Paz, Anhelo Supremo

By on marzo 4, 2022

Editorial

En tanto la Madre Naturaleza es generosa al iniciar la estación florida anual de la primavera, los seres humanos, destructores de nuestro hábitat con usos y abusos en todos los continentes, continuamos agrediéndola, no solamente cotidianamente, sino también creando conflictos políticos que, a lo largo y ancho del planeta, destruyen con explosivos, bombas y obuses de alta potencia el hábitat humano en varias regiones.

Proyectiles, bombas, sangre derramada en luchas fratricidas, son ahora cosa frecuente.

Si antes las religiones nos enfrentaron en nombre de distintos dioses y creencias, ahora son las ansias de dominio sobre territorios por sus yacimientos petrolíferos o sus grandes extensiones de materias consideradas estratégicas, todo para empoderar a una que otra potencia, haciéndola prevalecer sobre alguna otra por su valor estratégico.

Con todos estos movimientos, nos olvidamos de que vivimos y convivimos en un mundo compartido, al que día a día golpeamos con nuestra ignorancia.

Una primavera de sangre y muerte como la que se anticipa es ajena a los principios de la vida humana en la Tierra.

No son los animales de los zoológicos quienes deberían ser encerrados, sino los seres cada vez menos humanos que poblamos la Tierra.

Nos ha dividido en el pasado el color de nuestra piel, privilegiando algunos por encima de los demás.

El mito de creyentes en la sangre pura, después de siglos de mestizaje, fue también motivo de enfrentamientos, muerte y abusos.

Hemos atesorado la Tierra, haciendo de unos cuantos sus amos y a los demás dependientes de sus productos.

Nos decimos los seres más inteligentes de este planeta sin serlo, por lo menos en acciones concretas.

¿No será acaso que ha llegado la era de la reflexión, de la madurez humana, de la paz?

Reflexionemos en ello y hallaremos que, aunque por ahora continúa como un sueño distante, aún es posible lograr para todos paz en las conciencias y espacios de hermandad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.