Yucatán: Coexistencia Democrática

By on octubre 18, 2018

Editorial

Editorial 42 2018_1

Hace unos días, en el escenario político en nuestra entidad yucateca, ubicado en la parte norte de la península, tuvo lugar un hecho singular que fue el encuentro político de dos gobernantes: Uno nacional, el otro local.

El primero, don Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de la República por la voluntad de treinta millones de mexicanos, y el segundo Mauricio Vila Dosal, gobernador del Estado por decisión de los votos en las urnas electorales de la localidad que, por variados motivos, otorgaron el triunfo por decisión mayoritaria a un partido distinto al que venció en dos sexenios anteriores.

La voluntad nacional y la local coexistieron con madurez en Yucatán, en una reunión de trabajo en la que ambos mandatarios pusieron voluntad y profesionalismo en sus pláticas, bajo el común denominador de servir a los yucatecos con calidad y calidez

El presidente electo de la República acudió al Palacio de Gobierno de Yucatán para compartir acciones en beneficio de los ciudadanos locales con un gobernante en funciones que da sus primeros pasos en su responsabilidad local. Esa coexistencia democrática ubica a ambos funcionarios en un digno sitial de responsabilidades sociales y políticas porque, aunque de orígenes partidistas distintos, asumen compromisos directos con quienes en uno y otro caso depositaron sus votos con el ansia de obtener mejores condiciones de vida.

Esa coexistencia política está permeando en todo Yucatán donde ciento seis alcaldías, diputaciones locales y autoridades de niveles estatales y municipales actúan de manera similar.

Los tiempos de campañas quedaron atrás. Ahora es momento de concretar ofrecimientos y cumplir compromisos asumidos.

Los tiempos y circunstancias son otros y eso marcará tanto el camino de las esperanzas futuras como la exigencia de cumplimiento pleno a las autoridades en turno y los partidos que las encuadraron.

Por encima de los intereses partidarios y las visiones de grupos y partidos se encuentra el interés público. Así debe entenderse y cumplirse.

Y decimos lo anterior porque en Yucatán ahora son varios partidos políticos los representados en los ayuntamientos locales y el Congreso del Estado.

Somos ahora un gran mosaico de variados colores partidistas. Así lo decidieron los votantes. Y el cumplimiento de cada funcionario en activo que se precie de responsable así debe captarse y entenderse.

Bastante se ha esperado por solución a problemas acumulados y acciones de justicia social. No más tolerancia al rechazo o justificaciones.

Quienes no lo entiendan así y lo acepten a plenitud estarán condenados como políticos al olvido, y como partidos a la desaparición.

El pueblo mexicano, y con él los yucatecos, ha trazado una nueva ruta a la reconciliación y un progreso compartido.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.