CineSpace-NASA en la Filey

By on marzo 14, 2024

FILEY 2024

Este jueves 14 de marzo tuvo lugar la muestra de cortometrajes de CineSpace-NASA en el Centro de Convenciones y Exposiciones Yucatán, Siglo XXI, en el marco de la Filey.

Se proyectaron cuatro cortometrajes: Sideral, de Isaac Zambra (2015), Chausihil (Renacer), de Jorge Araujo y Hunab Villanueva, (2019), The Universe day, de Carlos Villanueva, y Universal Art, también de Carlos Villanueva.

El proyecto CineSpace, creado en 2015 por Carlos Fontanot y Dan Jacobs, es el fruto de una colaboración entre la NASA y la Houston Cinema Arts Society (HCAS). Por medio de un concurso que tiene lugar anualmente, la iniciativa ofrece a cineastas de todos orígenes la oportunidad de realizar cortometrajes utilizando libremente imágenes del espacio proporcionadas por la NASA, dando así a conocer su trabajo.

A lo largo de varios años, Carlos Villanueva ha sido el promotor en diferentes recintos de algunos de los cortometrajes ganadores y finalistas de este concurso: en la Cámara de Diputados de la CdMx, en la Cineteca Nacional, en la UADY, en la Sala IMAX del Gran Museo Maya de Mérida, en el Planetario del Ayuntamiento de Mérida y en los cines del Centro de Convenciones Siglo XXI.

En los cuatro cortometrajes presentados en esta ocasión, ciencia, arte y misticismo se unen como fuerzas que no tienen por qué estar reñidas, puesto que forman parte esencial de la aventura humana.

Así, por ejemplo, Sideral cuenta la historia de un cazador maya de meteoritos que se encuentra a sí mismo a través de su búsqueda del mineral celeste. Casauhil relata la aventura de un niño que, tras caer dentro de un cenote, encuentra el camino hacia el inframundo de los mayas. The Universe Day pone en escena la comunicación que existe entre la música y el universo a través de la canción “Across the Universe” de los Beatles, interpretada por el grupo yucateco La Fuente del Poder. Por fin, en Universal art, Carlos Villanueva logra aliar armoniosamente la responsabilidad social con la creatividad artística y la aventura espacial.

Este último es el más reciente de los cortometrajes que han participado en el concurso de Cinespace-NASA, y por ello se exhibió previamente en la sala Maya Max del Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, el pasado 29 de febrero de este año.

El cortometraje pone en escena al pintor Roy Sobrino guiando, cual chamán, a sus alumnos de capacidades diferentes dentro del marco de su taller Bajo la luz de su alma, auspiciado por la asociación Construyendo Sonrisas.

Gracias a la inventiva de Carlos Villanueva, asistimos así al proceso creativo por el que los alumnos de Sobrino realizan diferentes obras pictóricas con el propósito de representar de manera individual algunos de los planetas habitables recientemente descubiertos por la NASA.

Al presentarnos lúdicamente la actividad de Roy Sobrino y de sus alumnos, Carlos Villanueva establece así una comparación entre el acto creativo y la conquista del espacio. La comparación es sin duda pertinente, puesto que todo acto creativo implica un salto a lo desconocido, siendo capaz de abrir puertas insospechadas hacia las profundidades del alma.

Carlos Villanueva enfatiza también en su cortometraje el lazo existente entre la creación artística y la belleza intrínseca del universo, estableciendo una atinada comparación entre las deslumbrantes formas de galaxias y nebulosas con los colores vibrantes que caracterizan tanto la obra de Sobrino como la de sus alumnos.

Gracias al entusiasmo y la mirada atenta de su guía, éstos, dejando atrás toda noción de incapacidad, dan libre curso a su potencial creativo ante nuestros ojos, a la vez que entran en contacto con su propia naturaleza, y la del universo entero, gracias a la pintura.

Así pues, más que tratarse de un cortometraje meramente informativo, Universal Art es un relato fantástico, lleno de empatía, que demuestra las cualidades sanadoras que la actividad creativa puede traer a quien la practica, en este caso los alumnos de Roy Sobrino.

Al hacerlo, nos convence simultáneamente que, sin tener que someterse a la dictadura del “contenido social”, la actividad artística, en sí misma y por sí misma, puede brindar soluciones inesperadas a algunos de los retos que nos impone la condición humana.

ESTEBAN GARCÍA BROSSEAU

garciabrosseaue@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.