Yaxché

By on diciembre 6, 2018

AAA_1

LXXIII

YAXCHÉ

Dos filas de laureles corpulentos

forman valla en el paso del viajero,

y en sus ramas fortísimas de acero

pasa quedo el susurro de los vientos.

Prosiguiendo la ruta hacia el oriente

se contemplan las ceibas colosales;

la amplitud de los sólidos corrales

y la grata sonrisa de su gente.

En la huerta mil árboles frutales

prestan sombra a las ágiles abejas,

que cruzando los muros y las rejas

traen la dulce miel a sus panales.

En alto pedestal la noria gira

como el mísero mundo, sin descanso,

y contémplase ahí el río manso,

el río subterráneo que suspira.

Y cual pendón al aire, oscilatorio,

yérguese el pino viendo la montaña,

mientras con hojas rutilantes baña

el lugar más sagrado: el Oratorio.

 

(1) Río subterráneo – el cenote

Yaxché – Finca rústica que perteneció a nuestra familia.

                                    Alfredo Aguilar Alfaro

Continuará la próxima semana…

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.