PRI: Ancianidad Política

By on junio 14, 2019

Editorial

Editorial242019_1

Con noventa años de existencia, las antiguas raíces del árbol político revolucionario sobre cuyo tronco se han sostenido grupos de poder y decenas de parvadas de aves de paso, creando nidos en sus frondosas ramas, comienza a dar muestras de severa senilidad, debilidad extrema, convirtiéndose en un tronco lleno de muñones por ramas cortadas bruscamente, no con precisión de cirujanos arbóreos, sino por calificados taladores de prebendas.

Muy pocos se han preocupado, en sus nueve décadas de triste existencia, por atenderlo con fertilizantes, podar algunas ramas secas, o de brindarle atenciones oportunas como el riego, por ejemplo, con algo de aguas limpias y oportunas.

Por lo general, se le ha despojado de sus frutos trianuales o sexenales, usado sus semillas para convertirlas en muy apreciados productos financieros depositados y/o invertidos en otros lares, ajenos todos ellos a nuestro país. El viento ha llevado a otros lugares sus justificadas penas y dolores.

Es ahora, con la senilidad en sus entrañas, que la fauna que otrora utilizó como hábitat, va migrando a otros espacios, más lejanos o más propicios a su voracidad y ansias de enriquecimiento.

El ciclo de la vida útil ya no lo considera apropiado para restaurarlo y darle continuidad por un tiempo adicional.

El comentario anterior, alusivo a la vida vegetal, es aplicable también a la vida de cualquier partido político considerado herramienta para lograr aspiraciones, enriquecimiento económico, posicionamiento social y/o político y, además, generar bienes económicos y fortuna, no necesariamente obtenidos con el sudor propio o a través de un duro y sostenido esfuerzo individual aplicado.

Lo que sí es común es que los principios morales, éticos, pasen a segundo término.

Las anteriores reflexiones acuden cuando van llegando informaciones sobre cómo utilizar el escudo y los colores del PRI, como baluarte aún útil para unos próximos movimientos electorales. Un PRI en la actualidad carente de liderazgos auténticos masivos, de gran peso, en el sector agrario, el obrero y el sector popular. Una Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, con dirigencias y sin militancia; un gremio magisterial que ha encontrado fuerza propia, y grupos estratégicos como electricistas y ferrocarrileros, están a la zaga en lo político.

Pero, además, el censurado tema de las concertacesiones está muy cercano en los recuerdos, asociado a dañar estratégicamente al PRI, utilizándolo como pantalla mediante acuerdos previos entre grupos de gran poder económico corrupto con dirigencias priistas nacionales. ¿Aliarse con los adversarios? Imposible ideológicamente, pero razonable políticamente, en la lucha entre grupos del otrora partido mayoritario, el PRI.

Así fue como las cúpulas tuvieron injerencia no declarada sobre el asesinato de Colosio y llamaron a Zedillo para suplirlo; así también ocurrió cuando, en lugar de fortalecer a Víctor Cervera Pacheco como su candidato para Alcalde de Mérida, doblaron las manos con 12,400 votos surgidos de la concertacesión y acuerdos cupulares que acabaron en Yucatán, por siempre, con los liderazgos auténticos del PRI.

Y ahora, al parecer, se convoca a una Unión de Fuerzas que revitalice a un PRI carente de estructuras, sin liderazgos reales y ejemplos a seguir en nuestro Yucatán actual, pintado de todos los colores políticos especialmente el moreno.

¿Funcionará el injerto para un nuevo Frankenstein?

One Comment

  1. Isaias pliego Saldaña

    julio 27, 2019 at 8:23 am

    Ese partido fue creado para la destrucción de este país, y casi lo logra, sus raíces y fundamentos son transnacionales, atropellando por inicio a Vasconcelos y poderse alzar con la posesión de esta país.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste