Martín Birch, el ingeniero y productor supremo del Rock

By on agosto 13, 2020

In Memoriam

Uno de los más brillantes productores en la historia del rock descansa en paz desde el domingo 2 de agosto: ni más ni menos que el gran Martin Birch, uno de los nuestros, uno de los personajes claves en el desarrollo de esta mágica historia sonora.

Su legado es grande, pues participó con varias de las más emblemáticas bandas del rock mundial, dejando un arsenal de álbumes que siguen escuchándose acojonantes. Dada la importancia del personaje y que su obra es vasta e interesante, dividiremos esta reseña de su vida e influencia en varias entregas.

Birch realizó sus pininos como ingeniero de grabación a finales de 1968 con el álbum debut de Fleetwood MacThen Play On”, una labor que le llevó algunos meses.

Invitado por su amigo Mickie Most, se integró a las sesiones de un guitarrista que estaba despertando atención dada su depurada técnica, el disco en cuestión fue el famoso “Beck-Ola” del Jeff Beck Group, grabado del 3 al 19 de abril de 1969.

Respaldando la labor de producción de Most, trabajó en 3 estudios de Londres, y uno más en Nueva York.

En noviembre de 1969 lo invitaron a participar en un ambicioso proyecto de grabación que se realizaría en el Royal Albert Hall en el que participaría la Orquesta Sinfónica de Londres y una banda llamada Deep Purple. El “Concerto for Group and Orchestra” requirió su labor de ingeniero, bajo las órdenes de la banda, que asumió la producción. El concierto fue grabado en vivo el 24 de septiembre de aquel año, impactando a Martin, quien se juró que trabajaría con esa banda de virtuosos en cada álbum que realizaran, lo que cumplió con creces.

En octubre de 1969, comenzó a trabajar como ingeniero con Ritchie Blackmore, Jon Lord, Ian Gillan, Roger Glover e Ian Paice en varios estudios en las sesiones del clásico “In Rock”, que se extendieron hasta abril de 1970.

En febrero acomodó sus tiempos para poder participar en el elepé “Thank Christ for the Bomb” de The Groundhogs.

De mayo a mediados de junio estuvo con Peter Green para dar vida a “The End of the Game”; y de inmediato comenzó a trabajar como ingeniero en “Kiln House”, la segunda placa de estudio de Fleetwood Mac que se terminó de grabar en julio siendo lanzada en septiembre.

Eso le permitió ese mismo mes comenzar a trabajar en el debut discográfico de Wishbone Ash, que fue liberado en diciembre, así como en el disco “Long Player” de The Faces cuyo cantante, un tipo llamado Rod Stewart, había hecho amistad con Birch desde que lo conoció grabando para la banda de Jeff Beck. El último mes del año lo utilizó para estar en la grabación del debut de la banda sueca de rock Toad.

Los primeros álbumes donde Martin Birch participó como ingeniero le valieron excelentes recomendaciones. Pronto todos lo querían en sus discos.

Birch arrancó 1971 trabajando con Jon Lord en el elepé “Gemini Suite”, lanzado como su primer proyecto solista, registrado en marzo en los legendarios estudios Abbey Road donde grababan los Beatles.

De marzo a abril estuvo en las sesiones del debut de Stackridge; tras esto inició labores en el segundo disco de estudio de Wishbone Ash, titulado “Pilgrimage”, que lo mantuvo ocupado todo el mes de mayo.

Su reputación comenzó a aumentar la demanda por sus servicios, así que pudo trabajar en las grabaciones realizadas en 1970 en lo que terminó siendo titulado “Hooker’n’Heat”, donde el legendario John Lee Hooker unió fuerzas con Canned Heat.

Una aventura poco conocida sucedió cuando el productor Clifford Davis le pidió ayuda para grabar en tiempo récord la segunda placa de estudio de un grupo llamado Skid Row, donde tocaba un talentoso guitarrista irlandés llamado Gary Moore. En tan solo 34 horas, Birch colaboró como ingeniero para terminarlo, y por ello llevó ese título.

Volvió a trabajar con Deep Purple de septiembre a junio de 1971, retornando como ingeniero para “Fireball”, la esperada obra de los virtuosos británicos que habían impactado con su anterior elepé.

Del 6 al 21 de diciembre regresó para trabajar con el Púrpura Profundo en un álbum que se convertiría en un gran clásico mundial: “Machine Head”, piedra angular del hard rock y el heavy metal, de donde surgieron clásicos inmortales como “Space Truckin’”, “Highway Star” y “Smoke on the Water”.

No tuvo momento de reposo, pues de inmediato inició labores en el mismo cargo para “Bare Trees” de Fleetwood Mac, que fue lanzado en marzo de 1972.

Aquel año lo inició en sus habituales funciones de ingeniero en el álbum “Argus” de Wishbone Ash, una etapa en la que se sentía muy orgulloso de su labor, pero en su interior sentía que estaba preparado para iniciar su carrera como productor, oportunidad que se le presentó a través de la banda liderada por el cantante y actor Michael Des Barres llamada “Silverhead”, la cual había firmado con el sello Purple Records, siendo Ritchie Blackmore quien lo recomendó para dicha tarea.

Su debut como productor lo entusiasmó lo suficiente para querer repetir la experiencia. Sin embargo, la invitación de Jon Lord para que participara en las sesiones del “Who Do We Think We Are” resultó demasiada atractiva, sobre todo porque se llevó a cabo de julio a octubre de 1972 en Roma, Italia, y Frankfurt, Alemania, utilizando la célebre unidad móvil de los Rolling Stones.

Martin Birch con Roger Glover y Ritchie Blackmore, miembros de Deep Purple, una banda que al productor le encantaba, pero con la que mayormente trabajó como ingeniero.

Los integrantes de Deep Purple le pidieron que los acompañara a Japón para la grabación de un doble álbum en vivo, repitiendo como ingeniero en los conciertos efectuados en el Festival Hall de Osaka los días 15 y 16, y el Budokan de Tokyo el 17 de agosto de 1972. De más está decir que el célebre “Made In Japan” sigue siendo considerada una obra maestra.

Martin Birch volvió a producir finalmente en el cuarto álbum de estudio de Fleetwood Mac: “Penguin” (1973), donde además fue ingeniero y mezclador. Ese mismo año repitió labores en el quinto álbum “Mistery To Me”, donde además tocó la guitarra.

Gary Moore había quedado encantado con el trabajo de Birch en el disco de Skid Row y por eso lo llamó para que produjera “Grinding Stone”.

Tras esto tenía planificado continuar produciendo, pero no pudo decir no a Deep Purple para repetir como ingeniero en el siguiente disco “Burn” (1974), logrando ser coproductor de “Stormbringer”, donde además fue ingeniero y encargado de la mezcla. Martin Birch sería coproductor, ingeniero y encargado de mezcla de los álbumes “Come Taste the Band” (1975) y Last Concert in Japan”, grabado en 1975, pero lanzado hasta 1977.

El maestro recibió entonces el llamado de su amigo Ritchie Blackmore para invitarlo a coproducir del álbum debut de su nueva banda, a la que pensaba bautizar como Rainbow. De eso hablaremos la próxima semana.

RICARDO PAT

riczeppelin@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.