On Stage, banquete auditivo que nos legó Rainbow

By on julio 4, 2019

STAGE_01

Cuando, en 1974, Ritchie Blackmore decidió renunciar a Deep Purple parecía una apuesta arriesgada; la banda británica, pese a la baja de calidad compositiva tras la disolución del Mark II, seguía activa con David Coverdale, Jon Lord, Ian Paice y Glenn Hughes. De hecho, sus dos últimos álbumes –“Burn” (1974) y “Stormbringer” (1974) – vendieron en conjunto dos millones 60 mil copias.

Pero Ritchie estaba decidido a realizar su anhelado sueño: fusionar el hard rock con la música clásica, llevar más a fondo lo realizado con Deep Purple, sobre todo en discos como ‘In Rock’ (1970), ‘Fireball’ (1971), ‘Machine Head’ (1972) y ‘Who Do We Think We Are” (1973). Llegó a detestar el sonido funk aportado por Hughes y apostó todo a Rainbow, reclutando a un personaje clave para el desarrollo del rock neoclásico: Ronnie James Dio.

Con su nuevo grupo, Ritchie grabó dos álbumes de estudio: “Ritchie Blackmore’s Rainbow” (1975) y ‘Rising’ (1976), antes de decidir realizar un álbum en vivo, capturando la energía que desplegaban en concierto Ritchie Blackmore en la guitarra, Ronnie James Dio en la voz, Cozy Powell en batería, Jimmy Bain en bajo y Tony Carey en los teclados, la formación que grabó ‘Rising’, una pieza maestra del rock.

El resultado fue “On Stage”, álbum doble que registró conciertos efectuados en Alemania y Japón en septiembre y diciembre de 1976, respectivamente, producido por Martin Birch, así que todo el poder y virtuosismo plasmado en el escenario quedó debidamente testimoniado.

El doble elepé fue lanzado el 7 de julio de 1977 y, desde el explosivo arranque con ‘Killing the King’, rola inédita que después formaría parte del ‘Long Live Rock ‘N’ Roll’ de 1978, quedaba claro que Ritchie Blackmore no se había equivocado, pues la energía, calidad y virtuosismo de todos los participantes era realmente alto. Me atrevo a afirmar que, si esta alineación hubiese permanecido junta algunos años más, hubieran pateado muchos traseros.

Tras el intro con un fragmento del filme El Mago de Oz, el grupo, comandado por

Ritchie Blackmore y su alucinante guitarra, realmente demuestra el poderío de Rainbow, con el gran Ronnie James Dio desplegando su majestuosa voz, la bestia de las percusiones Mr. Cozy Powell aportando contundencia y sincronización exacta con el destacado bajista Jimmy Bain, y Tony Carey con sus profundos teclados.

STAGE_02

La producción de Martin Birch es buenísima. Además, se atrevió a mezclar partes de un tema de un concierto, y completarlo con el resto de otro, como sucedió con ‘Kill the King”, cuyo primer minuto fue tomado de un concierto en Nuremberg y el resto fue añadido de otra actuación en Münich.

Brillan ‘Man on the Silver Mountain’, del primer álbum de estudio, grabada en Tokio el 16 de diciembre de 1976, al igual que ‘Blues’, registrada en esa misma actuación.

La extensa versión de ‘Catch the Rainbow’, de más de 15 minutos, fue grabada en Osaka el 9 de diciembre de 1976, y ‘Mistreated’ en Colonia, Alemania en septiembre de 1976.

El único pero que le pongo es que, salvo un fragmento de ‘Starstruck’, no incluye temas del álbum ‘Rising’ (1976). A pesar de todo, este disco es de colección obligada, muy disfrutable, además de ser un documento sonoro que testimonia la savia mágica de estos precursores del mejor rock neoclásico.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste