Músicos boricuas encabezan revolución social en Puerto Rico

By on agosto 16, 2019

RESIDENTE (CALLE 13) / BAD BUNNY / RICKY MARTIN / DADDY YANKEE / FARRUKO

edgar rodríguez cimé

Si uno de los primeros escritores-políticos del lado de los poderosos fue Mario Vargas Llosa, luego de su etapa progresista con su opera prima La ciudad y los perros, y Ai Weiwei surgió como artista plástico apoyando las causas de los de Abajo, el llamado a la acción directa de tomar las calles para exigir la renuncia del presidente Ricardo Rosselló de los músicos Residente, Ricky Martin y Bad Bunny en Puerto Rico muestra que los íconos artísticos resultan los nuevos líderes sociales en el siglo Veintiuno.

Pero ¿cómo es que siendo el reguetón un género mayoritariamente alejado de la crítica social antigobierno –pues sus líricas se refieren al perreo, especie de acoso libidinoso a la pareja de baile, y a las formas más corrientes de seducción femenina– de este género provienen los vocalistas que literalmente incendiaron no Roma sino Puerto Rico al grito de ¡¡¡Fuera Roselló!!!, consiguiendo tomaran las calles de San Juan y su renuncia?

Bueno, una cosa es el reguetón seductor de gentes como Daddy Yankee, Bad Bunny, Farruko o Maluma, quienes no se salen del “perreo” y un sexismo propio de la era decadente en la post civilización, y otra los chacoteos críticos de Residente, de estilo electrónico con influencia variada (rap, rock, ska, merengue, bossa nova, música latinoamericana, cumbia colombiana, salsa, afrobeat o electrónica) que se da el lujo de decirle al Sistema Capitalista de lo que se va a morir; o la propia conciencia social de Ricky Martin.

Residente llamó a quemar Roma y los demás vocalistas boricuas, viviendo en Estados Unidos o en Puerto Rico, se juntaron y acercaron la gasolina y los cerillos para prender las llamas de la insurrección civil en las calles de San Juan donde aún resuenan los cantares melancólicos de El Jibarito, Rafael Hernández con su Lamento Borincano. Los fans de Ricky Martin, Residente y del combo reguetonero suman millones en el mundo.

De cualquier forma, tanto unos como otros, junto con los demás íconos de la música, se han metamorfoseado en voceros de quienes no disponen de un espacio en la prensa, o un micrófono en la radio o televisión para hacer valer su derecho a disentir de las incongruencias y surrealismos del poder público del Gobierno.

Por eso, las inconformidades contra un gobierno antipopular que se burló del pueblo, ofendiéndolo en privado con palabras denigrantes que se dieron a conocer públicamente, detonaron en una ola de protestas públicas retomadas y amplificadas por los mencionados músicos, llamando a la insurrección popular y, luego, encabezando la marcha de protesta masiva en San Juan, Puerto Rico.

Con políticos de izquierda, centro y derecha muy desprestigiados, los íconos artísticos del mundo contemporáneo se convierten, por obra y magia de su glamur personal, en los nuevos líderes sociales con posibilidades de nivelar las fuerzas a favor de los intereses de quienes menos tienen: los de Abajo, así como de la Madre Naturaleza.

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

colectivo cultural “Felipa Poot Tzuc”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste