Plazas Emblemáticas en La Habana

By on julio 29, 2021

Atisbando Cuba

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Ya voy a cumplir quince meses de guardar distancias, usar tapabocas, seguir la norma de salud de “Quédate en Casa”. Una de mis temáticas es escribir, que sigo practicando para paliar el ocio, sustituyendo el tedio con algo más constructivo que regar mi jardín.

En Diario del Sureste se ha publicado casi un centenar de artículos bajo “Atisbando Cuba” y un libro –“La Heroica y hermosa Cuba”–, dejando mis huellas en su nube y algunas revistas culturales; ahora encuentro un día propicio para invitarte a caminar conmigo las calles de La Habana Vieja, un casco histórico de lo más hermoso y bien cuidado, rescatado para solaz de vecinos y turismo nacional e internacional.

Para mi persona, cuando estoy en La Habana, los domingos es el día que dedico a conocer algo más de la historia, arquitectura, las artes y la cultura cubana.

Te pido me acompañes a conocer algunas de las Plazas que muestran la riqueza arquitectónica de una ciudad casi siempre sonriente, a veces con una cara maquillada, otras con rostros mustios. 

La Habana Vieja puede caminarse de punta a cabo, como manera ideal para descubrir todos sus rincones. A cada paso, un sitio importante. Algunos lugares significativos como el Palacio del Segundo Cabola Basílica Menor San Francisco de Asísel Centro de Artes Visuales y la Catedral de la Habana se ubican en sus plazas más antiguas.

La ruta que hoy te propongo permite ir caminando de una plaza a otra, de la manera más directa y por las calles más interesantes. Para disfrutarla y aprovecharla al máximo te recomiendo usar ropa y calzado cómodos. [Yo voy a ir de pantalón vaquero, playera y zapatos con los que juego tenis, para comenzar el recorrido temprano en la mañana, disfrutar la brisa marina y un calor templado, pero no sofocante. Vale, me contagió mi esposa su léxico vasco. Andando pues…]

PLAZA DE ARMAS

Mi domicilio en La Habana está situado en la Av. Paseo, esquina 15 de El Vedado. Salíamos en automóvil, para estacionar en el Malecón casi con el inicio del, Paseo del Prado, la avenida más hermosa de La Habana.

Comenzar a caminar por la Plaza de Armas es una de las experiencias más increíbles que nos ofrece la ciudad. Se fundó en 1582 y está rodeada de edificaciones importantes donde se unen, en excelente contraste, el arte y la historia. Tres de estas construcciones impresionan particularmente por su belleza arquitectónica y son patrimonio de la ciudad.

El primero es el majestuoso Castillo de la Real Fuerza con una historia que data de 1577. Actualmente es un interesante museo que vale la pena visitar. El segundo es el Palacio del Segundo Cabo, recientemente remodelado, pero que conserva su construcción original. En su interior hallarás salones donde la tecnología está al servicio de la historia. El tercero es el Palacio de los Capitanes Generales, también Museo de la Ciudad. Un lugar simbólico es El Templete, un pequeño templo neoclásico construido en 1828 en una de las esquinas de la Plaza de Armas. Simboliza la fundación de la ciudad ocurrida el 16 de noviembre de 1519. Todos los años se celebra allí esta festividad y como tradición se le da vueltas a la ceiba sembrada en la entrada.

La Plaza de Armas también propone un maravilloso espacio desde las alturas: la terraza del Hotel Santa Isabel. Allí se admira la vista de la ciudad añejada y zalamera bañada por la brisa del mar.

Paseando alrededor de la plaza existe un curioso sitio. Es la Casa del Agua, llamada «La Tinaja», pequeña y con mística que te acogerá para explicarte su historia. Es de los lugares más curiosos y refrescantes del periplo.

Muy cerca de allí, en la calle Oficios, está el Depósito del Automóvil, un museo donde te asombrará una magnífica muestra de autos clásicos. Igualmente se halla la Casa de los Árabes, una singular oportunidad de acercarse a una de las mezquitas cubanas.

La calle Oficios nos guiará directamente a la Plaza San Francisco de Asís, que es el nombre de esta plaza de interés. Fue trazada en el año 1628 y también es conocida como la «Plaza de las Palomas». En ella se halla la Basílica Menor y el Convento San Francisco de Asís donde se disfruta de buenos conciertos de música clásica, generalmente en las tardes–noches.

Justo en la entrada está el Caballero de París, estatua de bronce que representa a un personaje muy pintoresco que caminaba por las calles habaneras. La leyenda cuenta que si tocas la barba de la estatua recibirás mucha suerte.

Al lado contrario de la Plaza y a un costado de la bahía de La Habana se erige la Lonja del Comercio, edificio emblemático coronado con la estatua de Mercurio. Lo acompaña el Hotel Palacio del Marqués de San Felipe y Santiago de Bejucal.

Con un aire entre bohemio y mágico, la plaza nos invita a sentarnos a una de sus mesas para disfrutar de un ligero refrigerio mientras descansamos viendo las palomas revolotear. Para continuar la ruta sugiero sigamos por la calle Teniente Rey hasta llegar a la Plaza Vieja, un sitio de vida artística y muy animada.

También podremos entrar a algunas casas galería donde artistas plásticos cubanos venden sus cuadros sobre temáticas cubanas como carros del 50 en la calle Obispo; percusionistas con bailarinas folclóricas cubanas; retratos del “Che”, y gorras como las que utilizó Guevara, para llevar como souvenirs. No puede faltar una descarga musical en cualquier quicio o calle peatonal, donde el son es la pauta musical que le da vida al lugar.

Plaza de Armas, un rincón con historia y tradición donde libreros ambulantes se establecen. En esta plaza compré por 10 dólares el libro “Diccionario de la Música cubana” de Helio Orovio, -libro agotado- que me autografió su creador en su domicilio en Guira de Melena, en una noche bohemia de viernes. Archivo AHGA.

 

El Capitolio en la Ciudad de Las Esperanzas, La Habana.

 

Bibliografía

Plazas de la Habana Vieja – Blog de Viaje por Cuba (onlinetours.es)

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.