Elvia Carrillo Puerto, Violencia Política y Resiliencia – X

By on diciembre 16, 2021

X

LOS AÑOS EN LA RESISTENCIA

A los 43 años, Elvia Carrillo reanudó su lucha fuera de Yucatán. Encontró condiciones propicias para volver a presentar su candidatura a una diputación, en este caso, federal, por el distrito IV de San Luis Potosí. Contaba con el apoyo del gobernador, Aurelio Manrique, para intentar llegar a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. La política anticlerical del régimen de Plutarco Elías Calles se agudizó en los primeros meses de 1926, año de la elección federal; el gobernador Manrique fue depuesto y sustituido por Abel Cano, apoyado por el general Saturnino Cedillo. El ambiente electoral se complicó con la determinación del gobernador Cano de clausurar el Colegio del Sagrado Corazón en febrero de ese año. Era una institución dirigida por religiosas a la que asistían niñas y jóvenes mujeres de la clase media y alta, provenientes de varias ciudades del país, que fue cerrada por no impartir la educación laica que obligaba la Constitución.

El distrito electoral por el que participaba Elvia Carrillo y su suplente Hermila Zamarrón, pertenecía a la zona media de San Luis Potosí, de transición entre las tierras agrícolas y el desierto del norte de la entidad. Ana Macías, citando a Ernest Gruening, afirma que al final de la campaña electoral el gobernador Abel Cano “nombró” a otro candidato, Florencio Galván, que no intentó en momento alguno realizar campaña proselitista y que sólo se limitó a esperar el día de la elección. Sólo existe evidencia de que en el pueblo de Guadalcázar, su suplente, Cesáreo Vázquez, disparó ocho tiros en contra de Elvia Carrillo Puerto. A pesar de esta situación, la fórmula Carrillo-Zamarrón recibió 4,576 votos. (71)

Elvia Carrillo Puerto con Hermila Galindo participaron en una manifestación de la CROM, en la ciudad de México, reclamando derechos laborales de las mujeres trabajadoras.

El Diario de los Debates de la Cámara de Diputados consigna que el Colegio Electoral de la XXXII Legislatura recibió el paquete electoral correspondiente al IV distrito de San Luis Potosí. conteniendo: “un bulto forrado de manta; oficio, con anexo y minuta del procurador general de la república; escrito de la señora Elvia Carrillo Puerto: oficio de la secretaría de Gobernación” (72). Con el argumento de que la Ley Electoral de junio de 1918 establecía que sólo los hombres eran elegibles a cargos de representación popular, el 19 de agosto, el Colegio Electoral aprobó la elección de la fórmula Galván-Vázquez, sin considerar que la mayoría de votos la había obtenido la formula femenina, Una vez más, Elvia Carrillo Puerto se quedó en la puerta del Congreso, sin poder ejercer el cargo para el cual había sido electa.

Pese a la magnitud de ese nuevo golpe político, Elvia se trasladó a la ciudad de México, enfocando su actividad política a organizar el creciente número de mujeres que trabajaban fuera de su hogar, así como a madres solteras o en condición de abandono y prostitución. Uno de los frutos inmediatos que las organizaciones y las dirigentes feministas obtuvieron fue que el sector público abrió sus puertas a la contratación de mujeres, reforzando sensiblemente los esfuerzos que éstas realizaban por abrirse paso y por adquirir conocimientos y destrezas que mejoraran su condición laboral. Fue así como al habitual grupo de maestras que pugnaban tenazmente por los derechos de las mujeres, se sumaron las burócratas organizadas y un creciente número de universitarias y mujeres que desempeñaban oficios libres en auge, como periodistas, costureras, peinadoras y maquillistas, entre muchos otros. En 1931 se tienen noticias del activismo de Elvia en favor de las mujeres. Con las compañeras de la secretaría de Agricultura, en donde trabajaba, organizó la Liga Orientadora de Acción Femenina, que lucharía por los derechos laborales de las mujeres y por la obtención del derecho de votar y ser electas.

En los años 30’s se conformó el Frente Único Pro Derechos de la Mujer, organización muy activa en defensa de los derechos laborales de las mujeres trabajadoras y en favor del voto de la mujer. Elvia Carrillo Puerto fue integrante de FUPDM. Fotografía Mediateca INAH.

El recién fundado Partido Nacional Revolucionario (PNR) demandaba contar con instancias para la participación política de las mujeres y con lideresas que dieran cauce a la lucha por sus derechos mediante organizaciones afines. Fue así como Elvia Carrillo pudo acercarse al nuevo partido y participar en la organización de una serie de reuniones locales y regionales de mujeres obreras y campesinas. En esos años, Elvia trabajaba preponderantemente con mujeres campesinas en el estado de México. Estos esfuerzos derivaron en tres congresos nacionales de mujeres obreras y campesinas, realizados en 1931, 1933 y 1934, que dieron paso a la formación de una incipiente organización que intentaba coordinar los abundantes y dispares esfuerzos que se realizaban en favor de la mujer. Así surgió, en 1935, el Frente Único Pro Derechos de la Mujer (FUPDM), que tenía la obtención del sufragio para las mujeres como objetivo central y que coaligaba una treintena de agrupaciones femeniles –consideraban tener más de 50 mil asociadas– localizadas en todo el territorio nacional.

El largo y sinuoso trayecto entre el activismo social en favor de las mujeres y la organización política en pos del sufragio y la igualdad de derechos, tomó a Elvia Carrillo 15 años recorrerlo (73), secuela de avances y tropiezos que la llevaron a madurar en su condición feminista. En un documentado ensayo, Piedad Peniche narra la relación de Elvia Carrillo Puerto con los generales Obregón, Calles y con el general Lázaro Cárdenas (74), cuya convicción transformadora hizo abrigar fundadas expectativas de lograr la reforma constitucional de la ciudadanía política para las mujeres durante su gobierno. Éstas se vieron truncas en 1938, por el temor masculino a que las mujeres pudieran apoyar las causas reaccionarias, influidas por el clero católico.

Manifestación de Mujeres del Frente Único Pro Derechos de la Mujer. Fotografía Mediateca INAH.

En febrero de 1938, desde la presidencia de la república se inició la transformación del PNR en Partido de la Revolución Mexicana (PRM). Reforma que consistió, básicamente, en la integración de cuatro sectores –obrero, campesino, popular y militar– con el propósito de subordinar el ejercicio político de los militares a las normas disciplinarias del partido. En ese reacomodo de fuerzas y organizaciones, el presidente Lázaro Cárdenas propuso a las mujeres del FUPDM incorporarlas “como sector trascendentalísimo” (75) del PRM, ofreciéndoles incluir la Secretaría de Acción Femenil en el renovado partido de la Revolución Mexicana. La consecuencia de largo plazo fue la fragmentación y corporativización de la presencia y la posible actuación de las mujeres en el estrecho marco que brindaba la estructura sectorial, es decir, mujeres en el sector obrero, en el campesino, en el popular o en el sector militar. Como señaló la luchadora del Frente, Adelina Zendejas: “la forma de controlar a las mujeres fue incorporarlas a cada sector”. Las responsables femeniles de cada uno de ellos disputaban “nada más que para las de su capillita.” (76)

________________________________________

 

71 MACÍAS, 2002, p. 139

72 Diario de los Debates de la Cámara de Diputados, 16 agosto 1926.

73 Además de participar en las organizaciones arriba mencionadas, se puede seguir la trayectoria de Elvia Carrillo por sus participaciones en congresos relevantes: en 1923, asistió al Congreso Panamericano de las Mujeres; en 1925, al Congreso de Mujeres de la Raza; organizó los tres Congresos Nacionales de Mujeres Obreras y Campesinas en 1931, 1933 y 1934; y asistió al Congreso de la Liga de Mujeres Ibero e Hispanoamericanas en tomo a la prostitución, en 1934.

74 PENICHE, 2011.

75 “Citado por PENICHE, op. cit., p. 100.

76 Op. cit. p. 101.

 

Dulce María Sauri Riancho

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.