El Jilguero

By on abril 8, 2021

El clarín jilguero o solitario dorsipardo (Myadestes occidentalis) es una especie de ave paseriforme de la familia Turdidae. Es nativo de Belice, El Salvador, Guatemala, México, y posiblemente de Honduras y Nicaragua.

Especie residente en ambas vertientes de México, en zonas de la Sierra Madre Occidental, Sierra Madre del Sur, Sierra Madre Oriental, Eje Neovolcánico, Cordillera Centroamericana y Sierra de Chiapas y Guatemala, su hábitat incluye bosque tropical y subtropical y humedales, así como bosque de pino-encino húmedo a semiárido. Prefiere clima templado húmedo y subhúmedo en altitudes de 500 a 600 msnm.

Es un ave común que atrae por su colorido plumaje. Mide entre 20.5 – 21.5 cm de longitud total. Sin dimorfismo sexual. Cabeza y partes ventrales color gris a blanquecino, el plumaje de su cabeza es de color rojo y cubre gran parte de la cara, los ojos son de color negro y su pico un poco blanquecino hacen contraste con el resto del plumaje, que es de color castaño. Tiene unas alas llamativas con colores amarillos y negros, haciendo a esta ave inconfundible pues al volar se dejan ver estos maravillosos y llamativos colores. Posee una cola negra con ciertas manchas blancas en la punta, y cuando son jóvenes su plumaje es idéntico al de un pájaro jilguero adulto, con una cabeza y cuerpo de color gris pardo. En la primera muda de plumas adquiere el típico tricolor,  anillo ocular blanco e incompleto. Plumas dorsales café olivo con puntas pardas, más oscuras en las alas. Patas color de gris a rosado y pico negruzco. Pueden llegar a vivir unos 10 años estando en cautiverio.

Los machos presentan en su cara una mancha de color rojo más intenso; en las hembras este color es más pequeña y oscura. Se puede apreciar en el macho cómo su ojo sobresale un poco, lo que no se aprecia en la hembra. Las alas nos dan otro indicio de como diferenciarlos: la franja amarilla es más corta en las hembras y mucho más grande en los machos.

En la estación primaveral se encarga de construir su nido a unos tres metros de altura sobre el suelo; suele poner de 5 a 6 huevos que generalmente son incubados por la hembra mientras el macho se encarga de buscar el alimento. Nacidos los polluelos, son alimentados por ambos padres, esto a las dos semanas de nacimiento, y aun un poco más de tiempo fuera del nido de jilguero. Generalmente ponen huevos dos veces al año.

Su alimentación es muy variada y rica. En su hábitat el pájaro jilguero se alimenta de semillas como cardo, alpiste, cañamones, negrillo, perilla y nabina. Estas aves picotean todo tipo de frutas y variedades de plantas silvestres; también comen diente de león y cardillo. La forma de su pico les ayuda a comer estos frutos. Buscan en los árboles brotes tiernos y yemas de abedul, olmo, aliso y betula, que comen al final del invierno; en cambio, las semillas las comen durante todo el año. Igual se alimentan de pequeños insectos como larvas y pequeños coleópteros que aportan un elevado grado de proteínas que consumen en su periodo reproductivo para complementar su desarrollo. En época de reproducción suelen frecuentar campiña arbolada, huertos con frutas, parques, bosques, o también al interior de ciudades o pueblos.  Estas aves también visitan los campos abiertos, pero no son tomados como nidificantes.

Al estar en cautiverio, hay que tomar en cuenta que se debe suministrar un aporte mineral y hueso de sepia; esto servirá como ese aporte de calcio que debe ser consumido por las aves y ayudará a que puedan afilarse el pico. Nunca se les debe proporcionar avena.

Es un ave muy sociable, suele volar en bandadas o pequeños grupos; cuando lo hace, vuela bajo, no lo hace a grandes alturas, luciendo esos lindos colores llamativos que lo caracterizan, sobre todo en las alas. Viajan largas distancias en busca de alimento, y lo hacen durante periodos largos de tiempo, siendo imprescindible el baño para estas aves, en épocas de calor aún mucho más: generalmente suelen hacerlo todos los días por la mañana y por la tarde.

Los pájaros jilgueros cantan si hay un tiempo soleado, esto lo hacen a partir del mes de febrero; para el mes de enero podemos escucharlos en ocasiones. En la estación primaveral suelen hacerlo constantemente y su silencio se nota en los meses de agosto y septiembre; en octubre se reanuda el canto para no volverlos a escuchar por los meses de noviembre y diciembre.

Cambian su plumaje cada 60 días, aproximadamente, esto estando en su hábitat natural, pero en cautiverio son escasos 40 días, aconsejando mucha tranquilidad, buena alimentación y cuidados. Se aconseja dar baños con agua a temperatura ambiente, sacarlos al sol y no exponerlos a fuertes corrientes de aire.

Los principales riesgos que amenazan a la especie son la tala inmoderada, principalmente por apertura de tierras para agricultura, actividades ganaderas y expansión de centros urbanos. Aunado a la pérdida de hábitat, se debe considerar que la especie es utilizada como ave de ornato y la extracción de ejemplares del medio silvestre puede tener un impacto considerable en sus poblaciones.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.