Camarón Mantis

By on marzo 11, 2022

Naturaleza

El camarón mantis es considerada una de las especies marinas más bellas. Su nombre científico es Odontodactylus sycllarus, es un crustáceo malacostráceo del orden Stomatopoda que habita en grietas de rocas que se encuentran en el Océano Índico, Pacífico y en las aguas tropicales del Mar Caribe. Hay grandes concentraciones de ejemplares en las costas de Hawái, África Oriental y muy especialmente en la Gran Barrera de arrecifes de Australia.

También es conocido comúnmente por los nombres de Langosta Boxeadora, Esquila, Langosta Marina, Asesino de Gambas, Rajador de Pulgares y otra variedad de nombres.

Este animal raro tiene alrededor de 400 millones de años habitando el planeta, así que es uno de los más antiguos del mundo.

Este crustáceo –de colores vivos que varían entre rojo, azul y verde– es delgado y mide unos 12 centímetros, aunque algunos ejemplares capturados miden un poco más, unos 18 centímetros. Pesan entre 0.40 y 0.60 kg, su longevidad es de 3 a 4 años, su reproducción es ovípara, habita en el agua, y su alimentación es esencialmente carnívora.

Puede comer crustáceos, cangrejos, moluscos, peces, e incluso otros camarones mantis. Su reconocimiento en el mundo científico es debido principalmente a dos de sus extremidades frontales: este pequeño crustáceo, gracias a un evolucionado aparato de “palanca y presión” que realiza con un intrincado sistema de huesos internos, consigue propulsar sus pinzas con forma de guante de boxeo para golpear y matar con una aceleración tan grande como la de un calibre 22 (alrededor de los 345 metros / segundo) lo que equivale a una fuerza de 1500 Newtons.

Su fuerza equivale a la de un hombre capaz de levantar treinta coches, y sus golpes pueden destruir las cabezas de los peces, e incluso el cristal de un acuario. Esta criatura pega el puñetazo más fuerte del reino animal.

Tienen muy pocos enemigos: se han documentado casos de camarones mantis destruyendo a animales marinos 8 veces más grandes. Esta especie tiene una alta densidad ósea que le permite no dañarse cuando realiza dichos golpes contra sus presas. Con un solo golpe pueden destrozar de manera instantánea caparazones muy duros.

Es monógamo, se caracteriza por tener una sola pareja, y permanece con ella por lo menos por 20 años. Para que pueda elegir su pareja entran en juego los colores y la visión. Los machos envían una señal compuesta por luces polarizadas; la hembra se quedará con aquel que sea capaz de deslumbrarla. Para indicarle que quiere aparearse, le envía una señal con luces semejantes, estas luces solo pueden ser percibidas por animales de esta especie.

Son criaturas que se encuentran aisladas la mayor parte del tiempo y no se dejan intimidar fácilmente por cualquier animal. Son considerados crustáceos muy agresivos.

El ojo del camarón mantis está más especializado que los de cualquier otra especie que podamos encontrar, pues tiene la capacidad de mirar hacia atrás y adelante al mismo tiempo. Es tan impresionante que cada ojo es como tres ojos en uno. Son tan poderosos que pueden percibir la luz ultravioleta y tienen la capacidad de distinguir colores que están divididos.

El camarón mantis tiene unos sorprendentes doce canales de color diferentes, lo que debería significar que deben tener una capacidad excepcional para diferenciar entre los colores.

Para su alimentación hay un elemento de vital importancia: sus ojos, es muy poco probable que se le escape alguna presa. La fuerza que tiene, junto con sus increíbles ojos, lo hace un depredador altamente capacitado.

El principal enemigo del camarón mantis es el hombre. En Japón es considerado una exquisitez debido a que, aunque no contiene mucha carne, tampoco contiene grasa. No obstante, debido a que viven muy escondidos en sus madrigueras, es muy difícil capturarlos.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.