aprendió principios de latín, idioma utilizado entonces en la Biblia católica, lo cual le permitió conocer este libro sagrado cristiano); y había aprendido tanto de su cultura materna como de la cultura criolla, al grado de manejar lo mismo las profecías katúnicas o la medicina maya que los pasajes bíblicos.

Asimismo, se define la naturaleza de la subversión: la difícil situación socioeconómica que atentaba contra los derechos del pueblo maya dominado que debilitaba el poder de las élites nativas.

Un elemento de peso aportado por la investigación del CIESAS es la magnitud de la rebelión, que abarcó tanto a pueblos de la zona controlada como de la región libre, lo cual muestra la aceptación de la convocatoria a la guerra contra los dzules por parte de la población maya; se habla de 2,500 a 3,000 rebeldes nativos reunidos en esos breves días en Cisteil.

La investigación rescata un detalle del carismático dirigente: su atrayente personalidad, sobresaliendo su estética nativa pues, rescatado de documentos originales de la época en el Archivo de Indias (donde se remitían todos los documentos a los reyes de España), aparece un documento donde un halach uinic lo describe como “un extranjero bien parecido” llamando a la lucha de liberación maya.

Finalmente, la interpretación del CIESAS en los resultados de esta gesta es muy ilustradora pues, considerada la cultura maya como el motor de esta lucha armada, a pesar de la derrota militar, resulta un triunfo haber conseguido la permanencia del pensamiento cíclico para seguir alimentando la rebeldía nativa que casi 100 años después explotaría en la llamada Guerra de Castas de 1847 a 1901, liderada por los halach uinic Manuel Antonio Ay, Jacinto Pat y Cecilio Chí.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste