Cine: X-Men: Apocalipsis

By on mayo 26, 2016

X-Men_portada

Desde las primeras escenas de esta nueva entrega de historias concernientes a estos superhéroes de Marvel, ambientadas en el antiguo Egipto de los faraones, podemos calificar la película de Bryan Singer como fastuosa. Otros calificativos son: intensa, amena, muy bien lograda, bien actuada y muchos otros positivos. Hay uno sin embargo que también me parece aplica: es demasiado extensa y, por lo tanto, cansa en momentos.

Con una duración de 144 minutos (los cuales es necesario esperar si es que se desean ver las escenas finales, como nos ha acostumbrado Marvel), X-Men: Apocalipsis es una buena película para pasar el rato. Debo indicar que la entrega anterior de esta saga – X-Men: Días del Futuro Pasado – me pareció sumamente entretenida y que este filme viene siendo una continuación de ella.

No siempre se obtienen buenos resultados cuando se hace un “reboot” de una franquicia, pero eso es lo que estamos viendo con estas películas. Si bien en la serie anterior nos familiarizamos con Jean Grey, con Cíclope, con Tormenta (que en esta película es interpretada por Alexandra Schipp), y con otras personalidades del universo Marvel, en esta ocasión somos testigos del origen de varios de ellos, cuando en aquellas películas del año 2000 los mutantes ya estaban. Bajo este contexto, la película es fabulosa. Vaya, hasta la calvicie del Profesor Xavier (James McAvoy) nos es explicada en esta película.

X-Men_1

Hay aspectos que por desconocimiento no imaginaba posibles, como la recobrada humanidad de Magneto (Michael Fassbender) y la manera en que la pierde nuevamente para llenarse de más odio, como el titubeante inicio de Cíclope (Tye Sheridan) como mutante, o como el desconocimiento y temor de Jean Grey (Sophie Turner, a quien conocemos como Sansa Stark en Juego de Tronos) en el uso de sus poderes. Tampoco sabía de la sensibilidad de Raven/Mystique (Jennifer Lawrence) y del sentido de hermandad con los mutantes que finalmente adquiere, a pesar de dejar en claro al inicio que ella preferiría “verse como los demás”, pero quien se lleva la película es, a mi juicio, Quicksilver (Evan Peters), tan solo por su vestuario – ¡es mega fan de Rush! – y por las cosas que es capaz de hacer. No desmerecen tampoco la Bestia (Nicholas Hout), ni Moira McTaggart (Rose Byrne), ni la ingenuidad de Night Crawler (Kodi Smit-McPhee). Mención especial para el malvado En Sabah Nur (Oscar Isaac, a quien vemos de un tiempo hacia acá hasta en la sopa; es el rebelde Poe Dameron en el reinicio de Star Wars), cuyo rango interpretativo ya conocíamos desde la película A Propósito de Llewin Davis de los hermanos Coen: a lo largo de la película vemos cómo cambia su enfoque y exposición al mundo; para Apocalipsis, el mundo debe destruirse para ser reconstruido solo con lo mejor, sus mutantes.

Las historias que se entrelazan son diestramente expuestas por el cineasta Singer, y el resultado no es malo, aunque el ritmo sí resulta un poco tedioso a veces. Mención aparte merecen los efectos especiales: cada vez es más fácil creerse lo que vemos en la pantalla. El grado de integración entre actores y escenografía digital con el resultado que vemos en la pantalla es tan portentoso, que necesariamente me obliga a pensar que ojalá y siempre sean utilizados para la industria del cine y nunca para fines tortuosos.

De la historia, como podrán observar, no menciono mucho porque creo que es mucho más agradable enterarse del origen de Apocalipsis y de los otros personajes en el cine. El guion de Simon Kinberg, desarrollado a partir de una historia en la que participaron el director, el mismo Simon, y también Michael Dougherty y Dan Harris, es bastante serio y no tan cómico como en otras películas del universo Marvel.

Al final dejo como comentario que Stan Lee sí hace un cameo, pero en esta ocasión lo hace acompañado de alguien que jamás habíamos visto participara, pero que sin duda es muy importante para él. Ah, y que también aparece Wolverine (Hugh Jackman), como poniendo las bases para su película de despedida.

Vale la pena ir a verla, definitivamente.

Gerardo Saviola

gerardo.saviola@gmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.