Oscar Chávez (1935 – 2020)

By on mayo 1, 2020

In Memoriam

Miguel Elenes

En el mes de octubre del 2002, luego del desastroso paso del Huracán Isidoro por la península de Yucatán, un grupo de amigos –encabezados por el aguerrido Ricardo Pat– me invitó a participar en la organización de un concierto en la ciudad de Mérida a beneficio de un pueblito costero de Yucatán que había sufrido graves daños.
El único artista que se presentaría, no hacía falta más, era Óscar Chávez, el gran referente de la música popular mexicana de la segunda mitad del siglo XX. Antes de él sólo puedo imaginar a Pedro Infante y, ya muy ajustados, a Javier Solís. Pero ninguno de ellos con una faceta social equiparable a la de Chávez. Además de gran cantante, compositor y divulgador incansable de la música tradicional, Óscar Chávez fue un luchador social y representante máximo de la ‘canción de protesta’ de las décadas de 1960 y 70.
La mañana previa al concierto, que se celebraría en el popular Teatro ‘Daniel Ayala’, se convocó a una conferencia de medios en la que se podría entrevistar al que yo, siendo un cinéfilo irredento, prefería referirme como ‘El estilos’, por su debut protagonista en la película de culto ‘Los caifanes’ de 1967.
Yo me encargué de presentarlo y, por ser parte de los organizadores, no tenía opción de preguntarle algo que me había cuestionado toda la vida: ¿Por qué dejó la actuación y se dedicó exclusivamente a la música? Me parecía ilógico luego de su promisorio debut.
Así que le pedí a otro de los organizadores, al querido Carlos Vivas, que se mezclara entre los reporteros y se lo preguntara por mí.
Su respuesta fue muy emotiva. Primero dijo que lo que él siempre había soñado en la vida era ser actor, nada más que actor; lo de la cantada era algo que hacía para él y sus amigos, una diversión. En aquella época era miembro del sindicato de actores que luchaba en contra de las grandes corporaciones del cine y la TV, razón por la que fue vetado del mundo de la actuación. Por ello había tenido que recalar en la música como única forma de subsistencia. Que cada quien saque sus conclusiones de ese viraje obligado.
Así fue el día que conocí a ‘El estilos’, y que guardo en mi memoria como un gran regalo de la vida.
Un abrazo donde quiera que estés, querido Óscar, supongo que ahora ni Dios ni el diablo te impedirán hacer lo que realmente querías hacer.
Ricardo D. Pat Pech
Carlos Moisés Vivas Robertos

Queridos amigos, disculparán las lagunas mentales y las licencias literarias, pero a casi 20 años de aquel evento, lo recuerdo más con el corazón que con la cabeza. ¡Abrazo fuerte!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.