El Silencio de la Vida

By on mayo 17, 2024

Letras

Jorge Pacheco Zavala

El silencio existió primero, aun antes de que fuera hecho el oído. El silencio se mantuvo oculto por miedo a no ser escuchado, a ser ignorado. Entre tanto, permaneció siglos al acecho, se construyó un mundo en donde era príncipe y rey, súbdito y gobernante.

Un día, cansado de tanto esperar, abandonó ese mundo de locura donde los sonidos eran ausencia, y la ausencia un abismo profundo que parecía nunca terminar…

Los ojos también callan cuando dejan de mirar. Al mismo tiempo, el mar parece detenerse en su ir y venir continuo; veleros nocturnos se apagan cuando la luna se va; alas de ángel fingen no existir; muerte presentida; laberintos interminables donde un beso fue un sueño; soledad que nos habita de noche cuando la jauría demoniaca anda en libertad; aliento y desaliento en una misma habitación; libros que hablan en secreto para no romper un silencio ya eterno; molesto ronroneo de una idea que nos defrauda; palpitaciones que delatan un deseo y abren un camino que nunca debimos transitar; sube y baja ilusorio de una vida sin sentido; ocaso que no termina por morir; estados alterados de una consciencia extraviada; despedidas, solsticios, verdugos; Paduro en una esquina, viendo morir la tarde; Emma y su abandono; improperio citado; fuego, lunes, rima, sombra…

Y entonces… tu mano tocando mi abril, tu boca late en mi nombre, tu piel en mi ayer, y tu lengua me hace llover, lluvia que moja el aroma que surge de ti, solo de ti, tierra mestiza que sabe a miel…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.