Pulgas

By on enero 25, 2024

Plagas

Las pulgas son pequeños insectos que se alimentan de la sangre de los humanos, los perros, los gatos y de otros animales de sangre caliente. Los sifonápteros (Siphonaptera, del griego antiguo σίφων síphōn, ‘canal, tubo’, y ἄπτερα áptera, ‘sin alas’) son un orden de pequeños insectos ápteros, conocidos popularmente como pulgas.

Las pulgas son parásitos externos hematófagos (se alimentan de la sangre) de diversos animales y humanos, y pueden ejecutar saltos largos en proporción a su tamaño, pudiendo así alcanzar fácilmente a nuevos huéspedes, gracias a que en sus articulaciones poseen resortes de la proteína más elástica conocida, la resilina, igual que otros insectos como saltamontes y langostas.

Se conocen unas mil 900 especies. Las primeras pulgas conocidas vivieron en el Jurásico medio; las formas de aspecto moderno aparecieron en el Cenozoico. Las pulgas probablemente se originaron primero en los mamíferos y ampliaron su alcance a las aves. Cada especie de pulga se especializa, más o menos, en una especie de hospedador: muchas especies de pulgas nunca se reproducen en ningún otro hospedador; otras son menos selectivas. Algunas familias de pulgas son exclusivas de un solo grupo de hospedadores; por ejemplo, los Malacopsyllidae sólo se encuentran en armadillo, los Ischnopsyllidae sólo en murciélago y los Chimaeropsyllidae sólo en musaraña elefante.

Las pulgas son invertebrados pequeños (de 1.5 a 3.3 mm. de largo) que carecen de alas, son muy ágiles, de color generalmente oscuro (por ejemplo, la pulga de los gatos es de color rojizo-parduzco) y cuentan con un mecanismo bucal de tubos especialmente adaptado para poder alimentarse de la sangre de sus huéspedes. Tienen el cuerpo comprimido lateralmente, lo que les permite desplazarse con facilidad entre los pelos o plumas del huésped. Tienen las patas largas y las traseras están adaptadas para el salto, que puede ser de hasta 18 cms. en dirección vertical y 33 cms. en dirección horizontal.

El cuerpo de la pulga es duro, pulido, y está cubierto con muchos pelos y espinas cortas dirigidas hacia atrás. Esta característica les asegura un tránsito fluido entre los cabellos del huésped. La dureza de su cuerpo les permite soportar grandes presiones (probablemente como resultado de una adaptación para sobrevivir al rascado, etc.), incluso la ejercida por los dedos humanos.

Las pulgas prefieren vivir en los gatos y perros. También se pueden encontrar en los humanos y otros animales de sangre caliente. Es posible que los dueños de las mascotas no sean afectados por las pulgas hasta que sus mascotas hayan estado ausentes por un período de tiempo. Las pulgas buscan otras fuentes de alimento y comienzan a picar a los humanos.

Ciclo de vida

Las pulgas son insectos holometábolos, es decir, tienen metamorfosis completa y pasan por un completo ciclo vital con estadios de huevo, larva, pupa y adulto. El periodo en que se completa el ciclo de huevo a adulto varía de dos semanas a ocho meses dependiendo de la temperatura, humedad, alimento y especie. Normalmente, tras alimentarse de sangre, la hembra deposita entre 15 y 20 huevos por día, hasta 600 en toda su vida, usualmente sobre el hospedador (perros, gatos, ratas, conejos, ratones, ardillas, ardillas listadas, mapaches, zarigüeyas, zorros, pollos, humanos, etc.). Los huevos depositados sueltos en el pelaje caen en su mayor parte por todos lados, especialmente donde el hospedador descansa, duerme o nidifica (alfombrillas, alfombras, muebles tapizados, cajas de perros y gatos, perreras, cajas de arena, ascensores de edificios donde se acuestan los perros, gatos, etc.)

Larva de pulga

Los huevos eclosionan entre dos y catorce días después de la puesta. De ellos salen larvas vermiformes de vida libre. Las larvas se refugian en las grietas y hendiduras del suelo, a lo largo de los rodapiés, bajo los bordes de las alfombrillas, en muebles o camas, dentro de las edificaciones. Si el desarrollo es a la intemperie tiene lugar en suelos de arena o grava (cajas de arena húmedas, bajos de las casas sucias, bajo los arbustos, etc.) donde el hospedador puede descansar o dormir. La arena y grava son muy adecuadas para el desarrollo larvario, que es la razón por la que las pulgas son llamadas erróneamente “pulgas de arena”. Las larvas son ciegas, evitan la luz, pasan por tres mudas larvarias y tardan de una semana a varios meses en desarrollarse. Su alimento consiste en sangre digerida de las heces de pulgas adultas, piel muerta, pelo, plumas y otros restos orgánicos (las larvas no chupan sangre).

Las pupas maduran al estado de adultos dentro de un capullo de seda tejido por la larva, el cual adhieren al pelo de mascotas, fibras de alfombras, polvo, trozos de hierba y otros restos. En alrededor de cinco a catorce días emergen las pulgas adultas o pueden permanecer en estado latente en el interior del capullo hasta detectar vibración (movimiento de personas o mascotas), presión (el animal hospedador apoyado sobre ellas), calor, humedad o dióxido de carbono (significando que una potencial fuente de sangre está cerca). La mayoría de las pulgas pasan el invierno en el estado de larva o pupa con mejor supervivencia y crecimiento durante inviernos cálidos y húmedos y en la primavera.

En la mayor parte de los casos las pulgas son sólo una molestia para sus huéspedes, pero algunas personas y animales sufren una reacción alérgica a la saliva de la pulga, produciéndose erupciones. Las picaduras de pulga generalmente tienen como resultado la formación de unas zonas inflamadas y ligeramente elevadas que producen picazón y que tienen un solo punto de picadura en el centro.

Las pulgas también pueden transmitir enfermedades como el tifus y la devastadora peste bubónica, transmitida entre roedores y humanos por la pulga de la rata de alcantarilla (Nosopsyllus fasciatus) y la pulga de la rata negra (Xenopsylla cheopis). Las picaduras de pulga provocan la formación de un nódulo ligeramente elevado, hinchado e irritante en la epidermis en el lugar de cada picadura, con un único punto punzante en el centro, como una picadura de mosquito. Esto puede provocar una enfermedad cutánea eczematous pruriginosa llamada dermatitis alérgica a las pulgas, que es común en muchas especies huésped, incluidos perros y gatos.

Las picaduras suelen aparecer en racimos o líneas de dos picaduras, y pueden permanecer con picor e inflamadas hasta varias semanas después. Las pulgas pueden provocar una caída secundaria del pelo como consecuencia de los frecuentes rascados y mordiscos del animal. También pueden causar anemia en casos extremos.

Prevención

Es posible que no siempre sea prevenible. El objetivo es deshacerse de las pulgas. Esto se puede hacer tratando con químicos (pesticidas) su casa, mascotas y otras áreas externas. Los niños pequeños no deben estar en la casa cuando se usen pesticidas. Las aves y los peces deben estar protegidos cuando se rocían químicos. Los vaporizadores caseros y los collares antipulgas no siempre funcionan para eliminar a dichos insectos. Hable con el veterinario siempre que necesite ayuda.

 

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.