Fuente del Poeta

By on diciembre 8, 2022

Apuntes desde mi Casa

IX

El agua que brota de la Fuente del Poeta y los susurros del aire en su entorno conjugan relación armoniosa desde hace veinticinco años, para disfrute de los ciudadanos de Nuevo Laredo que pasan cerca.

La inspiración de un monumento a la poesía tuvo su origen en las quimeras de don Eusebio Salas Peralta, fundador del primer taller literario de esta ciudad, llamado precisamente Alborada porque resultaba imperioso un «tiempo de amanecer» en la vocación literaria de la localidad.

Iniciaba la década de los ochenta y las noches parecían largas y tranquilas en la Avenida Guerrero: menos tráfico, menos ruido, más seguridad. En el confortable espacio con marcado acento fronterizo del Café Alicia, entre el vapor de los comales, las tortillas de harina y el aromático grano recién molido del café, leíamos nuestros trabajos en torno de una mesa los profesores María del Carmen Paul de Ibarra, Imelda Torre de Mangin, Rafael Ramírez Pérez, Eusebio Salas Mancilla y quien esto escribe, bajo la atenta mirada del coordinador.

El poeta Salas Peralta, imagen de la puntualidad y de la pulcritud, saboreaba de antemano la participación de los compañeros dando bocanadas a su inseparable pipa, elemento indispensable para el atuendo de dandy que lo caracterizó. Remataba su elegancia con gazné de seda al cuello y el cabello alisado con brillantina.

En las sesiones tomábamos varias tazas de café y utilizábamos el tiempo en comentar los trabajos que cada autor presentaba. Entre el aroma cafetero y el del tabaco, en la atmósfera de aquella mesa se respiraban la cordialidad y la humildad de los contertulios.

Quizá porque fue la primera agrupación de esta naturaleza, existía el apremio de socavar sentimientos con el mismo empeño con que un obrero cumple el sagrado oficio en su taller, o tal vez la casualidad reunió a un número de personas que se esmeraban en decir por escrito lo que sentían urgencia por expresar, concediéndole justa valoración a los minutos señalados para ello.

Aunque nunca vieron la luz en forma de libro o de folleto, los resultados de aquellas reuniones fueron publicados en periódicos locales de manera esporádica.

Las sesiones en el Alicia se espaciaron por diversas causas, pero meses después reanudaron con nuevos bríos en el Cactus, restaurante de ambiente sobrio y distinguido, situado en una esquina de la Guerrero. Cada vez que alguien entraba o salía, el viento que se colaba en la amplitud de la puerta dejaba percibir los ecos de las plazas de las inmediaciones, en donde algún grupo norteño hacía reventar el acordeón y las metálicas voces de sus cantantes. Esa confrontación entre la música popular que se introducía y la atmósfera cargada de donaire del Cactus resultaba oportuna para improvisar sobre la mesa, tenuemente iluminada con lamparitas al estilo de los años cincuenta.

Para entonces había aumentado el número de talleristas y don Eusebio daba vueltas a la idea de la creación de una fuente dedicada a los poetas. Finalmente, presentó su proyecto al cabildo del Ayuntamiento 1984-1986, presidido por don Ricardo de Hoyos Arizpe.

Después de su aprobación, decidieron instalarla en la plazoleta inmediata al Palacio Municipal, con vista a la avenida más importante. La pieza de cantera rosa fue rodeada con bancas de la misma piedra, y en una de las columnas del entorno se instaló una placa de bronce en la que viene inscrito un soneto en versos alejandrinos, inspiración del vate Salas, fallecido hace ocho años.

El trece de septiembre de mil novecientos ochenta y cinco, la fontana fue inaugurada a semejanza de bautizo naviero. Desde entonces, el sonido cristalino de las aguas, solaz permanente para el transeúnte, parece recitar el poema de don Eusebio.

Al celebrar su jubileo de plata, la Fuente del Poeta emana evocaciones que refrescan como el temprano rocío de una alborada.

Septiembre de 2010

Paloma Bello

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.