Museo Musical Histórico de Nuestras Raíces Culturales

By on enero 22, 2021

A la memoria de Alejandro Alcocer Arvide

ALFONSO HIRAM GARCÍA ACOSTA

Hace unos tres años se escribió esta crónica con motivo de una visita del Ateneo del Mayab A.C., la Academia Liberal de Yucatán y la Agrupación de Profesionistas Liberales de la Península A.C., apersonados sus presidentes Luis Alvarado Alonzo, Nasser Badi Xacur Baeza y Carlos Simón Suarez Cáceres, al domicilio de Alejandro Alcocer Alvirde, V:. M:. de la Logia Hunab Ku 133, para que conocieran el Museo Musical Histórico que formó a lo largo de su vida como etnomusicólogo de carrera, con instrumentos precolombinos por los que hasta la fecha ninguna autoridad musical ha mostrado interés.

El Palacio de la Música podría dar cabida a estos elementos reales en la historia de la música, pues Alejandro Alcocer Arvide documentó cada uno de los valiosos objetos musicales, con su historia, sin valor estimativo, que dejó a su esposa Manina como herencia ante su prematuro fallecimiento.

Alejandro Alcocer Alvirde dejó un espacio humano irrecuperable en las asociaciones a las que perteneció en vida: su Logia Simbólica Masónica, Hunab-Ku 133, su trabajo en la Logia Filosófica, donde obtuvo el Grado 33 de la Masonería y miembro, emérito del Grupo Liberal “Fraternidad y Justicia” A. C.

Creo y considero importante reproducir el trabajo de esa visita al Museo Musical Histórico de Alcocer Arvide, escrito por el CP. Luis Alvarado Alonzo, con el recuerdo gráfico de Pedro Bacab, en ese momento histórico de la Cultura y las Artes de Yucatán.

Cualquier persona que tenga acceso a un domicilio retirado en el poblado de Cholul, en Yucatán, comisaría conurbada de Mérida, cabecera del Estado de Yucatán, el más importante polo cultural, económico, turístico e industrial de la península, después de ubicarlo, hallarlo y recorrerlo por invitación de sus propietarios –el investigador, musicólogo, historiador y promotor cultural, este sí certificado, Don Alejandro Alcocer Alvirde y su muy estimable esposa Manina– llegaría a la conclusión del visitante que suscribe esta nota: ¿POR QUÉ ESTE CENTRO DE ACOPIO DE INSTRUMENTOS MUSICALES, DOCUMENTOS, GRABACIONES, FOTOGRAFÍAS Y REFERENCIAS HISTÓRICAS Y SOCIOLÓGICAS SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LOS GRUPOS MUSICALES DE YUCATÁN, MÉXICO Y MUCHAS OTRAS PARTES DEL MUNDO SE ENCUENTRA REFUGIADO EN UN HOGAR PARTICULAR?

Y la respuesta recibida se vestiría con la extrañeza y arqueo de cejas obligado en estos casos: “Es la única forma hallada por su creador para preservarlo, resguardarlo y mantenerlo clasificado y completo como lo que es: la documentada y testimonial historia y evolución de la música de muchas generaciones de seres humanos, especialmente de México.

Tal es la realidad de un acervo invaluable que, solamente en instrumentos musicales, elementos de cultura, objetos, testimonios y demás, registra más de mil doscientos objetos, cada uno de ellos con historia propia y el estudio de su procedencia, evolución, uso y trascendencia, en la convivencia religiosa, en ceremonias de los pueblos originarios, o impregnados aún con los residuos de sudor de las manos creativas, o los labios sacramentales que dieron cauce a melodías a través de ellos.

Hemos realizado una visita en compañía de activos promotores sociales de Yucatán, para saber y conocer detalles de esta delicada, cuanto cuidadosa, tarea de acopio de instrumentos, cada uno de ellos con historia propia, así como de materiales documentales, imágenes y nombres de creadores fallecidos, etc.

Nuestros hospitalarios anfitriones nos han llevado, en un recorrido de muchas horas, por cada rincón, espacio de pared, estantería, librero y sitio de resguardo de esta valiosa colección que ha absorbido varias decenas de años de la vida de su promotor y guardián, como lo que es: el tesoro musical de un país y cada una de las etnias originales de donde surgió nuestra existencia como estados de México, convertidos ahora en una república federal.

Los centenares de piezas han estado protegidas, preservadas ambientalmente y clasificadas. Están a la espera de un espacio idóneo para cumplir con su función de atraer la mirada, difundir su aprecio y conocimiento, y capturar el respeto de quienes las tengan a la vista hacia el orgullo por nuestras raíces ancestrales.

Por más de cincuenta años, Don Alejandro Alcocer Alvirde ha hecho de su pasión un reto de vida, muy a pesar de las incomprensiones de los que se ostentan como promotores culturales únicamente con fines de lucro y encumbramiento personal en los medios de comunicación, sin sustento real en sus currículums individuales.

Mas parecen haber llegado los tiempos de rescatar las raíces de nuestro pasado histórico, y por estos días es que se promociona la rehabilitación de un antiguo edificio monumental que fue el centro de movimiento de decenas de miles de personas y carga: la antigua Estación de Ferrocarriles de Yucatán. Existe el proyecto de convertirlo en eje de la Universidad de las Artes. Es quizá el momento apropiado para que, así como antes ese espacio operaba para servir al traslado físico de personas y bienes, ahora lo haga como enlace, pero de muchas generaciones de cultura de nuestros antepasados, para enorgullecernos sobre la reflexión de lo que hemos sido, somos y podremos ser, sobre las firmes raíces que dan soporte a la cultura de Yucatán.

Estamos ciertos que una iniciativa gubernamental en ese sentido hallaría favorable respuesta y enriquecería su proyecto de darle un nivel universitario y de alta cultura a la zona. La inclusión de este acervo cultural histórico, en un sitio con las mismas características; proclamaría la visión de un gobierno consciente de la importancia de los valores históricos acumulados de nuestro pueblo y sus tradiciones.

Los centenares de piezas existentes agrupan referencias precolombinas, de la conquista, el mestizaje y la evolución musical hasta el momento actual.

YUCATÁN y MÉRIDA, como ejes culturales, ahora de rango mundial, tendrían una valiosísima oferta histórica y cultural adicional con el MUSEO DE LA MÚSICA, para motivar y convencer a los crecientes volúmenes de visitantes, interesados en conocer y enaltecer la grandeza de nuestras raíces.

Luis Alvarado Alonzo

Con fotos de Pedro Bacab

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.