Piojos masticadores

By on enero 31, 2019

piojos1

Los perros pueden tener piojos, aunque no del mismo tipo que los que afectan a los humanos. Al revés que la mayoría de los parásitos externos, los piojos masticadores son más frecuentes en los meses de invierno. El nombre técnico de estos insectos es Trichodectes canis.

Los piojos son insectos de tamaño muy pequeño, sólo pueden alcanzar hasta los 3 milímetros. Estos parásitos no chupan sangre, sino que se alimentan de escamas de queratina de la piel, o de secreciones, y a veces también sangre, pues pueden herir la epidermis del hospedador con sus mandíbulas. Apenas se desplazan por el pelaje, suelen estar muy cerca de la piel en la base de los pelos.

No se han evidenciado casos de que penetren la piel, pero sí la lastiman para alimentarse.

Los piojos pasan toda su vida en el hospedador, creciendo, reproduciéndose y alimentándose sobre su piel. Y no: no pueden afectar o infectar un humano, sólo a los perros (y otros animales).

Los piojos masticadores son una familia de insectos de 1 a 2 milímetros de largo con un aparato bucal adaptado para alimentarse de restos epiteliales de la piel o secreciones de sus hospedadores. Los adultos viven de 2 a 3 meses.

piojos2

Con buena luz, podemos verlos a simple vista entre los pelos de los perros afectados. Puede que también veamos los huevos (liendres) que las hembras depositan y adhieren con cuidado en los pelos, siendo el método de reproducción de los piojos a través de huevos. Estos son dejados en centenares en los pelos de la mascota. Cuando están en su etapa inicial y de reproducción son llamados liendres. En un mes, el piojo alcanza su ciclo de desarrollo.

La presencia de estos parásitos es marcadamente estacional, apareciendo sobre todo en invierno cuando la temperatura es baja y la humedad elevada.

Los piojos suelen afectar a perros jóvenes, desnutridos, con falta de higiene, geriátricos o que sufran enfermedades concurrentes; igualmente se originan por contacto directo entre animales infestados, sobre todo de madre a cachorro, en lugares con gran densidad de perros, o bien al compartir camas, cepillos o peines. El contagio es más frecuente en medios donde la higiene no es adecuada. Durante el apareamiento tampoco es probable que un animal infectado con piojos contagie al otro animal. Estos parásitos también son comunes en gatos y ganado.

Los piojos masticadores suelen encontrarse en la cabeza, cuello o cola del perro, o en aberturas o heridas, buscando humedad.

piojos3

Los síntomas de infestación incluyen prurito intenso –el perro se rasca, incluso se muerde–, está especialmente nervioso e intranquilo, se le puede caer el pelo, esto puede provocar inflamación de la piel y caída del pelo. Las heridas surgidas por el rascado pueden llegar a infectarse.

El daño a la piel produce inflamación, excoriación, alopecia y afectación bacteriana secundaria.

Consulta a tu veterinario para tener claro el mejor tratamiento para tu can, dependiendo de su tamaño, edad, etc. Además, si tu perro se ha rascado y ha llegado a hacerse heridas, tu veterinario te indicará qué productos deberás utilizar para calmar sus picores y para curar esas posibles heridas.

Tendrás que lavar y desinfectar la cama de tu can como medida curativa y preventiva, así como cualquier zona de la casa donde suela echarse, alfombras, etc. En ciertos casos, es necesario el uso de collares isabelinos para evitar que el perro ingiera los piojos.

Además del uso de repelentes, es importante prevenir la aparición de los piojos: recuerda mantener su cama y todo su entorno bien limpio, así como cuidar su estado de aseo y su salud, alimentándolo de forma equilibrada.

Dra. Carmen Báez Ruiz

drabaez1@hotmail.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste