La Civilización Maya, cuna de la Humanidad

By on febrero 1, 2024

Mayas

LA CIVILIZACIÓN MAYA: UNA DE LAS ¿SEIS O CINCO? CUNAS DE LA HUMANIDAD

“La civilización maya fue una de las cinco cunas de la humanidad”

ESCULTOR MAYA LUIS ECHEVERRÍA / FILÓSOFO MAYA DOMINGO MARTÍNEZ PAREDES

Edgar Rodríguez Cimé

              La historia de Yucatán -contada por Europa- apenas empieza a deconstruirse, descolonizarse, para darle una nueva estructura sobre bases originarias: “Los mayas antiguos, alta civilización de tres mil años, una de las seis cunas de la humanidad”.

Los sabios europeos coinciden: “Existieron seis naciones originarias antiguas que pusieron las bases de la civilización humana, haciendo posible la tecnología del siglo XXI por sus aportes científicos, estéticos y humanísticos: Mesopotamia / India / China y Egipto, en Asia; más quechuas en Sudamérica, y mayas en Mesoamérica.”

Hoy, en pleno siglo XXI, los sabios mayas contemporáneos exponen su cosmovisión sobre su propia historia, y empiezan a diferir con la docta opinión de los sabios dzulo´ob (europeos y norteamericanos).

En pláticas (tzik´baal) con los sabios mayas contemporáneos, con altos niveles de conocimientos de su propia civilización y con altos estudios de Occidente, salen a relucir divergencias en torno a las cunas de la humanidad, pues filósofos o artistas nativos con prestigio internacional coinciden: “Fueron cinco cunas de la humanidad: cuatro en Asia, más la maya en América, de donde se irradió a todo el continente”, del mismo modo que se realizaron las largas y difíciles travesías para poblarlo desde el estrecho de Bering, en Alaska.

¿En qué se basan los sabios mayas para negar la existencia de los quechuas como una de las cunas de la civilización?

Hablan los hechos: en resultados de pruebas científicas, tanto en análisis químicos de los materiales usados en edificios mayas y quechuas con la misma fórmula (Luis Echeverría Castillo); como en la lingüística y simbología unitaria entre mayas, náhuatles y quechuas, con matriz cultural en la civilización maya (Domingo Martínez Paredes), descubridora del Cero cinco siglos antes que lo lograran en la India.

Como la civilización maya se desarrolló a la par, pero con mayores avances astronómicos, que la teotihuacana, y un milenio antes que la quechua o la mexica, con capital en Tenochtitlán, concluye Echeverría Castillo -fino maestro de lapidaria, quien realizó el análisis químico comparativo- que es probable que los mayas hayan exportado la fórmula para construir los edificios de Machu Picchu y otros centros ceremoniales quechuas en Sudamérica.

Si en las montañas de Teotihuacán o Tenochtitlán vivían en su propio barrio Ah Kino´ob mayas venidos desde las tierras bajas del sureste, del mismo modo que esta civilización exportaba a sus artistas de lapidaria, muralistas, escribas y pintores de vanguardia para embellecer los principales templos, lógico es extender la imaginación en el intercambio de conocimientos hasta territorios quechuas en las montañas suramericanas.

Sabiduría milenaria contra ciencia contemporánea se enfrentan, la primera basada en nuevas pruebas científicas de análisis de materiales y mezclas en la construcción de templos religiosos tanto en Machu Picchu como en Uxmal, como comentó el maestro Echeverría Castillo.

La nación maya del siglo XXI cuenta con verdaderos expertos en la ciencia, el arte y las humanidades: Fidencio Briceño Chel (lingüista) / Bernardo Camal Itzá (semillas nativas y climatología) / Guillermo Chin Canché (astrobiología, en la NASA) / Pedro Uc Be (defensa del territorio) / Fátima Tec Pool (grutas y cavernas mayas), al grado de poseer sus propios filósofos (Martínez Paredes / Muñoz Rosales, Victórico), reconocidos maestros de la UNAM.

Don Domingo Martínez Paredes, lingüista y filósofo maya, maestro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en la cátedra de Filosofía Maya, en la Facultad de Filosofía y Letras, viene siendo el H´men (gran sacerdote) de los genios nativos de este siglo.

La opinión del escultor Echeverría Castillo es apuntalada lingüística y filosóficamente por don Domingo, maestro de idiomas mejicanos en la Universidad Nacional Autónoma de México, de filosofía maya y autor de Un continente y una cultura, donde expone su tesis: mediante análisis lingüísticos y simbólicos comparativos entre los idiomas maya / náhuatl / quechua se demuestra la matriz original, maya, de donde derivan las otras dos: náhuatl y quechua.

Expone sus resultados: en el continente llamado América por los europeos existió una matriz cultural de vanguardia que posibilitó el intercambio y la posterior influencia con otras naciones originarias (mixteco-zapotecas / del centro de Mesoamérica / o quechuas en Sudamérica), lo cual le da nombre a su texto Un continente y una cultura, curiosamente desconocido en Yucatán hasta para estudiosos de la civilización maya.

A mí me lo envió un intelectual oajaqueño de ascendencia zapoteca, Juan Gómez Ramírez, antropólogo y estudioso de las civilizaciones amerindias, de donde ha crecido mucho espiritualmente, y gusta de compartir conocimientos entre quienes somos sus camaradas: Pedro Uc Be, Bernardo Caamal Itzá o un servidor de ustedes. Lo mismo otro texto de Martínez Paredes: Hunab Kú / Pensamiento Filosófico Maya.

Por ello, me sorprendió que dos especialistas nativos –artista lapidario y lingüista-filósofo– coincidan en afirmar, desde sus respectivas trincheras, que la matriz cultural maya y quechua es la misma, derivada la segunda de la primera.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.