De la miel y las abejas – XXVII

By on julio 16, 2020

XXVII

XI SEMINARIO AMERICANO DE APICULTURA

Continuación…

Mecanismos de resistencia

Algunos factores que, solos o en combinación, permiten que los ácaros se hagan resistentes son:

  • Penetración disminuida a través de la cutícula;
  • Incremento en el almacenamiento o excreción del químico sin cambio;
  • Reducción de la sensibilidad del tejido nervioso o del sistema fisiológico del que se trate, al plaguicida;
  • Intensificación de la detoxificación del plaguicida dentro del cuerpo del ácaro, por rompimiento metabólico del tóxico antes que alcance su sitio de acción.

En el caso de los piretroides, los tres principales mecanismos de resistencia son: a) insensibilidad al sitio de reacción; b) menor penetración del piretroide; y c) mayor tasa de metabolización del producto por oxidasas. La resistencia a un piretroide puede extenderse en diversos grados a otros miembros de la misma amplia química, por lo cual será conveniente reconocer los productos que no sean afectados por estos mecanismos, para poder utilizarlos en forma alternante a los piretroides. Los organofosforados suelen inducir el mecanismo de resistencia de eliminación fisiológica o metabólica de la toxicidad.

 

Manejo de la resistencia a los acaricidas

La detección de la resistencia no es sencilla porque existen algunos factores que podrían confundirse con ella. Uno de los más importantes es que algunos individuos, por su propia idiosincrasia, pueden soportar dosis “normales” de un plaguicida, pero sucumbirían ante una dosis mayor. A esto se le conoce como “tolerancia por vigor”, y no necesariamente es hereditaria; sin embargo, si esta “tolerancia” se incrementase hasta que los parásitos sobrevivieran a dosis muy altas de plaguicida, entonces sí se trataría de una resistencia verdadera.

Otros factores importantes con los que se podría confundir la resistencia serían, por ejemplo: el crecimiento estacional de la presión de infestación, en la cual influyen elementos climáticos que interactúan con el desarrollo y comportamiento de la colonia de abejas; la movilización hacia sitios en donde fácilmente se infesten las colonias; diversas técnicas de manejo por parte del apicultor; el empleo de acaricidas de efecto más lento; la evaluación del grado de infestación hecha por distintas personas, o la aplicación incorrecta del producto, entre otras.

Si se llegara a determinar en forma inequívoca la presencia de resistencia hacia un producto en una población de ácaros, las alternativas serian limitadas, e incluirían acciones tales como:

  1. Cambio de acaricida – De preferencia a uno que tenga una composición química y modo de acción diferente del que desarrolló la resistencia.
  2. Alternativa de acaricidas con diferentes modos de acción – La utilización exclusiva de un producto suele acelerar el inicio de la resistencia, por lo cual, si ya se presentó para un producto, en adelante utilizar dos o más, distintos, en forma alternante.
  3. Distanciamiento entre las aplicaciones de productos químicos – Aplicar tratamiento de control contra Varroa exclusivamente cuando sea necesario, y no como rutina; además, se debe investigar y promover una máxima utilización de los controles de tipo ecológico, como sería la eliminación eventual de la cría de zánganos, el uso de plantas con efectos acaricidas, o repelentes naturales, como son algunos aceites esenciales, etc.
  4. Insistir en encontrar abejas resistentes a Varroa, ya sea de manera natural o inducida – Este punto sería tema de investigación, pero es necesario considerarlo pues tendría un impacto determinante.

Acerca del último punto, es interesante señalar que la “resistencia inducida” se está investigando en bovinos con el empleo de vacunas contra diferentes especies de garrapatas. Un tipo de vacuna de las mencionadas contiene una proteína del intestino de la garrapata que, cuando se inyecta al ganado, estimula su sistema inmune a producir anticuerpos capaces de atacar el intestino del parásito, hasta matarlo; esto ocurre cuando las garrapatas se alimentan de la sangre de un animal vacunado. ¿Sería posible utilizar un sistema similar en abejas? ¿Habría alguna manera de aplicar una vacuna a una larva destinada a ser reina?

 

Conclusiones:

Ante la posibilidad de que se presente resistencia hacia los acaricidas por parte de varroa jacobsoni, es necesario estar preparados con una gama lo más amplia posible de acaricidas, y revisar continuamente las recomendaciones de control que se ponen en práctica, apoyándose siempre en la opinión de expertos. Además, es necesario patrocinar de manera eficiente la investigación, siempre considerando tanto la rapidez de obtención de resultados como la utilidad que tendrá la apicultura a largo plazo.

Ana María Aguiar de Peniche

Noé Antonio Peniche Patrón

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.