Cambiar la narrativa

By on agosto 31, 2023

Opinión

Dr. Adán W. Echeverría-García

Ya es tiempo de cambiar la mala narrativa que la prensa, radio, televisión nacional (cuyos dueños apenas son 11 familias de millonarios) y sus repetidoras estatales han construido sobre los maestros de México en los últimos 40 años. Con todo el poder de audiencias, mediante decenas de comenta-noticias e “intelectuales” entregados al régimen por las prebendas económicas, no se han cansado de repetir que los maestros de México son los peores ignorantes, lo cual es a todas luces falso.

De los cientos de miles de maestros que han estado frente a grupo en este país en estas últimas 4 décadas, los 120 millones de habitantes que forman México deben haber aprendido a leer, a sumar, a restar, a conocer sobre la cultura de su país, entre muchísimas otras cosas. Se lo debemos a los maestros, así como mejores salarios.

Estas narrativas falsas e hirientes, exclusivamente clasistas, han tenido el único deseo de apuntalar el negocio de las escuelas privadas bajo la premisa: “La Educación Pública es mala, y la Educación Privada es mejor.” En la ciudad en que vivo, recién tuve la oportunidad de preparar el examen de admisión a la Facultad de Medicina en el área de ortografía y redacción. Los alumnos peor preparados, los que de 120 reactivos apenas lograban 20 reactivos correctos, todos pertenecían a escuelas preparatoria pagadas, las más caras de la ciudad. Los mejores exámenes los dieron chicos de bachilleratos públicos.

Ya quisiera ver a los padres y madres de familia que pagaron tanto en colegiaturas para una nefasta educación privada. Y eso porque las escuelas privadas, en su gran mayoría, solamente funcionan como un negocio donde lo único que importa es: “Mantener la matrícula”, lo que significa pasar a los alumnos, aunque no hagan nada, porque con el dinero de las colegiaturas se les paga a los maestros. Los maestros de las escuelas privadas cada término de semestre tienen que encomendarse a los santos para que no los corran, para revisar que sus alumnos se hayan sentido “bien tratados” con tal de que no se les repruebe. Porque el maestro que repruebe alumnos no repite en el siguiente semestre.

Este lunes 28 de agosto de 2023 regresaron a las aulas millones de niños, niñas y adolescentes. Es nuestro deber enseñar a nuestros chicos a que respeten a los maestros y, al mismo tiempo, exijamos la mejor educación. Exijamos y demos empatía, colaboración, apoyo, dedicación a nuestros hijos.

Llevarlos a las aulas es el primer apoyo, evidencia que amamos a nuestros hijos; continuemos conociendo quiénes son sus maestros; tengamos acercamiento con los directores, con los supervisores de zona; conozcamos al personal de mantenimiento y de limpieza, a los maestros de educación física, artística e inglés (cuando los haya). En los grupos multigrado, apoyemos al maestro. En las telesecundarias, en las escuelas del Conafe, apoyemos a los docentes y sus necesidades. Trabajemos con ellos en paz y en armonía. Demos y exijamos respeto. Recuerde usted que ese maestro es un profesional que ha estudiado para estar con 25 alumnos, 30, 45 estudiantes en su aula, tenerlos a su cargo durante 4 o 6 horas todos los días, intentando inculcar en ellos conceptos, datos, historias, momentos, y haciendo que sus hijos se sientan a gusto y disfruten estar en el salón forjando, durante un ciclo escolar, amistades.

Apoyemos también en casa. Supervisemos el cumplimiento de sus deberes. Estemos pendientes de las necesidades de nuestros hijos en la escuela. Seamos corresponsables de su educación.

Yo, desde ya, les agradezco un nuevo ciclo. Gracias, maestros, por todo lo que han hecho todos estos años y lo que seguirán haciendo por las infancias y adolescencias de México. Gracias por tener en cuenta y recordarnos que la Educación en México es Laica.

¿Quieren celebrar la Semana Santa? Háganlo, aunque no es un periodo vacacional de la Educación Laica; se llaman Vacaciones de Primavera. ¿Quieren celebrar la Navidad? Háganlo, pero no es un período vacacional de la Nueva Escuela Mexicana; se llaman Vacaciones de Invierno. Dejemos de involucrar a las religiones en el lenguaje de la Educación Laica de México.

Un estado laico con educación laica reconoce la Libertad de Cultos y nos une a todos los mexicanos, en lugar de separarnos. Con ese conocimiento de la laicidad, acerquémonos a los libros de texto. Deja la religión en la puerta del colegio, de la escuela, y comienza la educación con la apertura que brinda la tolerancia y el respeto por el otro, por el que piensa distinto, por quien viste diferente, por el que piensa diferente de nosotros, y exijamos lo mismo. Respecto de la revisión de los textos, apliquen siempre las 3 reglas para todo reseñista:

Reglas para reseñistas

1) No pierdas el tiempo reseñando una obra que no merece la pena.

2) Reseña las obras que te gustan y conmueven.

3) Dale oportunidad a esas obras o autores que el mercado ha inflado y, si no te gustan, reseña dando tu punto de vista para generar un debate: No todo lo que te quieren vender como lo mejor -premios incluidos- es bueno, y bien vale otorgar tu opinión. Recuerda que, si para ti no vale la pena, aplica la Regla número 1.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.