Loa a nuestra Alma Mater

By on febrero 25, 2022

Editorial

En una fecha como la de hoy, viernes 25 de febrero, hace exactamente cien años, por voluntad política de un gobernante yucateco con visión de avance social y progreso, así como mejor calidad de vida para sus conciudadanos, se promulgó un decreto trascendente con el cual creó la Universidad de Yucatán, asignándole el espacio urbano donde otrora operara el Instituto Literario de Yucatán y, previo a él, el Colegio de San Pedro, sitio de formación de religiosos difusores continentales de la fe cristiana.

El predio, el sitio mismo, fue antes de ello espacio para formación de liderazgos mayas, de lo cual existe un testimonio en la parte baja del edificio del lado frontal oriente, primero en recibir cotidianamente los primeros rayos del astro rey. Como simbolismo de los mayas eternos y testimonio de su vocación astronómica, permanece una piedra labrada.

Pequeños detalles, ésta especial en referencia al astro rey, al sol, el padre de los dioses mayas: KUKULKÁN, se encuentran aún firmes y visibles a pesar del paso de los siglos y milenios, de años, tiempo y otras culturas.

Hoy, para fortuna de otras muchas generaciones por venir, el edificio centenario del ahora Alma Mater cumple cien años. Desde el 25 de febrero de 1922, sus muros centenarios han cobijado a nuevas almas juveniles, buscadoras de educación en grado superior, y de formación como seres humanos de excelencia con la misión de dar continuidad a la línea histórica de la educación de alto nivel.

Nos ha cumplido a satisfacción.

Centenares, miles de universitarios damos fe de la grandeza de nuestra casa venerable, la Universidad de Yucatán.

¡Aplauso y gratitud, ahora y siempre, a nuestra Alma Mater!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.