Lic. José María Pino Suárez, Liberal Revolucionario (1869-1913) – IV

By on febrero 13, 2020

IV

EL POETA

Antes de su graduación como abogado, Pino Suárez había destacado en la creación poética; sus primeras producciones se publicaron en la revista “Pimienta y Mostaza” redactada por el crítico literario Manuel Sales Cepeda y por los poetas José Inés Novelo y Fernando Juanes. Más tarde, en 1896, los poemas fueron reunidos en un volumen de edición reducida a unos cuantos ejemplares que distribuyó entre sus amigos. Cerca de diez años después, en 1905, publicó un segundo libro de poesías con el título de “Melancolías y Procelarias”, enunciado con el que el poeta quiso caracterizarse: un ser triste que sufre una depresión profunda, con manifestaciones contrastadas en un carácter proceloso o atormentado.

Estudiando la poesía de Pino Suárez, el crítico José Esquivel Pren opinó que estuvo influido por el romanticismo francés a través de su máximo representante, Víctor Hugo, con el que presenta algunas semejanzas ya que Pino Suárez, al igual que el arquetipo poético, fue un hombre político y un poeta social (7).

Posiblemente la voluntad tenaz que mantuvo durante toda su vida se deba a esa vocación política y social en la que descansaba la fortaleza del carácter. Pino Suárez creyó en su misión político-social y la prosiguió hasta el final, y esta conciencia –o subconciencia– es la que se refleja en sus poesías.

El joven Pino, interesado en los acontecimientos de la política y la historia, poseía un alto sentido del civismo que expresaba por medio de la poesía.

CINCO DE MAYO

 

Pasaron Moctezuma Ilhuicamina,

Cuauhtémoc y Cortés con sus hazañas,

la indomable ambición de las Españas,

la enamorada, intrépida, Marina.

 

El águila de Anáhuac, peregrina,

vuelve altiva a posarse en las montañas

mas, ¡Oh patria infeliz!, huestes extrañas

vienen, después, a pretender tu ruina.

 

Oponiendo la fuerza a tu derecho,

hollar quieren tu honor republicano

pero encuentran un héroe en cada pecho,

un Cuauhtémoc en cada mexicano…

y al dar a Francia la lección severa,

respeta el universo tu bandera.

Mérida, 1890 (8).

La llamada historia de bronce o de culto a los héroes influyó en el poeta que se iniciaba, creía en la libertad, sentía sinceramente el amor a la Patria y demostraba su fe democrática en las prácticas republicanas.

En su vasto mundo sensible, Pino Suárez, que sabe expresar sus sentimientos patrios, cabe también ese ímpetu de amor al que mezcla la ternura y la nostalgia cuando por algún motivo se aleja momentáneamente de la mujer amada.

¡A D I O S!

 

Adiós, voy a partir, en breves horas

gallarda nave se dará a la vela

y surcará las ondas mugidoras,

como alado corcel que raudo vuela,

llevándome de aquí.

 

Mañana que al alzarse en el Oriente

el Astro Rey surgiendo de los mares

te traiga con sus rayos, dulcemente,

las notas que me arranquen mis pesares,

¡Acuérdate de mí!

 

Que en la noche callada y misteriosa

cuando en las ondas plácidas del río

surja la luna, bella, esplendorosa,

soñando en el amor, dulce bien mío,

¡me acordé de ti!

 

Y si al herir a clave de tu piano

brota a raudales toda la poesía

que le arranca tu genio soberano,

acuérdate de mí, gentil María,

¡Acuérdate de mí!

 

Que cuando vague a orillas del torrente,

de la selva escuchando los rumores,

en el éxtasis puro que se siente

de esa vida entre pájaros y flores…

¡Me acordé de ti!

                                                  Mérida, 1894 (9)

Una década después de haber escrito el poema anterior, Pino Suárez había sufrido un cambio interior, reniega de sus sentimentalismos. La sublimación del Eros referido a la naturaleza y al amor hacia la mujer siguió otro camino más abierto y extenso. Esta fase representó una evolución en un hombre dotado de una sensibilidad desarrollada. Prueba también que no permaneció indiferente a un medio social con enormes desproporciones, surgió en el poeta la rebeldía ante la injusticia que observaba. En este tiempo, Pino Suárez aparece verdaderamente conquistado por el liberalismo y las ideas humanitarias.

SURSUM

*A MI MUSA

 

No más versos de amor y desencanto;

que ni al doliente corazón acallan,

ni esforzados se yerguen y batallan

contra la dura pena y el quebranto.

 

Broten de hoy más, en el rebelde canto

las tempestades que en el alma estallan

y del Poder hacia las cumbres vayan

las voces del derecho sacrosanto.

 

Cuando las multitudes irredentas

se renuevan en potros de tormento,

y de justicia y de Piedad sedientas,

 

alza en vano el desgarrado acento,

los ayes de lira son afrentas:

¡No lancemos de hoy más, quejas al viento!

 Mérida, julio 8 de 1905 (10)

Pino Suárez al principio no tenía ideas muy claras sobre política, pero conviene saber que en 1907, cuando contaba con 38 años de edad, los términos Verdad y Justicia le habían proporcionado una idea real y objetiva acerca del estado social del Porfiriato en que el pueblo es oprimido por ese orden; la defectuosa y contradictoria organización social le hizo comprender la lucha de clases en la proximidad del estallido revolucionario de 1910:

A LA VERDAD

 

Fanal inmenso en el espacio abierto

que en la obscura conciencia reverbera,

y cuya luz de humanidad entera

prosigue en marcha hacia seguro puerto.

 

Accidentado, claudicante, incierto,

del hombre el paso por la vida fuera,

si tu voz para siempre enmudeciera

como la eterna Esfinge del desierto.

 

Que al eclipsarse el sol de tu justicia,

la conciencia lanzada al hondo abismo

del error, en horrendo cataclismo

la humanidad hundiera, y en tu nombre,

harían la maldad y la injusticia

la explotación del hombre por el hombre.

 

                                                 Polyuc, 1907 (11)

Notas:

(7) Esquivel Pren, José.- Historia de la poesía, la novela, el Humorismo, el costumbrismo, la oratoria, la crítica y el ensayo. Enciclopedia Yucatanense Tomo V. Gobierno de Yucatán. Tomo V. México. 1977.

(8) Pino Suárez, José María.- Melancolías y Procelarias. Editorial “Cultura”. México, 1930.

(9) Pino Suárez, José María. Obra citada.

(10) Pino Suárez, José María. Obra citada.

(11) Pino Suárez, José María. Obra citada.

Fidelio Quintal Marín

Continuará la próxima semana…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diario del Sureste