Río Toa, Reserva Forestal de Cuba

By on abril 11, 2019

Atisbando Cuba

RioToa_1

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

En mi caminar por la Antilla Mayor, después de La Habana, la zona donde he convivido más y conocido mejor es la ahora Provincia de Guantánamo en lo que fue anteriormente la Provincia de Oriente. Su capital, Guantánamo, y Baracoa son los lugares donde he participado de su cultura en diferentes ramas artísticas y culturales como por ejemplo una exposición de grabado y dibujo en la Galería “Guantánamo” de la ciudad; recibir un reconocimiento de la Agrupación de Jóvenes Pintores “Hermanos Saíz”, como miembro de honor, por intermedio de su presidente, Rogelio Martínez Zapata; mi participación con la Asamblea de la Asociación Nacional de Tríos de Cuba –donde tengo, como miembro, voz y voto en su asamblea– con dos tríos mexicanos, “Los Ángeles”, con José y César Marrufo y Wilbert Bates como muestra juvenil de trovadores yucatecos, y “Los Tres Galanes”, de Renán López y sus hijos Marco y José con los que conformamos parte de la Delegación Mexicana en el Festival Internacional “Cantares de América”, evento en el que he participado en siete ocasiones, como poeta mantenedor, y conductor de algunas de sus galas teatrales, cuando lo presidía su fundador, Israel Martínez Zapata; al Festival del “Changüí” que presidía Santiago Moreaux Jardines; efectué programas televisivos en “Sol Visión” y en CMKS “Radio trinchera antimperialista, transmitiendo desde territorio libre de América” en su programa más antiguo que es “Bajo el cielo de México” que se trasmite al medio día de lunes a sábado, con música e información de México (me cedieron el micrófono para hablar de cultura musical mexicana y de casos como la raíz cubana en la trovadoresca de la Península de Yucatán; Baracoa y Maisí también me han dado sitio cultural por medio de Alejandro Hartman, cornista de la ciudad y Director del  Museo “Matachín” de Baracoa, Castro su curador y “Cayamba”, su filósofo de la canción popular, me concedieron su amistad; en el Museo se puede encontrar mi poema “Canto a Baracoa” que entregué al cronista y al tenor Amado Lovaina, de cuyo hogar abrió sus puertas para recibirnos. Todo esto viene a colación para que quede como testimonio escrito y publicado por el Diario del Sureste para futuras generaciones del quehacer cultural entre Cuba y México desde el año 51 del siglo anterior.

Va un anticipo de un poema dedicado en 1991 a “La Ciudad Primada” de Baracoa.

Baracoa es el “Toa”                      

rompiendo en fragmentos armoniosos

la quietud de la noche en la montaña,

ríe el agua del “Miel” acostumbrada

al silencio, de paz que abraza el alma.

Los ríos más caudalosos de esa zona son el Toa, Miel y Yumurí. Las montañas del oriente cubano, al igual que en resto de la isla, son responsables del nacimiento de significativos afluentes dentro de la geografía cubana. Tal es el caso de las montañas de Cupeyal, ubicadas en el municipio de Yateras en la tierra del Guaso, como también se le conoce a la provincia de Guantánamo, y el Rio Toa, la mayor reserva forestal de Cuba.

Puente sobre el Río “Toa”

Puente sobre el Río “Toa”

De este lomerío emprende su recorrido un pequeño arroyo que, kilómetros más abajo, va a ir ampliando sus dimensiones, profundidad, y caudal, al tiempo que evade sin detenerse la espesa vegetación que le da sombra. Se trata del Río Toa.

Fue bautizado con ese nombre por las poblaciones aborígenes que habitaban el lugar. En esta lengua primitiva significa “rana”; de esta manera fue pasando de boca en boca, hasta mantenerse aun en nuestros días con el mismo nombre.

El torrente de agua caudalosa por el que está formado lo define como el más rápido de Cuba, pues sus aguas recorren aproximadamente 100 kilómetros a través del sistema montañoso Nipe-Sagua-Baracoa, hasta culminar su recorrido en la bahía de la Ciudad Primada de Cuba, Baracoa.

En su transitar por las montañas guantanameras, este río es alimentado por multitudinarios afluentes, tanto en época de precipitaciones como en tiempo de seca.

A lo largo de los senderos adyacentes al cauce, deviene un lugar perfecto para los amantes del aire libre y de la naturaleza autóctona de Cuba, en el que pueden ser observadas especies tan maravillosas como la mariposa, Flor Nacional de Cuba.

El Río Toa, una de las reservas fluviales que abundan en la isla de Cuba.

El Río Toa, una de las reservas fluviales que abundan en la isla de Cuba.

Vista del Río Toa.

Vista del Río Toa.

El avistamiento de especies de la fauna es posible también por estos parajes donde habitan el tocororo, pájaro carpintero y especies tan raras y en peligro de desaparecer, como el Almiquí.

A 8 kilómetros de la ciudad de Baracoa se encuentra Rancho Toa, una finca que deviene como atracción turística para los visitantes, donde no solo se puede tomar un descanso sino también observar gran parte de las raíces campesinas y costumbres que definen la identidad local, a través de historias de lugareños que hacen del Toa una oportunidad para desarrollar sus principales actividades.

Rancho Toa ubicado en Cuba cerca del rio del mismo nombre.

Rancho Toa ubicado en Cuba cerca del río del mismo nombre.

El uso de las formas atávicas de transporte a través del río es otra de las cualidades que define este espacio natural donde gana protagonismo la cayuca o balsa construida con maderas preciosas, como mismo ocurría en tiempos de los aborígenes.

Realizar la navegación en este medio de transporte es todo un reto para los que la utilizan, más si se trata del río más rápido de Cuba donde mantener el equilibrio, a la vez que se impulsa la balsa por la acción sobre la vara que actúa como palanca, causa que se haga bien complicado llegar al otro extremo del torrente acuoso.

Muchas son las escenas que forman parte ya de la vida diaria de los pobladores de la zona. Sin embargo, cautivan la atención de los visitantes de forma extraordinaria, y es que no resulta cotidiano observar niños moverse hacia la escuela en balsa, o contemplar mujeres lavando a las márgenes del río, golpeando la ropa contra las limpias rocas, para posteriormente enjuagarla y exponerlas al sol para su secado.

El consumo y aprovechamiento económico de productos naturales cultivados en la zona gana singularidad, como la utilización del cacao y el coco en la producción de alimentos y dulces como el bien famoso cucurucho, que es típico de esta región.

Cacao en el rancho Toa, parada necesaria en este punto.

Cacao en el rancho Toa, parada necesaria en este punto.

Rancho Toa no se limita solo a la observación, degustar ricas comidas típicas y criollas es otro de los privilegios que se permite en la finca.

Para otros resulta una verdadera opción pasar más tiempo apegado a las aguas del caudaloso río, paseo que se hace posible a con el uso de un bote con capacidad para dos personas y además sujeto a todas las normas y medidas de seguridad.

Si la visita se realiza a inicios de agosto, se podrá ser partícipe del Festival de Balseros como una de las tradiciones por la que se esfuerzan en conservar los pobladores de las márgenes del Toa.

Excitante es la experiencia de estar en un lugar que combina naturaleza, cultura, tradición y conservación de las más autóctonas raíces campesinas. Lugar perfecto para respirar aire libre y aprender de lo mucho que nos puede suministrar la naturaleza cuando se aprovecha de forma racional y agradecida.

Avistamiento desde el río TOA.

Avistamiento desde el río TOA.

 

“Baracoa”

A mis amigos Alejandro Hartman.

Director del Museo Matachín de Baracoa y

Amado Lobaina, magnífico tenor

y hombre de principios inalterables.

 

Alfonso Hiram García Acosta

Baracoa, Guantánamo, Cuba 1991

 

Baracoa es la noche que acaricia la montaña

el viento helado le habla a las estrellas,

de altas cumbres      de pinos      de borrascas

y al fin con miedo les dice que la ama.

Surgiendo en el suave silencio de la bruma,

un canto suave         lejano            misterioso,

canto dulce, de sol y de mañanas,

que habla de flores       de amores

de nostalgias.

            Baracoa                    es el “Toa”

rompiendo en fragmentos armoniosos

la quietud de la noche en la montaña,

ríe el agua del Miel      acostumbrada

al silencio, de paz que abraza el alma.

            Baracoa se ha quedado en mí

son “Yunqueños” cantando a las estrellas,

es el bravo cañón del “Yumurí”

es “Cayamba”, la “Rusa” (Mujer bella),

es Bahía “Mata”, “Tacoy “Marabí”.

            Es arcón de piratas su “Castillo”

es faro de luz que se refleja en agua

espuma en cresta de argentino brillo

en el frío nocturnal de la montaña.

            Baracoa es el “Yunque”

que nace de su entraña

en la magia tranquila que la envuelve

va elevándose sincera la plegaria

de las cumbres que existen solitarias

Baracoa es       canción y mar     paz y montaña.

Vayan estos versos como saludo actual a Flora González Renda, a la Dra. Bárbara Elías Calles Fernández, al Dr. Manuel Sevila, Israel Martínez Zapata, Jorge Núñez y al colectivo de CMKS, para que reproduzcan el poema en programa radial, como un gesto afectivo, de mi andar por el oriente cubano.

 Fuentes

https://www.todocuba.org/rio-toa-la-mayor-reserva-forestal-de-cuba/

Archivo AHGA

 

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.