Naturaleza

By on julio 29, 2021

Rocío Prieto Valdivia

(Baja California, 1974)

Antes de ti, el viento se volcaba contra el mar

y la raíz de mi amor era la tierra,

las cordilleras y las aves emprendiendo el vuelo,

las aguas tibias, y el hábitat entre los corales.

 

Éramos un solo binomio…

 

Pero llegaste y me prometiste el paraíso,

la selva, la hoja de vainilla,

y fuimos dos tigres al acecho.

 

Oasis eran tus palabras al darme cuenta

que todo aquello se fue volviendo la aridez,

nacieron los cardos y las espinas hirieron mis pasos.

 

El sudor de mi frente desvía las imágenes fecundas

de esa tierra de aguas reverdecidas.

 

Quise huir de aquel paraje para no oír graznar a los cuervos,

creí ver la ferocidad de las águilas desgarrando mi garganta.

 

Mi vista se incrustó entre los riscos y fueron mi última morada.

 

Ahí quedó mi cuerpo.

Y el sol, furtivo amante, devoró mi carne.

 

Antes de ti yo era mar,

bosque

y felicidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.