La Cruz de Gálvez

By on octubre 24, 2019

PRESENTACIÓN

El Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (ISSTEY) aprobó la edición del opúsculo “La Cruz de Gálvez”, obra debida a la pluma del profesor Pedro Loría Trejo, como una aportación al conocimiento de la historia vernácula en uno de sus episodios más interesantes: el asesinato del gobernador colonial don Lucas de Gálvez.

En la historia, detrás de los matices románticos que se advierten a primera vista, aparecen los elementos de una lucha por los intereses de un grupo de privilegiados contra las medidas modernizadoras de un gobernante progresista, aunque con peligrosas debilidades humanas. Esto es lo que nos describe con amenidad el autor en las páginas de esta obra.

El ISSTEY considera importante, dentro de su programa de actividades correspondientes al capítulo de Prestaciones Sociales, colaborar en la importante tarea que realiza el Gobierno estatal, bajo la conducción de la Gobernadora Dulce María Sauri, encaminada a enriquecer el acervo cultural de los yucatecos, en este caso específicamente de los trabajadores al servicio del Estado.

Mayo 1992

 

LA CRUZ DE GÁLVEZ

Esta es una breve reseña de los acontecimientos políticos y sociales que conmovieron a la sociedad yucateca a fines del período colonial ya que, al iniciarse la última década del siglo XVII, fue asesinado en la ciudad de Mérida el Gobernador y Capitán General de la Provincia de Yucatán, Don Lucas de Gálvez y Montes de Oca, al salir del Palacio de Gobierno la noche del 22 de junio de 1792 para dirigirse a su casa, situada sobre la calle 61 con la 56, a dos cuadras del parque principal; a escasos pasos antes de llegar, una mano asesina lo privó de la vida.

En ese lugar se erigió una cruz de madera de regular tamaño protegida con un tinglado.

El pueblo, quien como siempre es el autor de las costumbres y de los dichos populares, designó a aquella esquina con el nombre de la Cruz de Gálvez hasta que, pasados muchos años y cuando la cruz ya había desaparecido por la acción del tiempo; se le comenzó a llamar con ese mismo nombre a la esquina situada en la calle 65 con 28 donde se construyó un modesto monumento para señalar uno de los tantos caminos (Mérida – Izamal) que don Lucas de Gálvez construyó durante su administración.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.