Monografía de la Universidad de Yucatán – IX

By on junio 11, 2020

IX

CAPÍTULO VI

UNIVERSIDAD DE YUCATÁN

(Segunda Época:1938 a nuestros días)

FRANCISCO REPETTO MILÁN

El 25 de febrero de 1955, el Consejo Universitario, en sesión extraordinaria, designó Rector Interino de la Universidad Nacional del Sureste, por fallecimiento del Titular, al Abogado Francisco Repetto Milán, quien ocupaba antes la Secretaría General.

El Abogado Francisco Repetto Milán ocupó la Rectoría de la Universidad durante quince años y cuatro meses, del 25 de febrero de 1955 al 6 de julio de 1971, en que el Consejo nombró al nuevo rector, Dr. Alberto Rosado G. Cantón. Competentísimo profesional, de gesto grave y clara visión de la problemática universitaria, y carácter mesurado y firme, el Abogado Repetto Milán encaminó su labor a prestigiar prioritariamente los estudios universitarios, atendiendo a la disciplina interior y al desarrollo del trabajo académico y de investigación.

Con el Lic. Repetto Milán inició la Universidad un proceso de desarrollo acelerado. Consolidada definitivamente su estructura, aceptando el principio de autonomía en cuanto a su régimen interior, y puestas las bases de su crecimiento integral, la labor de la Rectoría cayó en terreno fértil y los frutos comenzaron a recogerse, excelentes y abundantes, lo mismo en orden académico, que en los trabajos de investigación y de proyección e intercambio cultural.

Desde 1955, inmediatamente después de hacerse cargo de la rectoría el Abogado Repetto Milán, comenzaron las manifestaciones de su talento creador aplicado al desarrollo universitario. Estableció el nuevo Plan de Bachillerato en dos años de preparación general y uno de especialización, dividiendo las especialidades en tres ramas: Ciencias Biológicas y Físico Químicas; Ciencias Sociales y Ciencias Matemáticas. Estableció los Cursos de Verano sobre los aspectos fundamentales de la Cultura en Yucatán; gestionó ante la Federación el equipamiento de los laboratorios para las escuelas Preparatoria y de Química y Medicina, que con un costo de $300,000 adquirió al fin la Universidad en abril de 1956.

Su interés por la cultura general se tradujo en una atención preferente al sistema bibliotecario, comenzando el enriquecimiento del acervo de la Biblioteca Central y la creación de Bibliotecas especializadas en cada una de las Facultades y Escuelas.

A propuesta suya, el 7 de octubre del 58 la Universidad recuperó su nombre de Universidad de Yucatán, que conserva hasta la fecha.

Las mejoras tanto en el edificio central, como en las escuelas de Odontología, de Química de Medicina y de Jurisprudencia, se sucedían constantemente. En noviembre de 1958, fue inaugurada la nueva Facultad de Jurisprudencia, la cancha deportiva y el Teatro de la Universidad.

Fueron creadas las carreras de Químico Farmacobiólogo y Químico Industrial, carrera esta última que posteriormente se adicionó con un año de estudios para alcanzar el grado de Ingeniero Químico. En 1959, se creó la carrera de Filólogo Maya, bajo la Dirección del maestro Alfredo Barrera Vázquez; en 1962, la Escuela de Comercio y Administración. En 1963, la Escuela de Matemáticas. En 1964, el Instituto Universitario para Investigaciones Fundamentales en Yucatán, creado con fondos de la Fundación Ford y el Consejo Nacional de Ciencias. En 1966, inició sus actividades Radio Universidad, con 250 vatios de potencia y 1,400 kilociclos, bajo las siglas XERUY. En el mismo año de 1966 se creó la Licenciatura en Antropología bajo la coordinación de la Universidad de Yucatán y el Instituto Yucateco de Antropología e Historia. En 1970 se inauguraron las Escuelas de Medicina Veterinaria y Zootecnia y la Escuela de Ciencias Antropológicas; todas estas escuelas fueron dotadas de mobiliario y equipo suficientes para cumplir su cometido.

En el aspecto social y sociocultural, la Universidad fue huésped de distinguidos visitantes, así como organizadora y participante de eventos varios de gran trascendencia y a la sombra de la Universidad de Yucatán, Mérida se convirtió en anfitriona de grandes personalidades nacionales y extranjeras que se reunieron para intercambiar conocimientos científicos y vivencias culturales.

En 1960, se celebró en esta ciudad de Mérida la Segunda Reunión Regional de Rectores de Universidades de la Zona Sur-Sureste de México, primer evento de este tipo que se realizó en Yucatán. En septiembre del propio año, el VI Congreso Nacional de Matemáticas, presidido por el Dr. Alfonso Nápoles Gándara; en febrero de 1961, la XI Reunión Dental de Provincia, y en junio del propio año, una Delegación de la Universidad Japonesa de Tamagawa fue recibida por la Universidad de Yucatán, dentro del programa de la Embajada Cultural de Buena Voluntad de esta Universidad Japonesa cuyo Rector, Dr. Kuniyoshi Obara, trajo a Yucatán la estatua de bronce del sabio investigador japonés Hideyo Noguchi, ligado con deuda de gratitud a la Facultad de Medicina de la Universidad de Yucatán. En el mes de noviembre de este mismo año de 1961, se inauguró una exposición de la obra de los grabadistas nacionales Leopoldo Méndez y Alfredo Zalce, así como el grabadista yucateco Fernando Castro Pacheco, con temas de la Revolución Mexicana. En el mes de enero de 1962, el Lic. López Mateos fue homenajeado con una cena ofrecida por la Universidad de Yucatán y la ANUIES, cuyo presidente era el Rector Abogado Francisco Repetto Milán, en el edificio central Universitario. En 1966, del 28 de noviembre al 17 de diciembre, se impartieron en el local de la Biblioteca Central los primeros Cursillos de Biblioteconomía, tendientes a capacitar al personal encargado de este Departamento, cursos a cargo del Dr. Jorge Arellano Trejo, Director de Bibliotecas de Ciencias Médicas del IMSS.

En abril de 1967, se celebró el Primer Seminario de Cultura Maya; en 1968, el Segundo Seminario, y en 1969, en el mes de octubre, el Tercer Seminario sobre esta especialidad.

En 1967, con gran lucimiento se celebró el Primer Centenario de la Fundación del Instituto Literario de Yucatán y, en octubre del propio año, el Centenario de las Facultades de Jurisprudencia y de Química. En relación al Centenario del Instituto, en el certamen literario convocado fueron ganadores del primero y segundo lugar, respectivamente, en el renglón de Ensayo Histórico, la Br. Candelaria Souza de Fernández y el Lic. Federico Stein Sosa; en Poesía ocupó el primer lugar Carlos Duarte Moreno, el segundo, Alberto Bolio Avila, y el tercero José Martínez Novelo.

En junio de 1968 se realizó la Conferencia Regional de Geografía del Sureste, bajo el patrocinio de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

En 1970 se celebró el V Congreso Mexicano de Química Pura y Aplicada, en el mes de febrero, y en el mes de abril las Jornadas Nacionales de Orientación Vocacional y la XIII Reunión de la Asociación de Facultades y Escuelas de Medicina, inaugurándose con este motivo la Biblioteca Ignacio Vado Lugo de nuestra Facultad de Medicina. En enero de 1971 se celebró el Seminario Regional sobre la Reforma Educativa.

Importantísimo es resaltar la participación de los estudiantes en este florecimiento cultural universitario. Ya desde 1936, siendo Rector el Dr. José Jesús Amaro Gamboa, los estudiantes de las distintas Facultades tenían representación en el Consejo, participando activamente en un plan demócrata en la programación del trabajo universitario.

De aquí que la labor de las sociedades estudiantiles se haya caracterizado durante este tiempo por su militancia cultural. La Organización de Prensa Universitaria programó en noviembre del 66 el Primer Seminario Estudiantil de Periodismo, y en marzo del 71 el Seminario de Prensa Estudiantil, bajo la coordinación de la Asociación de Periodistas Estudiantiles del Sureste A.C., eventos ambos que despertaron gran interés en el medio. En los numerosos certámenes organizados por la Universidad de Yucatán, por la Revista de la Universidad, que era su órgano informativo, y en eventos organizados por otros departamentos o clubes, como el Club Cultural Avance o la Mesa Redonda sobre Literatura Yucateca, convocada por el Suplemento Cultural “Artes y Letras” de Novedades de Yucatán, en septiembre de 1967, la presencia de la juventud universitaria fue factor determinante para el éxito alcanzado en estos actos.

En el aspecto deportivo, desde 1962, en que se celebraron los Primeros Juegos Deportivos Preparatorianos, el entusiasmo juvenil se mantuvo, y en marzo de 1965 los Primeros Juegos Deportivos Universitarios de Invitación concentraron en la Universidad a deportistas estudiantiles de todo el Estado, con tanto éxito, que han venido celebrándose año con año, de suerte que en 1971, fecha de separación del Abogado Repetto Milán de la Rectoría, se efectuaron los VII Juegos Deportivos de Invitación.

Durante la Rectoría del Abogado Repetto Milán fueron otorgados los siguientes Títulos de Doctor Honoris Causa:

El 19 de marzo de 1955 el Dr. José Ángel Ceniceros fue nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional del Sureste.

En 1956, el Lic. Antonio Mediz Bolio fue declarado Doctor Honoris Causa de la UNSE.

El 9 de agosto de 1957, el Dr. Jean Alfred Geaugnet, Rector de la Universidad de Bruselas, es declarado Profesor Extraordinario de la UNSE y el Dr. Efrén C. del Pozo, Profesor Extraordinario de la Facultad de Medicina.

El 17 de marzo de 1959, el historiador J. Eric Sidney Thompson fue declarado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Jurisprudencia.

El 10 de diciembre de 1959, el Lic. Adolfo López Mateos fue declarado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Jurisprudencia. En relación con este homenaje, cabe significar que el entonces Presidente López Mateos dijo al recibir el Título que: “se hace en este acto un homenaje, no al Presidente de la República, sino a un Universitario que desde las muy lejanas épocas de su juventud luchó por la autonomía de las universidades de México, que hizo la autonomía de Instituto Científico y Literario de Toluca y creó la Universidad del Estado de México.”

El 5 de abril de 1960, el Ing. Víctor Bravo Ahuja fue declarado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Ingeniería.

El 22 de julio de 1960 fue declarado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Jurisprudencia el Lic. José Esquivel Pren.

El 6 de abril de 1963, reciben el Doctorado de nuestra Facultad de Altos Estudios, el filósofo Agustín Basave Fernández del Valle, el Lic. Alfonso Ortega Martínez, el Ing. José Antonio Padilla Segura, el Dr. Jean Poivilliers, el Dr. Arturo Rosenblueth Sterns, el dramaturgo Rafael Solana y el Historiógrafo Dr. Silvio Zavala.

El 6 de abril de 1965 fue declarado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Jurisprudencia el arqueólogo, antropólogo y Doctor en Humanidades, Ralph L. Roys.

El 27 de julio de 1965, la poetisa Annamaría Navarra de Puccini y el Dr. Giovanni dalla Poza recibieron el Doctorado Honoris Causa de la Facultad de Altos Estudios.

 

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.