Magia, mitos y supersticiones entre los Mayas (IX)

By on octubre 10, 2019

IX

LAS SUPERSTICIONES

Continuación…

Es extraordinaria la cantidad de cosas que pueden anunciar desgracias, y esto sin duda refleja el carácter pesimista del maya, lo que entra en contradicción con su trato generalmente amable, de buen humor, y risa fácil. En realidad, por lo que a sus supersticiones se refiere, pocas son las que anuncian cosas buenas.

Estas son algunas de esas sombrías creencias: Si una mariposa nocturna entra a una habitación, no hay que sacarla. Se trata del alma de un familiar muerto. Si un pájaro negro vuela a través de la casa quiere decir que alguien de la familia morirá. El canto del gallo que se queda sin respuesta pronostica desgracia. Si las gallinas cacarean por la noche es que han visto el alma de un difunto y hay que cuidar que no se lleve a nadie de la familia.

Los nidos de avispas, las luciérnagas y los grillos negros dentro de una casa están relacionados con la muerte.

Como se ve, los animales tienen gran vinculación con lo sobrenatural, y mucho se puede saber si se es atento a su presencia y a la especie a la que pertenece. Cuando una golondrina de pecho amarillo entra en una casa chillando, es señal de que pronto habrá disgustos y pleitos. Si entra a la casa un Tulix (libélula), anuncia que habrá visita. El grillo Ts’awayak ocasiona somnolencia.

Y ya que hablamos del sueño, bueno será mencionar algunas de la creencias respecto a su significado entre los mayas.

Soñar, por ejemplo, con una mujer desnuda –dicen– significa que al día siguiente se verá una serpiente de cascabel; los cochinos negros –asienta el Dr. Morris Steggerda (1900-1950) en “Rasgos Personales y Actividades Diarias de los Mayas de Yucatán”, 1941– quieren decir que la muerte nos perseguirá al día siguiente en la milpa, a menos que contemos de inmediato el sueño.

Soñar que se flota en el aire, o que nos sacan un diente con dolor, significa próxima muerte de un pariente; ver tomates rojos es la muerte de un niño; si un toro negro trata de entrar a la casa en nuestro sueño, quiere decir que vamos a ir a un entierro, y lo mismo quiere decir si caminamos por una ciudad extraña en el sueño: presenciaremos un entierro.

Hay más: soñar que se tienen garrapatas en la mano quiere decir que la muerte vendrá pronto, y también tienen funestos significados los sueños en los que se quiebra un cántaro de agua o pasa junto a nosotros un toro bermejo. Si la casa se incendia, es que alguno de la familia tendrá fiebre o sobrevendrá la mala suerte. Cuando se sueña en caballos blancos que pelean es que lloverá al día siguiente, y si vemos serpientes es que se producirán pleitos, en especial con la esposa o esposo.

En la casa, en la vida diaria, también hay que cuidar ciertas cosas. Debe evitarse barrer sobre los pies de un muchacho, pues esto es propiciar que se case con una vieja. Y lo mismo sucederá si se barre los pies de una jovencita. No hay que barrer por la noche tampoco, puesto que así se atrae la pobreza. Y de igual manera se corre el mismo riesgo si se costura una prenda de vestir mientras su dueño la lleva puesta.

Entre las pocas cosas buenas que se le achacan a las serpientes está la de que, cuando una muchacha pasa nueve veces su mano sobre la piel de una víbora de cascabel –no se es muy claro si el animal debe estar vivo o muerto–, entonces adquiere una destreza portentosa para realizar el bordado en “hilo contado”.

Y ya que hablamos de serpientes, habrá que recordar la creencia de que existen algunos de estos animales que pueden volar y que atacan a las madres que amamantan a sus hijos. Enroscadas en el cuello de la mujer, le tapan la nariz con la cola, que es bifurcada, y entonces les succionan la leche de los pechos. Unos dicen que esta temible víbora es la Ekuneil de cola negra, y otros afirman que se trata de la serpiente verde que se llama Xhail can.

Para contrarrestar esta mala fama, debemos decir que también se dice que para curar un dolor de cabeza intenso y repetido lo que hay que hacer es pasar nueve veces un cascabel de los que tiene en la cola la víbora de esta especie por las sienes del enfermo, y se logrará el alivio buscado.

Otra: si una mujer embarazada acierta a ver una serpiente, no debe huir de inmediato. “La fuerza” de la serpiente pasará a la criatura en el vientre materno, y nacerá un varón.

También respecto a la posibilidad de predecir el sexo de un niño antes de que nazca, existe la creencia de que, si la concepción tuvo lugar desde la luna nueva hasta la luna llena, entonces nacerán niñas; si el afortunado incidente tuvo lugar desde la luna llena hasta el cuarto menguante, entonces nacerá un varoncito.

El maya cree que esto aplica también a diversos animales domésticos mamíferos, tales como caballos, perros, puercos y gatos. En el caso de las aves de corral, se piensa que de los huevos producidos en la luna nueva brotarán gallinas en su mayoría, en tanto que de aquellos que se producen en luna llena saldrán muchos gallitos.

Una mujer embarazada, como es natural, debe tener cuidados especiales a su condición, pero si se trata de una mujer maya entonces las cosas se complican con ciertas supersticiones. Aparte de las ya mencionadas, existe la convicción de que, cuando una mujer que está encinta costura, no debe tirar nunca el hilo sobre su hombro, pues corre el peligro de que el cordón umbilical se enrede en el cuello del pequeño. Por la misma razón, debe evitar caminar sobre una cuerda o sobre una enredadera, pues de seguro que el cordón umbilical estrangulará al niño.

Se pueden conocer muchas cosas, a veces comprometedoras, si se es observador. Será natural pensar –como lo hacen los mayas– que una muchacha es virgen si camina sin mecer el cuerpo, y si tiene también las caderas estrechas, de manera que lo contrario puede dar origen a sospechas; pero es ya más misterioso el hecho de que, cuando una muchacha que ha perdido su virginidad toma entre sus manos una flor llamada Nab que crece en los cenotes, ésta se marchita inmediatamente.

Oswaldo Baqueiro López

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste