Literatura joven

By on mayo 24, 2019

Dimensiones distantes

José Juan Cervera

La presencia creciente de la juventud es un signo de vitalidad en la literatura que se produce en Yucatán, sobre todo si trae consigo una obra de calidad apreciable. Aunque es de desearse que esta tendencia se intensifique, hay algunos ejemplos que ponen de relieve el valor de la disciplina a temprana edad, y del compromiso que se asume con responsabilidad en la esfera de la creación artística.

El ímpetu con que los jóvenes intervienen en el ámbito de la expresión escrita se hace más visible en ciertas fases de la historia, sobre todo cuando los movimientos renovadores sacuden los órdenes culturales establecidos, tal como aconteció con el modernismo, que en Hispanoamérica desató enérgicos brotes de savia emergente. Se sabe de condiciones sociales que favorecen el desarrollo de vocaciones creadoras, proceso en que el núcleo familiar desempeña un papel fundamental.

Cristian Cardeña Benítez es un joven yucateco que hace evidente su pasión por la literatura a través de historias bien estructuradas y emocionantes de principio a fin, en las que pone en juego una variedad de técnicas narrativas que enmarcan una destreza singular, la cual aflora en su libro Dimensiones distantes y otros universos, que la Universidad Autónoma de Yucatán editó a principios de 2019. Esta obra consta de tres grandes cortes narrativos, distribuidos en partes y capítulos que dan soporte eficaz al conjunto de la obra.

En la primera de estas historias intervienen criaturas de apariencia extraña, bestias que exhiben su figura como resultado de una mezcla de varias especies conocidas. La trama discurre en el paso de unas dimensiones espaciales y temporales a otras, cada una de ellas con una característica dominante que impone constantes desafíos a sus protagonistas, niños de agilidad mental y física que se ven envueltos en una cruenta lucha por el poder en los campos más vastos del universo. Muchos de sus personajes ostentan nombres sonoros y recurren a fuerzas mágicas para hacer valer su voluntad.

Las siguientes secciones del libro, algunas de ellas conectadas explícitamente entre sí, abundan en recrear el desmedido afán de concentrar un poder que favorezca el avasallamiento total de la humanidad, y en el logro de este propósito las masacres y los genocidios se convierten en un recurso aceptable, por encima de cualquier objeción ética. Del mismo modo, el control sobre el mundo de los sueños desencadena hechos previsibles en la vida cotidiana, en los mismos términos que permita la experimentación sobre la vivencia onírica de las personas. Esto abre la posibilidad de programar la conducta ajena con fines aviesos.

Argumentos como el anterior exponen las tensiones que desbordan los límites de la cordura en un escenario de conspiraciones, afianzadas en el uso de dispositivos electrónicos y en la explotación de las debilidades del individuo hasta conducirlo a los umbrales de la paranoia. Se hace notar la recurrencia de algunos elementos en el conjunto de los relatos, como la importancia que en ellos adquieren las traiciones y los engaños para dar giros inesperados al rumbo de los acontecimientos, en medio de coyunturas en las que los aliados se convierten en adversarios y viceversa; de igual modo, son relevantes las simbologías que permiten ampliar la noción de los mensajes ocultos.

Destaca la habilidad de Cristian Cardeña Benítez para realizar descripciones precisas de los espacios y de los objetos que los conforman, y para sugerir atmósferas emotivas que le imprimen vigor a la narración, propósito al que contribuye la rapidez de los sucesos de los que da cuenta. Hay también varios pasajes en los que el autor apela de manera directa a sus lectores, como queriendo fijar un vínculo estrecho con ellos: (“Te preguntarás por qué el Gobierno Dimensional manipula a los Señores Dimensionales o quizá ya te lo figuraste”).

El joven escritor advierte en una de sus creaciones: “Esta no es una historia de tragedias, sino de acción, fantasía y aventuras”. Refiere a J. R. R. Tolkien y Ray Bradbury como algunos de los autores que estimularon sus inquietudes literarias. Los rasgos hasta aquí apuntados denotan una agudeza singular que, unida a sus demás cualidades, hace esperar nuevas obras que sigan dando realce a las letras y a la sensibilidad que ellas cultivan.

Cristian Cardeña Benítez. Dimensiones distantes y otros universos. Mérida, Universidad Autónoma de Yucatán, 2019, 342 pp.

Déjenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.