Literatos de Matamoros, Tamaulipas, México (V)

By on octubre 3, 2019

V

Gabriela Escobar Zapata. (Cd. Valles, San Luis Potosí,1968). Radica en Matamoros desde la juventud. Escribe poesía y cuento. Licenciada en Educación Física. Audio literario: ¨La Familia¨, obra impresa ¨Pasiones Secretas de la Mediana edad¨; realiza cápsulas poéticas en radio, conductora del programa ¨Romance con Gaby Escobar¨. Participa en el Taller Literario del Instituto Regional de Bellas Artes de Matamoros.

Poemas de Gabriela Escobar Zapata

 

Desacierto

Dejé por ti

el umbral que me arropaba,

un techo titilante de estrellas

y el suelo tapizado

de ideales añejos.

 

Fugaz se inflamó la pasión y

cedí lo propio

al abrigo de mi sangre.

Sembré devastador miedo;

el desamparo

y la tristeza heredé.

 

Expuse lo que soy

a los dientes del invierno.

Vivo jadeando miseria;

mi vientre, cofre vulnerado,

posee un rostro de años disueltos,

sin esperanza,

insensible.

 

Mis ojos abrazan una lágrima.

Estoy maltrecha, errante.

La ausencia,

es otro día

para morir.

 

Epílogo

Todo tiene un fin,

las ilusiones, las lujurias punzantes,

los idilios, sustento de la hombría,

y la bella edad.

 

Todo tiene un fin.

La vida vivida,

el garbo, el donaire,

la satisfacción de secreciones esparcidas

en mil vientres.

 

Se extingue el otrora mancebo;

tiene desdentada la sonrisa,

la virilidad se ha despedido

para no volver.

 

Envejeció al ritmo del tiempo,

su luz se opaca

entre sombras

y ocaso.

 

Calla la noche,

el pulso decrece,

la conciencia se aletarga

entre balbuceos que renacen

en la comisura de los labios.

 

Vuelve al inicio,

antes de que llegue el fin.

 

Quebranto

Mi corazón clama

en el oro de la torre,

entre el mármol de la abadía

y no le encuentro.

 

Entre alas de paloma

lo extraño;

extraño el ardiente abrazo de las lenguas,

la canción que caía de los árboles,

los desatinos, los dislates

y su pelo negro.

Extraño la resonancia

del césped mojado.

 

Se acaba el día y él no vuelve;

mis párpados estampa agridulce,

sonrío, lamento, lloro.

 

La noche es de los grillos;

muere la esperanza;

en este mundo áspero

de emociones imprecisas

sufro yo

y sufre el tiempo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste